Diputados aprobó la creación de una APP contra el abuso y el maltrato infantil y pedido de planes de asistencia para jardines maternales

Compartir:

La Cámara de Diputados aprobó por unanimidad una Ley para crear espacios digitales de comunicación donde los niños, las niñas y los adolescentes puedan recibir información y asesoramiento para prevenir el abuso y el maltrato infantil. “Es un avance en materia de cuidados para la niñez”, señaló la diputada Roxana Reyes, presidenta de la Comisión de Familia, Niñez y Juventudes. También se aprobó por unanimidad un proyecto solicitando al Poder Ejecutivo que facilite el acceso de los jardines de primera infancia a los programas de asistencia en la emergencia en el actual contexto de la pandemia COVID-19.

Mediante una modificación a la Ley 26.061, de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, se crea una aplicación tecnológica gratuita que puedan utilizar los niños, niñas y adolescentes que les permita recibir asesoramiento si sufren algún tipo de abuso o maltrato, “y sobre todo en este momento, donde es probable que el adulto que convive con el niño lo esté dañando, y antes era el pediatra o el docente el que podía avisar al ver algún signo de abuso”, explicó Reyes.

Destacó que “El espíritu de esta ley es ser un mecanismo de detección temprana, contención, asesoramiento, prevención y acción sobre casos de abuso y maltrato infantil, los cuales se agravan considerablemente en este contexto de aislamiento social obligatorio”.

“Se pudo trabajar en forma coordinada, con un dictamen de consenso y unificado junto a la Comisión de Comunicaciones, estamos votando un proyecto que es de todos, del cual participaron organizaciones de la sociedad civil, aportando su trabajo y experiencia”, agregó.

En primer artículo de la ley se dispone la creación de interfaces y plataformas digitales de tecnología gratuitas y de fácil acceso, destinadas a brindar información y asesoramiento en materia de violencia, maltrato, abuso y otras vulneraciones de derechos contra niñas, niños y adolescentes, y que promuevan su participación. En segundo término, se establecen las directrices para la compilación y el tratamiento de la información producida por las interfaces de tecnología y por las líneas telefónicas de atención para niños, niñas y adolescentes dependientes de los distintos órganos administrativos de las distintas jurisdicciones.

Por último, Reyes reclamó seguir trabajando en una agenda que incluya la línea telefónica 102 con alcance nacional.

Luego, al referirse al pedido de asistencia para jardines maternales, Carla Carrizo, autora de una de las iniciativas que dieron origen al texto aprobado, remarcó que “proteger económicamente a los jardines maternales, como se protege a las Pymes o a los monotributistas en esta emergencia sanitaria, es clave porque en Argentina, la participación del sector privado en el nivel inicial es del 68% del espectro y la más alta dentro del sistema educativo argentino”.

Sin jardines maternales no hay salida posible para las familias que día a día salen a trabajar. Y la brecha de género se agrandará aún más si no los protegemos en cuarentena. Si no los ayudamos ¿Cuántos quedarán?”, se preguntó Carrizo, para agregar que “en esta emergencia, corresponde que sostengamos a quienes nos sostienen todos los días en el cuidado de nuestros hijos y que el Estado entienda, en los tres niveles en que implementa políticas -Nación, provincias y municipios- que el cuidado es parte del sistema productivo de Argentina”.

 Por su parte la diputada Claudia Najul remarcó: “Se trata de reconocer la labor de los jardines y espacios de primera infancia como un sector fundamental de la economía del cuidado. Es esencial que lo visibilicemos y que estén amparado por el Estado en un momento tan difícil como el que están atravesando para que no cierren definitivamente sus puertas, como muchos ya lo han hecho. En Juntos por el Cambio desde abril venimos trabajando en distintos proyectos, para proteger a los más de 5.000 instituciones en toda la Argentina que asisten a más de 200 mil niños y niñas con más de 60.000 docentes”.

Federico Zamarbide destacó “el enorme esfuerzo de todas las directoras y directores de los jardines maternales de país, que están poniendo el hombro con todo lo que está a su alcance para sobrevivir en este contexto.  Sin embargo hasta ahora este esfuerzo no fue acompañado por el Estado. Y recordó que desde Juntos por el Cambio se propone que estas instituciones cuenten con un fondo de asistencia directa”. Y amplió: “Este proyecto no es suficiente. Muchos padres dejaron de pagar las cuotas por la crisis y los jardines no tienen fondos para pagar sus gastos. Solo el 16 % de los jardines pudo acceder al ATP, por eso solicitamos medidas urgentes”. Y remarcó el espíritu emprendedor de los jardines maternales y que la mayoría de sus dueños son mujeres.

Compartir: