Nuestros diputados en los medios nacionales #Síntesis201

0
156

POLÍTICA

MAURICIO MACRI A JAIR BOLSONARO: “CONFÍO EN QUE SEGUIREMOS COLABORANDO PARA LA PROSPERIDAD DE NUESTROS PUEBLOS”

Si bien en un principio se había especulado con el presidente de Mauricio Macri viajaría a Brasilia para la asunción de Jair Bolsonaro, ya hace un par de semanas se confirmó que el presidente argentino no interrumpiría sus vacaciones en el sur y que su lugar iba a ser ocupado por el canciller Jorge Faurie.

El saludo entonces de Mauricio Macri llegó por Twitter. Fue un breve mensaje de felicitaciones al nuevo mandatario brasileño, Jair Bolsonaro, poco después de su asunción.

“Quiero enviarle mis mejores deseos a Jair Bolsonaro en el día que asume como presidente de Brasil, país amigo y hermano. Confío en que nuestros gobiernos seguirán colaborando para la prosperidad de nuestros pueblos”, escribió Macri.

La primera reunión entre Macri y Bolsonaro se producirá el próximo 16 enero en Brasilia. Así lo había anunciado el presidente argentino -también por Twitter- tras haber mantenido una conversación telefónica con el entonces mandatario electo.

Al confirmar la reunión, Macri había expresado que viajaría a la capital brasileña para “empezar a trabajar juntos en esta nueva etapa” con el nuevo mandatario brasileño.

Será entonces cuando tal vez se se empiece a develar un interrogante que sobrevuela el Mercosur y es qué hará Bolsonaro con el bloque y en relación a la Argentina. La región es el mayor mercado para productos industriales de Brasil. Y según la Asociación de Comercio Exterior de Brasil, esas exportaciones de manufacturas generan 50.000 empleos directos e indirectos cada 1.000 millones de dólares de bienes brasileños vendidos a los socios.

CLARÍN / LA NACIÓN / ÁMBITO FINANCIERO / INFOBAE / PÁGINA 12 /

LA CASA ROSADA APUESTA A QUE BAJE LA INFLACIÓN Y EL DÓLAR SIGA ESTABLE

Una baja sensible de la inflación de al menos la mitad que en 2018. Paritarias que recompongan aunque sea en parte la caída del salario real, el dólar estable y las inauguraciones de obras públicas. Esa es, en principio, parte de la hoja de ruta que el gobierno armó para el año que comienza.

No habrá, según aseguran en la Casa Rosada, medidas diferentes a las aplicadas en el pasado para alentar el consumo o ayudas adicionales para paliar la delicada situación económica.

Sí, en cambio, nadie descarta un plan de acción y contención para los más vulnerables, similar al que se aplicó este año. Aunque, en principio, sin bonos ni aportes excepcionales. “Solo si hacen falta, pero aspiramos a que no haya que repetir el esquema”, deslizó una importante funcionaria. No hay mucho más.

“No hay plata”, reconoció otro de los asesores del presidente Mauricio Macri. “Fue un año terrible”, admitió otro de los integrantes del gabinete.

Ya lanzados en la carrera por la reelección, lejos de los pronósticos, en la agenda del Gobierno solo hay un objetivo de máxima: concluir el mandato. Según admitió un importante funcionario, que un presidente no peronista cierre los cuatro años de gestión será uno de los mayores aportes que dejará el gobierno de Mauricio Macri.

Pese a que todos los indicadores están peor que hace un año -pobreza, indigencia, desempleo, actividad económica e inflación, entre otros-, en el primer piso de la Casa Rosada, cerca de donde están los despachos del Presidente y del jefe de Gabinete, Marcos Peña tienen una visión complementaria de esa realidad.

“Cumplimos los objetivos que nos impusimos en los últimos meses: estabilidad económica, el G-20, la aprobación del presupuesto, y garantizamos la paz social”, describieron fuentes oficiales.

Así, tras atravesar el peor año de su gestión, el Presidente comienza a desandar su último año con optimismo. Así lo describen quienes tuvieron oportunidad de hablar con él en los últimos días. La confianza también la sostienen los números que manejan sus principales colaboradores. Según las encuestas que circulan por la Casa Rosada, la imagen del jefe del Estado subió al 50 por ciento. ¿Cómo lo explican? El éxito de la Cumbre del G-20 y la estabilidad macroeconómica de noviembre y diciembre.

El ritmo de lo que ocurra en 2019 lo impondrá lo que suceda durante los primeros cuatro meses del año. La apuesta de Macri y su equipo está focalizada en que una marcada desaceleración de la inflación, sumada al impacto que tendrá en los bolsillos de los trabajadores la aplicación de las cláusulas de revisión de las paritarias y la nueva negociación, comience a modificar el sentimiento de “angustia” que se instaló a fin de año, sobre todo en buena parte de la clase media y media baja de los grandes centros urbanos y en especial en el conurbano bonaerense.

La expectativa está puesta sobre lo que podría generar el campo. La sequía que arrasó al sector este año fue una carga insoslayable para el Gobierno y generó un escenario negativo que aceleró la crisis.

Se espera que entre marzo y abril la campaña agrícola -el Gobierno prevé que la próxima cosecha de granos alcance un récord de 140 millones de toneladas- se transforme en el puntapié inicial para la recuperación de la economía.

“En abril se va a sentir la estabilización”, sostuvo un hombre con acceso al despacho presidencial. Principalmente, aseguraron fuentes oficiales, en Córdoba, Mendoza, Santa Fe, Entre Ríos y el interior de la provincia de Buenos Aires. “Ahí se darán cuenta de que el esfuerzo que se hizo este año valió la pena”, aseguraron cerca de Macri.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, ya tiene prevista una larga lista de inauguraciones de obras públicas para mostrar la gestión de gobierno. Ese será uno de los puntos fuertes del discurso oficial, sobre todo durante la campaña.

El recorrido de obras será también una hoja de ruta de la campaña, ya que incluirá actos en la gran mayoría de las provincias, entre ellas, Mendoza, Neuquén, Salta, Tucumán, Entre Ríos, Misiones, Corrientes, Córdoba, Jujuy, San Juan y Tierra del Fuego.

Además, está previsto que se entreguen unas 10.000 viviendas en todo el país que se hicieron con el programa Procrear y se estima que habrá unos 8000 beneficiarios del Procrear Ahorro Joven.

A eso se sumarán unos 500.000 beneficiarios de los Créditos Anses para la mejora del hogar para aquellas personas que reciban prestaciones (jubilaciones, pensiones y AUH). Los Créditos Anses continuarán durante todo este año, dijeron en la Casa Rosada.

No espera mucho el Gobierno de lo que pueda ofrecer el Congreso. Si bien intentará instalar una agenda parlamentaria con algunos proyectos de ley que considera claves, como la reforma laboral, lo cierto es que puertas adentro en el Gobierno reconocen que el año que comienza, con la batalla electoral como una de sus principales atracciones, será sumamente complicado.

LA NACIÓN /

FAURIE EN LA ASUNCIÓN DE BOLSONARO: “NOS INTERESA QUE A BRASIL LE VAYA BIEN”

El gobierno argentino mira expectante el desembarco de Jair Bolsonaro en el Palacio del Planalto y seguirá con atención la evolución de los indicadores económicos en Brasil, el comportamiento del dólar y el temperamento del flamante mandatario brasileño con el Mercosur.

Mauricio Macri no asistió a la asunción de Bolsonaro. Se limitó a publicar un mensaje en Twitter y a enviarle un saludo a través del canciller Jorge Faurie, el funcionario que representó a la Argentina en la proclamación del6 nuevo presidente brasileño.

“Nos interesa que a Brasil le vaya bien porque si su economía crece ello tendrá un reflejo en la economía argentina”, dijo Faurie a LA NACIÓN antes de embarcar de regreso al país, esta tarde.

El canciller argentino saludó al nuevo presidente con un apretón de manos y un abrazo durante la recepción a las autoridades que asistieron a la ceremonia. “Le transmití a Bolsonaro que el Presidente le desea lo mejor tanto a él como a los brasileños”, agregó el canciller.

Aunque Macri ya habló con el flamante mandatario de Brasil en al menos tres ocasiones, su faltazo a la asunción se suma a la decisión de Bolsonaro de no hacer su primer viaje al exterior a la Argentina, una costumbre histórica de los mandatarios brasileños. Así, la primera reunión entre ambos mandatarios tendrá lugar recién el 16 de enero, cuando el jefe de Estado argentino viaje a Brasilia.

Consultado sobre el discurso de Bolsonaro, Faurie manifestó que “los brasileños votaron a Bolsonaro por su propuesta de lucha contra la corrupción” y que “eso se reflejó claro en su asunción”.

El canciller argentino no quiso hacer un juicio de valor por el llamado de Bolsonaro para “combatir la ideología de género”. “Debemos aguardar a las medidas concretas”, dijo ayer Faurie.

En el Gobierno, sin embargo, buscaban diferenciarse de esas posturas conservadoras y recordaban que Macri reforzó la agenda de género en las últimas semanas de 2018. “No juzgaremos lo que haga Bolsonaro al respecto”, señalaba esta tarde una fuente oficial.

Faurie mantuvo hoy un fugaz intercambio con el nuevo canciller brasileño, Ernesto Araújo, para preparar la próxima reunión que Macri y Bolsonaro mantendrán el 16 de enero.

Macri publicó esta tarde en redes sociales desde su descanso en Villa La Angostura: “Quiero enviarle mis mejores deseos a Jair Bolsonaro en el día que asume como presidente de Brasil, país amigo y hermano. Confío en que nuestros gobiernos seguirán colaborando para la prosperidad de nuestros pueblos”.

Se espera que el vínculo bilateral aborde la postura diplomática frente a la crisis de Venezuela y una posible flexibilización de las normas del Mercosur.

LA NACIÓN /

LA CARRERA ELECTORAL: HABILITAN A TUCUMÁN Y YA SON 8 LAS PROVINCIAS QUE VOTAN ANTES DE LA ELECCIÓN PRESIDENCIAL

A raíz de un amparo presentado por el Frente Renovador, la Justicia de Tucumán habilitó al gobernador peronista Juan Manzur a adelantar las elecciones. El fallo declaró inconstitucional el artículo de la Carta Magna provincial que obliga a realizar las elecciones locales dos meses antes de que termine el mandato, lo que sería el 25 de agosto. Cerca de Manzur reconocieron a Clarín que convocarían los comicios para mayo.

“Vamos a respetar el fallo”, aseguró, escueto y públicamente, el vicegobernador, Osvaldo Jaldo. La confirmación de la fecha llegará en febrero, cuando presenten el cronograma. En cualquier caso, ya son ocho las provincias que confirmaron que desdoblan las elecciones y votan antes de las presidenciales, fijadas para el 27 de octubre.

El reclamo judicial en Tucumán había sido presentado por el massista Frente Renovador Auténtico para evitar que las PASO nacionales, convocadas para el 11 de agosto, tengan lugar en el mismo mes que la elección provincial, como ocurrió en 2011 y 2015. Argumentaron que la cercanía de las fechas complica la “capacidad operativa y de recursos” de las agrupaciones políticas.

La Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo, integrada por Juan Ricardo Acosta y Horacio Ricardo Castellanos, hizo lugar al pedido. Consideraron que en la modificación de la Constitución provincial “en ninguna parte del texto” se “autorizó la incorporación de un plazo específico para efectivizar la elección local”.

La noticia cayó como un baldazo de agua fría en Cambiemos. La coalición oficialista todavía no definió un candidato en Tucumán y si se adelantan las elecciones tendrá aún menos tiempo para instalar al elegido.

“Las reglas republicanas vuelven a ser pisoteadas en un Tucumán gobernado por tramposos a los que sólo les interesa conservar el poder”, reaccionó el diputado y referente de la UCR local, José Cano, quien amenazó con llevar el caso hasta la Corte Suprema. Agregó que “en el último día antes de la feria judicial y con un juez que hasta hace semanas era funcionario del gobierno, la Justicia cambia las reglas electorales que rigen en la provincia desde hace 12 años. Impone un cronograma que sólo favorece a quienes conducen el Estado”.

El ex director del Plan Belgrano es uno de los precandidatos de Cambiemos. En 2015, en medio de denuncias de fraude, perdió contra el propio Manzur. También suenan el ex ministro Alfonso Prat Gay y la senadora Silvia Elías, por el radicalismo, además del peronista Domingo Amaya, subsecretario de Interior.

Manzur, que integra el espacio del PJ Federal junto al massismo, ya se lanzó a la reelección y está en pie de guerra con su ex aliado y antecesor, José Alperovich, que quiere competirle desde el espacio kirchnerista, Unidad Ciudadana. Alperovich ya se sacó una foto con Cristina Kirchner.

Las otras siete provincias que ya definieron adelantar los comicios locales, también están en manos opositoras. Y se sabe que varias más están evaluando seguir el mismo camino. También en provincias oficialistas se analiza la alternativa del desdoblamiento: son las de Jujuy y Mendoza, en poder de los radicales, Gerardo Morales y Alfredo Cornejo, además de Buenos Aires, gobernada por María Eugenia Vidal.

El calendario se abrirá el 17 de febrero, con las internas abiertas (no obligatorias) de La Pampa. Luego vendrán las primeras elecciones a gobernador, en Neuquén, el 10 de marzo. Y les siguen en el cronograma los comicios de San Juan, ChubutEntre Ríos, Santa Fe y Córdoba.

Por ahora, sólo los gobernadores de Salta y Formosa -los peronistas Juan Manuel Urtubey y Gildo Insfrán- aseguraron que unificarán los comicios con los nacionales. La santacruceña Alicia Kirchner también seguiría esa opción. En tanto que el macrista Horacio Rodríguez Larreta evalúa la misma postura, tras ser habilitado por la Legislatura a definir la fecha de convocatoria.

Santiago del Estero y Corrientes no eligen gobernador este año y en las elecciones locales solo deberán renovar legisladores. En CLARÍN se menciona al diputado nacional, José Cano. En CRÓNICA se menciona al diputado nacional, José Cano.

CLARÍN / CRÓNICA /

DOS ELECCIONES ESTIVALES PONEN EN MARCHA EL AÑO POLÍTICO

Con la crisis económica como telón de fondo, en el verano se dará el puntapié inicial a un nuevo año electoral. El calendario estará marcado por la decisión de la mayoría de las provincias, incluso oficialistas, de desengancharse del cronograma de las elecciones nacionales. Tácticas y estrategias de un puñado de gobernadores que aspiran a ser reelegidos en medio de un clima de recesión.

La acción en plena temporada estival comenzará con las primarias en La Pampa. El próximo 17 de febrero los pampeanos definirán los candidatos a gobernador que elegirán el 19 de mayo. Sin embargo, Neuquén será el primer distrito que votará por un nuevo mandatario. Sin PASO provincial, los neuquinos irán a las urnas el domingo 10 de marzo para elegir gobernador.

Como es habitual, el calendario electoral de este año estará marcado por el desdoblamiento de los comicios locales. Mientras que a nivel nacional todos los argentinos concurrirán a las urnas el 11 de agosto para definir los candidatos a elegir el 27 de octubre, gran parte de los distritos desengancharán sus elecciones.

De los 22 distritos que elegirán gobernador (Corrientes y Santiago del Estero eligieron mandatario en 2017), unas 14 provincias ya definieron que se desengancharán del calendario nacional, al tiempo que cinco aún no definieron qué harán. Por el momento, sólo tres provincias anticiparon que unificarán sus respectivas elecciones con el cronograma electoral de Nación.

Los meses más cargados del calendario serán abril, mayo y junio. En el cuarto mes del año el raid electoral incluirá las primarias en Chubut (7 de abril), Entre Ríos (14 de abril) y Santa Fe (28 de abril). En mayo está previsto que La Pampa y Córdoba, provincias administradas por el peronismo, elijan a sus respectivos mandatarios.

En tanto, dos meses antes de las PASO presidenciales se elegirá gobernador en tres distritos: San Juan (2 de junio), Chubut (9 de junio) y Santa Fe (16 de junio). La elección santafesina contará con una particularidad ya que para el día de la elección a gobernador se realizará una consulta popular para reformar la Constitución local.

Por lo pronto, hay seis provincias que si bien ya anticiparon que desdoblarán sus elecciones de las nacionales todavía no definieron las respectivas fechas. Se trata de Chaco, La Rioja, Misiones, San Luis, Tierra del Fuego y Tucumán.

Todas provincias gobernadas por peronistas que a falta de un candidato a Presidente definido prefieren replegarse en sus territorios y asegurarse la continuidad en el poder. Los tiempos de definiciones dependerán de las constituciones provinciales, pero se descarta que convoquen a elecciones para el primer semestre.

ÁMBITO FINANCIERO /

LA PELEA EN LOS DISTRITOS: PROVINCIA: UNA BICAMERAL EMPIEZA A ANALIZAR LA POSIBILIDAD DE DESDOBLAR LA ELECCIÓN

En pleno verano y en la ciudad balnearia de Mar del Plata, se constituirá este jueves la comisión bicameral de la legislatura bonaerense que tiene como objetivo tratar “la factibilidad” del desdoblamiento de la elección provincial o la de los municipios de la fecha nacional. El plenario deberá emitir dictamen antes del 28 de febrero, aunque no tendrá carácter vinculante.

Ocho diputados y ocho senadores integrarán la comisión que presidirá el presidente de la Cámara baja, el oficialista Manuel Mosca. En total serán ocho legisladores por Cambiemos, tres de Unidad Ciudadana, dos del Frente Renovador, dos del PJ, y otra peronista aliada al massismo. También, habrá ex legisladores que participarán como asesores en el consejo consultivo. El primer encuentro tendrá lugar el jueves a las 12.30 en la casa de Victoria Ocampo, hoy convertida en centro cultural.

“Será una primera reunión formal para constituir la comisión, fijar las fechas de los próximos encuentros y definir cuáles de todos los proyectos presentados sobre modificaciones al régimen electoral se van a tratar. A partir del jueves, la idea es que se reúnan cada 15 días”, aseguraron en el entorno de Mosca. Dentro de las reformas entrarían otros temas, como el sistema de votación.

La decisión política de formar la comisión de desdoblamiento se dio en medio de la negociación del presupuesto bonaerense 2019 bajo la presión que ejerció el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, quien mantuvo en ese entonces un encuentro privado con la gobernadora María Eugenia Vidal.

El massismo es el espacio que más proyectos sobre el tema tiene. “Nuestro objetivo es introducir en la provincia un principio jurídico postergado que es la autonomía municipal. En ese esquema pensamos que los distritos tienen que tener su propia agenda política y no estar enganchados a boletas sábanas”, aseguró a Clarín el diputado massista Ricardo Lissalde. “Otros sectores dicen que es imprescindible que la provincia también desdoble”, aclara.

En Cambiemos aseguran que si bien decidieron abrir el debate todavía no hay una postura unificada dentro del espacio. Si bien desde la gobernación, en un inicio, declararon que el proyecto era “inviable”, ahora no se muestran tan reticentes. La realidad, reconocen, es que la decisión la tomará la mesa chica de la Casa Rosada en diálogo con Vidal y dependerá, en gran parte, de cómo atraviesa el Gobierno los próximos meses y qué indiquen las encuestas.

Los intendentes del PJ -que ya están alineados a Cristina Kirchner- están en contra de posibilidad de desdoblar las elecciones porque les impediría contar con el arrastre que genera la ex presidenta, quien en algunos distritos del Conurbano supera los 40 puntos de intención de votos.

“Con los problemas gravísimos que tiene Argentina después de tres años de su gobierno, ¿la solución que plantean es desdoblar elecciones?”, salió a cruzar semanas atrás el jefe comunal de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, quien quiere competir con Vidal por la Gobernación. Otros de sus pares también hicieron declaraciones en contra.

Por su parte, la presidenta del bloque de Unidad Ciudadana, Florencia Saintout, había realizado una presentación ante la Justicia para frenar la bicameral, pero fue rechazada por el Juzgado Contencioso Administrativo N° 4 de La Plata, que consideró que “la facultad de crear una bicameral es potestad de la Legislatura, es tarea del Poder Judicial el saber mantenerse dentro de los límites de sus atribuciones”.

Más allá de la voluntad política, si Cambiemos elige avanzar con la idea necesitará de un gran consenso político ya que necesita de 2/3 de los votos para poder tratar sobre tablas un proyecto y dado que se trata de legislación electoral, también requiere esa mayoría especial para aprobarlo.

CLARÍN /

BUENOS AIRES: REVÉS PARA EL KIRCHNERISMO
A pocos días de que comience a debatirse formalmente la posibilidad de desdoblar las elecciones en la provincia de Buenos Aires, un fallo de la Justicia Federal de La Plata invalidó una demanda presentada por la jefa del bloque de diputados kirchneristas en la Legislatura, Florencia Saintout, para voltear la comisión bicameral que analizará el tema.
La jueza María Ventura Martínez, a cargo del Contencioso Administrativo 4, rechazó el planteo de Saintout con duros términos por considerarla in “límine litis”, por no ajustarse a las reglas del procedimiento legal.
Saintout consideró “arbitrario” e “ilegal” la creación de la bicameral que tiene por finalidad el estudio de la factibilidad de los proyectos de modificación del Régimen Electoral de la provincia. La diputada sostiene que se impuso una conformación desigual y manifiestamente parcial en la comisión.
De acuerdo con lo establecido entre el vicegobernador Daniel Salvador y el presidente de Diputados, Manuel Mosca, la comisión estará conformada por ocho senadores y ocho diputados debiendo contemplarse un mínimo de ocho legisladores de la oposición, lo que en rigor le permite al oficialismo bonaerense ejercer el control político de ese ámbito.
Para la magistrada, el Poder Judicial no puede tomar una decisión de este tipo sin interferir en otros poderes. “Puede entenderse que dicho objeto está jurídicamente excluido de la esfera de lo decidible jurisdiccionalmente”, señala el texto.
“Si la facultad de crear una bicameral es potestad de la Legislatura, es tarea del Poder Judicial el saber mantenerse dentro de los límites de sus atribuciones ejerciendo así una prudente autorrestricción”, dice el fallo.

ÁMBITO FINANCIERO /

LA PELEA POR EL 2019: TERCEROS EN DISCORDIA: CAMBIEMOS MIRA CON ATENCIÓN A LOS CANDIDATOS POR AFUERA DE LA GRIETA

En el Gobierno nacional y en el bonaerense todos apuestan a que la polarización marcará como nunca antes la contienda electoral. Mauricio Macri vs. Cristina Kirchner. O, según el libreto de campaña oficialista, “el futuro” vs. “el pasado”.

En ese escenario advierten que no hay por ahora demasiado lugar para la ancha avenida del medio que pregonaba Sergio Massa en 2015. “No había lugar antes ni tampoco ahora”, señala un funcionario con acceso a encuestas. El Gobierno se siente cómodo confrontando y polarizando con el kirchnerismo. Asumen que el kirchnerismo también prefiere rivalizar con el macrismo antes que con cualquier otro. “No lo buscamos, la oferta no puede ordenar la demanda electoral; es al revés”, repiten en Jefatura de Gabinete.

Sin embargo, se multiplican las opciones en el abanico electoral. En Alternativa Federal suman candidatos con diferentes perfiles. Dentro de ese grupo, Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey son los que más potenciales votantes acumulan en los sondeos del oficialismo. “Es como la copia trucha de las camisetas; la gente quiere la original”, chicanea uno de los estrategas de María Eugenia Vidal.

En Cambiemos aseguran que tanto el líder del Frente Renovador como el gobernador salteño representan en mayor o menor medida diferentes versiones con un filtro peronista de los dos grandes protagonistas de la elección. “Massa es más parecido a Cristina y Urtubey es más parecido a Mauricio”, razonan.

Los peronistas alternativos no son los únicos que buscan colarse en medio de la polarización. El economista mediático José Luis Espert ya se decidió a jugar. Hasta este año, el fenómeno de los “libertarios”, como se hacen llamar algunos de sus seguidos, era festejado dentro de Cambiemos, porque inevitablemente parecían correr al oficialismo de la derecha al centro del espectro político.

Ahora los más cautos estiman que si el economista muerde puntos dañará más a Macri que a Cristina Kirchner. Otros, más aventureros, apuestan que la PASO podría funcionar como una primera vuelta y que “los escasos dos puntos” que Espert podría conseguir migrarían a Cambiemos en la elección general, en la que el macrismo no pierde la esperanza de -según encuestas de Isonomía que citan- imponerse en primera vuelta con 42 puntos contra 30 de la ex mandataria. Una postal del optimismo PRO a prueba de balas, que no se condice con lo que marca la mayoría de los sondeos.

Espert, en otras mediciones que el oficialismo relativiza, suma 5 puntos. Son casi los mismos números que Florencio Randazzo consiguió en las legislativas bonaerenses de 2017 en las que Estaban Bullrich derrotó a Cristina Kirchner. Ahora en la Casa Rosada afirman que los votantes del ex ministro del Interior de Cristina no necesariamente hubieran votado por la ex presidenta si el dirigente chivilcoyano no se hubiera presentado.

Más a la derecha que Espert, se encuentra un aliado del PRO en el Congreso. El diputado Alfredo Olmedo, que hace 11 años ejerce cargos legislativos y ahora integra el interbloque Cambiemos, se sigue presentando como un outsider de la política tradicional y quiere crecer como una expresión local del efecto que consagró a Jair Bolsonaro en Brasil. En el Ejecutivo por ahora no lo toma en serio.

La paradoja de la polarización es que todos hablan de un electorado dividido en más o menos tres tercios. Uno es el voto duro del Gobierno. Otro votará a Cristina Kirchner en cualquier escenario y un tercero, de independientes se volcará por uno u otro al calor de la economía. En la Casa Rosada, claro, insisten en que Cristina genera más rechazos que el Presidente.

“Deberemos ser cuidados de no ser demasiado duros con Massa para poder captar a sus votantes”, señala uno de los funcionarios abocados a la ingeniería electoral que piensa cómo seguir sumando votantes propios entre los seguidores del líder del FR. “Es difícil, porque ya nos llevamos todos los que podíamos”, explica. Un ex ministro -con confianza ciega en las chances del oficialismo- apunta cada vez que puede que en el cuarto oscuro solo hay ravioles o milanesas. No habrá lugar para nueva oferta en el menú.

CLARÍN /

LA CARRERA ELECTORAL: CRISTINA KIRCHNER MANDA A NEGOCIAR “NEUTRALIDAD” CON LOS GOBERNADORES DEL PJ

Gustavo Bordet no habla con Cristina Kirchner pero admira a Néstor Kirchner. Lo considera el mejor presidente desde 1983. Sin embargo, es un pilar del PJ Federal, clan que antagoniza con el dispositivo K.

Días antes de Navidad, en Paraná, Bordet juntó tropa en un acto donde lanzó su reelección. Para el cierre, usó un jingle con condimento simbólico: el que musicalizó la campaña de Kirchner en 2009.

La canción se llama “Compañero”, la compusieron “Bebé” Mauro y Julián Mandreotti -que escribieron para Sandro- y aporta en el primer verso su frase más taquillera: “Los días más felices siempre fueron peronistas”.

Días antes del acto, Bordet hizo un gesto más potente: recibió a Alberto Fernández, que volvió a habitar el primer anillo de Cristina de Kirchner. Luego, el entrerriano, habló de la “unidad sin exclusiones”.

Unas horas después, el ex jefe de Gabinete se subió con José Luis Gioja a un escenario montado por Sergio Urribarri, “El Pato”, ex gobernador, patrocina a Julio Solanas como candidato a gobernador contra Bordet.

El caso entrerriano es emblemático. En 2015, el PJ ganó -ajustadamente, por unos 20 mil votos- a pesar de la ola amarilla; ahora Bordet agita el PJ Federal pero necesita del peronismo K sin el cuál puede perder frente a Cambiemos. Con matices, ocurre lo mismo en Tierra del Fuego, Chubut, Chaco, La Rioja y Tucumán.

La ex presidenta, mientras esconde su carta electoral, ensaya un acuerdo con los gobernadores: el plan de máxima es que se sumen a la unidad del panperonismo; de mínima, que sean “neutrales” en la pelea presidencial.

Eduardo “Wado” De Pedro, diputado nacional, jefe de La Cámpora y enlace preferido de los peronistas no K, y Alberto Fernández son los encargados, según supo Clarín, de ablandar la relación con los jefes provinciales.

Algunos se resisten: Juan Schiaretti y Juan Manuel Urtubey no quiere saber nada con amigarse o pactar con Cristina. El cordobés dice que gana aunque los K armen su propia lista; Urtubey explora un formato de colectora.

En el Instituto Patria creen que pasado el verano, el PJ Federal se desinflará y los gobernadores buscarán un acuerdo. “Están ahí porque el Gobierno los presiona con los fondos, pero salen de las reuniones y nos llaman” dice un operador K.

En los últimos días, Bordet, la fueguina Rosana Bertone, Juan Manzur (Tucumán) y el santiagueño Gerardo Zamora hablaron de unidad sin exclusiones. En el planeta K interpretan que esos gobernadores no quieren “vetar” a Cristina

La carta brava de la ex presidenta es maliciosa. Puede impulsar o desactivar listas en las provincias para ayudar o perjudicar a los gobernadores que buscan su reelección.

A pesar de los números favorables de Bordet, un candidato de Cristina con ella haciendo campaña puede ser peligroso. “Esa no es la intención, pero tiene que existir reciprocidad”, dice un cristinista y detalla: “Si vamos a ayudar a que un gobernador reelija esperamos que después no ponga toda la estructura a un candidato que compita contra nosotros”.

El poder de fuego K varía. En Tucumán, José Alperovich mide bien y es un problema para Manzur. Allí, como en casi todo el norte, Cristina tiene buena imagen y no es ingenua cuando se saca fotos con el senador. “¿Alguien duda de que puede jugar a que algunos pierdan? Si lo hizo perder a Scioli” escarba, dañino, un dirigente del PJ Federal que ve jugadas derrotistas en Chubut

Bertone, que participa de las cumbres del PJ Federal, pidió un acuerdo con Cristina porque su reelección está atada a un acuerdo con Martín Pérez, el diputado K que quiere ser intendente de Rio Grande. Intereses cruzados.

Las palabras de la fueguina, el gesto de Bordet y los mensajes de Manzur computan como activos para la ex presidenta que se anota otra medalla: sus charlas con Sergio Uñac, gobernador de San Juan, uno de los “moderados” que hasta ahora gambeteó las cumbres e invitaciones de Alternativa Federal.

CLARÍN /

CRISTINA LE TEME A OTRA PASO EN EL PERONISMO BONAERENSE

“Podemos ir a una primaria pero civilizada, con reglar claras. Si no, que vaya el que más mide”. Cristina de Kirchner no llegó a vetar explícitamente una primaria abierta, simultánea y obligatoria para elegir al candidato/a a gobernador del peronismo aunque desaconsejó ese mecanismo luego de la guerra política explícita que animaron Aníbal Fernández y Julián Domínguez en la interna de 2015. Esa batalla peronista a cielo abierto, que derivó en el triunfo de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires y de Mauricio Macri en Nación, tuvo al entonces candidato presidencial del Frente para la Victoria Daniel Scioli como el principal perjudicado. Pero en 2019 la víctima de una disputa salvaje en el peronismo bonaerense podría ser Cristina.

Por eso la senadora de Unidad Ciudadana expresa, en la privacidad del Instituto Patria, sus reparos sobre la celebración de una PASO como método para designar al adversario/a de Vidal en 2019. Cristina prefiera un/a candidato/a único que no fragmente los votos del peronismo antes que ir a una interna que podría aparejar fuego “amigo” dentro de Unidad Ciudadana. La inclinación de la ex presidenta para designar a dedo al rival de Vidal incomoda al peronismo de la provincia de Buenos Aires. Su favorito es Axel Kicillof. El ex ministro de Economía tiene dos atributos en términos electorales. Es quien mejor fideliza el voto de Cristina Presidente en la categoría gobernador. Los demás jugadores para ese cargo, desde Verónica Magario hasta Fernando Espinoza o Martín Insaurralde, no captan tanto caudal electoral del kirchnerismo como Axel.

La liga de intendentes PJ, sin embargo, había llegado a un principio de acuerdo con Máximo Kirchner para que el hijo de la ex presidenta encabece la boleta de candidatos a diputados nacionales de Buenos Aires siempre y cuando fuese un alcalde el candidato a gobernador. Hoy ese esquema está en revisión y Cristina será la diseñadora exclusiva de la boleta bonaerense.

El armado cristinista en la provincia de Buenos Aires enfrenta además otro desafío. A pesar de que Hugo Moyano ya postuló a Magario como candidata a gobernadora del PJ, otro matancero aspira a ese casillero. Espinoza, que fue vice de Domínguez en la traumática interna contra Aníbal Fernández-Martín Sabbatella, está dispuesto a revalidar título de candidato a gobernador. Pero no todos los intendentes del conurbano estarían dispuestos a acompañar esa aventura.

La disputa Aníbal-Domínguez detonó la interna peronista con acusaciones cruzadas de traición y carpetazos en prime time vinculados al tráfico de efedrina y motines carcelarios. Las esquirlas aún lastiman a los alcaldes del PJ bonaerense quienes, como Insaurralde, desaconsejan celebrar una nueva PASO en 2019. Cristina hace la misma interpretación. En 2015 no pudo imponer el “fair play” siendo presidente, lo que potencia sus dudas sobre la posibilidad de ir a una interna civilizada en 2019. Pero más allá del mecanismo, el principal problema es la ausencia de un candidato consolidado a menos de ocho meses de las primarias.

El último antecedente electoral de la provincia de Buenos Aires, en la legislativa 2017, fue otra demostración empírica de la debilidad intrínseca del peronismo cuando divide su potencial electoral. En esa oportunidad sufrió la fragmentación del voto entre la ex presidenta, el ex intendente de Tigre y Florencio Randazzo. Así Esteban Bullrich -vía Vidal- se impuso con 42% frente al 37% de Cristina.

Cristina sigue siendo la gran electora del peronismo de cara a 2019. Su volumen electoral no le alcanza para ganar, pero tiene suficiente peso para hundir a cualquier peronista que no se siente a su mesa. Por eso al nuevo PJ bonaerense le urge encontrar un candidato que sea bendecido por la ex presidenta, pero que no huela a kirchnerismo explícito y que tampoco sea un detractor público de la ex jefa de Estado. En ese esquema no encajan Sergio Massa ni Florencio Randazzo.

ÁMBITO FINANCIERO /

ENTREVISTA

MARTÍN LOUSTEAU: “CAMBIEMOS DEBERÍA AMPLIARSE CUÁNTO ANTES”

– Que dejó el año que acaba de terminar?

– El 2018 fue el peor año desde 2002, en inflación, aumento de la pobreza, caída de la actividad económica, pero sobre todo emocionalmente: otra vez sopa. La palabra para describir dónde está Argentina es fragilidad. En lugar analizar porque en Argentina no crecemos, estamos viendo como lidiamos con la superficie del problema, que es la elección de este año y que no va a solucionar nada. Nunca discutimos cómo es el problema de fondo.

– Los gobiernos gozan de momentos para hacer una amplia convocatoria y discutir los problemas de fondo…

– Pepe Mujica dijo cuando asumió, la Educación va a ser la prioridad. Y uno tiene que definir que cosas no son la prioridad, pero también qué cosas no son prioridad y esa es la discusión que Argentina aun no dio. Reimaginar el Estado es una tarea colectiva, no la puede hacer alguien solo contra los demás. La gran convocatoria es redefinir cómo debe ser el Estado argentino en el siglo XXI para exportarlo al mundo.

– ¿Cómo juega en la idea de un gran acuerdo, la grieta?

– La idea de la grieta, de la polarización, es una calamidad para la construcción de la Argentina. Porque si tu discurso es, soy yo o el caos, para aquellos que lo compran, si llegas a perder, la sensación que tienen es de caos. Y como ningún gobierno en Argentina puede decir yo hice todo bien, aunque el otro sea el caos, tenés la posibilidad de perder. Entonces la sensación que le transmitís a una parte de la sociedad, a los inversores extranjeros y locales, es que es todo otra vez muy frágil. No tenemos un rumbo colectivo y lo que pase depende de la tómbola de las elecciones.

– ¿Por qué Macri no hizo esa gran convocatoria para encontrar soluciones?

– Hay tres elementos de por qué no convocaron. Hay gente que dice que subestimaron la herencia. Creo que hubo y sigo viendo en el oficialismo una subestimación de la realidad o una sobreestimación de la capacidad para el futuro. El segundo es que Argentina es una economía y una sociedad muy cíclicas. Y hay momentos en que te va tan bien en la consideración popular que pensás que todo va a seguir igual. Pero la gente es muy volátil.

Y hay un tercer componente, del contexto global, la competencia por la atención. La sociedad multiplica un montón de demandas al mismo tiempo que no son fáciles de satisfacer, que a veces no son prioritarias, pero afecta la imagen de los líderes. Emilio Monzó tiene una frase que a mi me gusta, que es, hacer política es entender las necesidades del otro. Las propias ya las conoces.

– ¿Cambiemos no entendió las necesidades del otro?

– El PRO hizo algo con Cambiemos que generó una pérdida muy importante. Cambiemos tenía la oportunidad de cambiar las reglas de juego de la política argentina. Ganar por primera vez un espacio, no peronista, que termina por primera vez el mandato y te puede ganar la elección. Eso debería forzar al peronismo, al ver un espacio así del otro lado, a mejorar su propia propuesta. Cuando se encierra en el PRO, deja de percibirse como una coalición estable con gran capacidad de reacción, buen diagnostico e implementación.

– ¿Cuándo se encerró?

– En la elección legislativa muchos pedíamos ampliarse, pero tuvieron un gran apoyo y los hizo equivocarse mucho. Hubo euforia y después vinieron los errores de la reforma previsional, las tarifas.

También creía, y lo dije hace un año, que el mandato del presidente Macri tenía que ser de transición. Para mi su legado tenía que haber sido: “yo los saque del populismo al que íbamos, establecí Cambiemos como un actor definitivo de la política argentina, y eso hace mejor al peronismo”. El mandato suyo era el de cambiar el funcionamiento del sistema político. Sigo creyendo que debería ser así.

– ¿Esa oportunidad se perdió?

– Salvo que Cambiemos entienda este problema y se amplíe, y convoqué a los que no estamos en Cambiemos pero tenemos coincidencias en algunas cosas y diferencias en otras. Decir, voy a ganar y voy a gobernar mejor y voy a ser mas amplio, sin preocuparse por la otra visión (CFK). Eso te evitaría los temores de hacia donde va la Argentina, daría una señal local y externa muy buena y te evitaría las incertidumbres financieras. Cuál es mi temor? Que el gobierno haga esto desde la debilidad si aumenta la probabilidad que gane el otro y viene la incertidumbre financiera.

Cambiemos es una coalición y las coaliciones compiten en la arena electoral y después acuerdan las políticas públicas. Lo que no podes hacer es no competir en la arena electoral y después competir por la política pública en la coalición. Lo otro que no puede hacer es decirte no compitas y después acompañas.

– Dice que no está en Cambiemos, sin embargo la UCR porteña firmó su intención de ir hacia Cambiemos en la Ciudad

– En la Ciudad de Buenos Aires no hubo Cambiemos porque al PRO no quiso y el año pasado dijo que le interesaba constituirlo. Los partidos se sentaron a armar una junta promotora de Cambiemos. Eso quedó ahí, pero una de las cosas que hizo el Jefe de Gobierno es sacar una ley donde ahora puede decidir si las elecciones van juntas o separadas, si usa o no boleta electrónica. Todo como si fuera un caudillo de la Argentina profunda hace 30 años.

Nos hemos plantado contra el juego en la Ciudad y hace poco aprobaron incluso el juego electrónico. Y en lugar de cobrarle impuesto nuevo a las empresas, le van a cobrar a los que juegan. Todavía tenemos mucho para hablar los partidos. Existe la intención, pero tiene que ser con reglas claras para que todos puedan competir en pie de igualdad.

