En jornada de trabajo con especialistas, el Bloque de la UCR analizó el acuerdo con el FMI

Compartir:

Los diputados nacionales del radicalismo realizaron en la jornada de hoy un encuentro para debatir varios temas de actualidad, con el objetivo de diagramar una agenda legislativa potente para enfrentar los desafíos del país.

Ante los legisladores, el economista Eduardo Levy Yeyati señaló que “Argentina no resiste el shock adicional de un default”. También expusieron Carlos Pérez Llana, Daniel Montamat y Jorge Lapeña.

Al inicio del encuentro, el titular del Bloque, Mario Negri se refirió a la reunión de Alberto Fernández con Vladimir Putin: “Hay que pensar una política exterior que provea seguridad y desarrollo y que blinde la democracia. La reunión de hoy de Alberto Fernández con Putin indica la ausencia de rumbo del Gobierno. Y choca con los ruegos a Biden para que nos ayude con el FMI”

En el panel sobre economía y FMI, Levy Yeyati afirmó que “lo más deseable es que no haya default con el FMI, porque eso implicaría más presión cambiaria, más brecha, más inflación, menos crecimiento y más pobreza. Argentina no resiste un shock adicional. Lo más sensato es avanzar con el programa que negocia el Gobierno, para así conseguir refinanciar lo que se le debe al FMI y de paso hacer correcciones. El ajuste no es menor, equivale a dos puntos del PBI, es un gran desafío llegar a esa meta”.

“Hay que tener en cuenta que si defaulteamos con el Fondo perderemos también los préstamos adicionales del Banco Mundial y del BID”, dijo.

Del panel sobre Energía participaron Daniel Montamat y Jorge Lapeña: “Cuando hay precios políticos, más intervencionismo y cortoplacismo, hay déficit energético y se destruye al sector. La energía tiene un costo, y ese costo se paga con impuestos o con emisión e inflación”, señaló Montamat.

 “Es imposible lanzar un plan de convocatoria a la inversión estable con los niveles de inestabilidad macronómica y riesgo país como los que tenemos. El desafío de la Argentina debe ser volver a niveles de inversión del 25 % del PBI, con una estrategia de valor agregado”, dijo. Y afirmó que “la transición energética argentina y los compromisos asumidos en materia de cambio climático abren una ventana de oportunidad para el desarrollo intensivo de los recursos hidrocarburíferos. Petróleo en lo inmediato, el gas natural en lo mediato, en combinación con fuentes verdes”.

Por su parte, Jorge Lapeña insistió en que “el siglo XXI es el siglo del festival de los subsidios en Argentina, que ya se llevaron 132.000 millones de dólares. No es viable vivir con subsidios energéticos de entre 10.000 y 15.000 millones de dólares por año, como viene sucediendo en los últimos años. Sabemos que hay que ajustar tarifas, pero lo que no está claro es cómo debemos hacerlo”.

La jornada comenzó con un panel sobre Política Exterior, que estuvo a cargo de Carlos Pérez Llana: “Hay que pensar un proyecto de país y no de poder. Ya no hay más viabilidad nacional para seguir con proyectos personalistas. Argentina no tiene proyecto estratégico para sumarse a la globalidad. Esto no se arregla con ideología porque la ideología es un velo que tapa la realidad”, señaló.

“El gobierno argentino cree que se alía a la izquierda que tiene como enemigo a Estados Unidos, pero no se está asociando con países que tienen agenda progresista sino con países revisionistas. Estamos ante un mundo con desigualdades que son tóxicas para el sistema democrático. La democracia está crujiendo”, agregó.

Compartir: