Néstor y Cristina: usurpaciones VIP y apropiación de tierras en El Calafate

Compartir:

Néstor y Cristina Kirchner se apoderaron de millonarios terrenos fiscales en El Calafate entre 2003 y 2007. Valiéndose de un feroz tráfico de influencias, y haciendo que sus empleados políticos en esa ciudad le avalaran quedarse con terrenos fiscales apropiados con rapacería y sustraídos al Estado a precios viles, lograron enriquecerse impune e indecentemente junto a sus testaferros y los amigos del poder.

En el hecho más desopilante y emblemático de la corrupción de los Kirchner, que les sirvió de plafón para construir hoteles, lavar dinero y montar una aceitada asociación ilícita, se apropiaron de los mejores terrenos de El Calafate a precios irrisorios y absolutamente insignificantes, para tapar el hecho de que fue un apoderamiento manu militari de esos terrenos fiscales, sólo porque querían que fueran propios. Se usaron todos los andamiajes y resortes del estado para ponerlos a disposición del saqueo: decretos secretos, compras directas sin ser publicadas en el boletín oficial, violación de ordenanzas que regulan el otorgamiento de tierras y el precio vil, para simular que ni había precio y se trataba de una usurpación y apoderamiento VIP del poder. Una usurpación diferente, porque es el método del poder del kirchnerismo de quedarse con bienes públicos, que se confunden como propios, al igual que a los dineros públicos, que han usado como una alcancía privada desde su llegada al poder en Santa Cruz en 1991. Así se apoderaron de los fondos públicos de la provincia, correspondientes a las regalías hidrocarburíficas y gasíferas cobradas en juicio a la Nación por más de 1000 millones de dólares y nunca rendidos; los cuales fueron desaparecidos y luego consumidos sin más por los Kirchner.

Nota de opinión de Álvaro de Lamadrid en La Nación

Compartir: