Presentan nuevamente el proyecto para la reducción progresiva de plásticos de un solo uso

Compartir:

La diputada nacional Brenda Austin (UCR Córdoba) presentó nuevamente el proyecto de ley para reducir de manera progresiva los productos plásticos de un solo uso y dar respuesta así a uno de los mayores problemas de contaminación ambiental con los que se enfrenta hoy la Argentina y el mundo.

La iniciativa recupera los acuerdos alcanzados en la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano en noviembre de 2020, cuando por unanimidad se dio despacho a un dictamen unificado, el que finalmente perdió estado parlamentario para el actual período legislativo.

 “Argentina tiene que avanzar como muchos países del mundo, en regulaciones que establezcan de manera progresiva la prohibición de los plásticos de un solo uso por su efecto dañino en el ambiente y su impacto en los ecosistemas. Creemos que debe hacerse en el marco del diálogo con todos los sectores, con las organizaciones de la sociedad civil y con referentes de la industria”, destacó Austin.

El proyecto establece presupuestos mínimos de protección ambiental para la “regulación, reducción, sustitución y prohibición de manera progresiva” de productos plásticos de un sólo uso, a fin de prevenir y reducir el impacto en el ambiente, fomentar la transición a una economía circular e incentivar la producción de sustitutos reutilizables y biodegradables.

Se establecen plazos progresivos de prohibición para la entrega, ofrecimiento a la vista, la importación, distribución, comercialización y producción de los productos alcanzados, que llegan a los tres años. Asimismo, apunta a consagrar por ley la prohibición inmediata de estos plásticos en zonas de mayor protección, como las que integren el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, emulando lo que ya ocurre en otras partes del mundo.

Prevé excepciones para casos en los que, por razones de profilaxis en establecimientos de salud, asepsia, razones médicas, conservación o protección de determinados alimentos no puedan ser reemplazados.

A los efectos del análisis del proyecto se tomó en cuenta el volumen de plásticos que produce la Cámara de Diputados: según un relevamiento de compras de los últimos años, allí se utilizan alrededor de 4 mil vasos descartables por día, a lo que se suman las botellas plásticas de las sesiones y la vajilla de un solo uso que se entrega en los comedores.

El proyecto propone la creación de un régimen especial para la reconversión productiva de MiPyMEs productoras e importadoras de este tipo de productos, para “garantizar el cumplimiento de la ley, preservar el trabajo y la producción nacional”. Puntualmente, propone brindar capacitación, asistencia técnica y financiera para la producción de sustitutos de carácter reutilizable o biodegradable.

Esta nueva propuesta es el resultado de consenso político y reingresó al Congreso con el acompañamiento de diputados y diputadas de la UCR, el PRO, la Coalición Cívica, el Frente de Todos, el socialismo y el Frente Progresista. La redacción es un trabajo colaborativo con organizaciones ambientales como Ecohouse, Unplastify, Alianza por el Clima, A limpiar Ushuaia, Océano 0 km, Limpiando el Mundo, y jóvenes referentes en la materia como Jerónimo Batista, Dafna Nudelman, Nicolás Fuchs Facht y Francisca Estenssoro.

Acompañan esta iniciativa los diputados Leonardo Grosso, Maximiliano Ferraro, Enrique Estevez, Camila Crescimbeni, Federico Zamarbide, Florencia Lampreabe, Paula Oliveto Lago, Josefina Mendoza, Federico Frigerio, Luis Contigiani, Martín Berhongaray, Daniela Vilar, Alicia Fregonese y Gustavo Menna.

Compartir: