Fabio Quetglas – «Los 70, historia, relato y responsabilidades» – Nota de opinión en La Nación

0
117

Escribir historia es un acto valiente. Se seleccionan hechos, y por más que se intente ser certero en la selección, siempre hay sesgo. Se buscan fuentes, se ensayan explicaciones. Los acontecimientos pueden tener interpretaciones múltiples, y es un ejercicio apasionante acceder a ellas sin prejuicios.

El ejercicio de la investigación, cuando es honesta, nos pone de frente a la grandeza y los límites de las personas, las carencias, los desafíos. La historia puede devenir en estimulo reflexivo, en evocación identitaria, en punto de encuentro o disputa. En cualquier caso, no es un instrumento neutro.

La sociedad argentina discute el pasado con intensidad, incluso con estridencia, y muchas veces eso impide dejar un espacio abierto a posiciones que no pretendan condenar o absolver, sino más bien entender y aprender.

Nota Completa