– ¿Va a ser precandidato presidencial por la UCR?

– Todavía no tomé ninguna decisión de lo que voy a ser este año. No importa quién gane porque la política es peor que antes, no hay más dirigentes como Alfonsín Si uno dice que todo en Argentina se degradó, la política también se degradó. Estoy escribiendo un libro sobre eso, el diagnostico de la Argentina lo mas llano posible para dar mi visión de lo que viene ocurriendo. Cambiemos debería ampliarse cuanto antes, tener otras voces que digan también lo que hay que hacer, que amplíen la capacidad de apoyo para que después exista un mandato. El Gobierno necesita ampliarse, convocar gente y discutir por qué le fue mal.

– ¿Ampliarse con quiénes?

– Ampliarse es entender que hay ciertas partes, ya sea de la Coalición o del radicalismo que no piensan como el PRO y que tienen ganas de competir. El PRO es la derecha de Cambiemos, el espacio más conservador. Tengo mucha afinidad con Lifschitz, con Stolbizer, que no están dentro de Cambiemos, y con Alfonsín, cuyo partido está. Tienen una visión ética del Estado, una experiencia de gestión en el caso de Miguel, una buena valoración popular. Son actores que pueden enriquecer Cambiemos y yo me siento mas cerca de ellos que del PRO.

– Y esa necesidad, ¿se percibe dentro de Cambiemos?

– Cambiemos es como una cebolla. El corazón es el PRO pero después hacia fuera hay capas. Carrió de vez en cuando dice cosas mas graves que la oposición. El radicalismo está diciendo que no se siente cómodo, por lo menos una parte, y hay un sector PRO que está en desacuerdo. Vos ves a Emilio Monzó, a Rogelio Frigerio a Sebastián García de Luca, ves muchos del PRO que te dicen no estamos de acuerdo. Te vas mas adentro y vez diferencias entre Rodríguez Larreta-María Eugenia Vidal con Marcos Peña.

– Lifschitz y Stolbizer están en conversaciones con Alternativa Federal. ¿Se iría con ellos?

– Ese no es mi espacio. Ahora la Argentina no es un país del que estamos exentos de una crisis mas grande que requiera una convocatoria más amplia. Quiero mucho este país y siempre voy a estar dispuesto a colaborar en una situación extraordinaria. Pero mi espacio no es el peronismo.

– ¿Sigue con la idea de apuntar al Ejecutivo porteño?

– A mi me encantaría ser jefe de gobierno porteño. Hay obras que son interesantes, alguna que tiene que ver con el tránsito, pero después no veo aciertos en la política de seguridad, veo mucho desdén con la educación pública, no veo compromiso con la salud pública. Creo que Rodríguez Larreta es un buen gestor pero con prioridades distintas de las que tenemos nosotros.

– Qué significa que Cristina Kirchner tenga chances de volver?

– Es la demostración del fracaso de un país que no pudo avanzar de una manera definitiva. Hay dos elementos. Las cosas evidentemente no salieron bien y lo otro es el juego de instalar a Cristina. Yo siempre creo que el mejor test de un buen gobierno es perder con alguien que es mejor. Si perdés con uno que vos consideras que es peor, que la gente abandonó y que le dio la espalda en tres elecciones, algo te vas a tener que replantear de cómo fue tu administración.

CLARÍN /

EL KIRCHNERISTA HUGO YASKY PIDIÓ “EVITAR LOS PAROS” DURANTE EL AÑO ELECTORAL

Una de las agrupaciones sindicales del kirchnerismo que protagonizó el último paro general contra el gobierno de Mauricio Macri, propone que de cara a un año electoral se evite la confrontación y las huelgas generales durante 2019.

Hugo Yasky, secretario general de la CTA, aseguró que Cambiemos buscará confrontar con el sindicalismo, “debido a la imagen de los dirigentes” gremiales como parte de una estrategia electoral para “tapar el drama económico”.

“Yo creo que salvo el caso de las disputas por la paritaria, salvo que tuviéramos una provocación que hoy uno no la puede predecir, hay que buscar otro tipo de acción”, afirmó el dirigente K en diálogo con AM 530.

Y apuntó que la alternativa puede ser “una gran marcha por el trabajo y la producción”, además de otra movilización con congresos en las provincias por “educación, ciencia y tecnología”.

“Acciones de ese tipo nos va a permitir mostrar las propuestas para una construcción que sea salir de esta crisis y a la vez estar movilizados en la calle, eso sería lo ideal”, agregó.

El también diputado nacional por Unidad Ciudadana  remarcó su idea de que “sería mejor” evitar los paros generales durante el año electoral Aunque lo dejo sujeto a “las situaciones de intensa disputa política”.

“Está claro que la expectativa de los trabajadores, jubilados, está puesta en que estamos a diez meses de la posibilidad de derrotar a este Gobierno, que ha venido a sembrar de desigualdad y hambre a la Argentina, para beneficios de unos pocos”, sentenció Yasky.

En septiembre, la Confederación General del Trabajo (CGT), las dos CTA y el Frente Sindical por el Modelo Nacional realizaron el último paro general de 2018, que fue el cuarto realizado desde el inicio de la gestión de Mauricio Macri en 2015.

CLARÍN /

LA RUTA DEL DINERO K: LA CÁMARA DE CASACIÓN RECHAZÓ UNIFICAR LAS CAUSAS CONTRA EL FINANCISTA FEDERICO ELASKAR

La Cámara Federal de Casación Penal (CFCP) resolvió que la justicia en lo penal económico debe investigar si el financista Federico Elaskar cometió el delito de evasión fiscal, confirmaron fuentes judiciales, y así rechazó unificar esa investigación con otra que se le sigue por lavado de activos.

Al revocar un sobreseimiento dictado en primera instancia, la Sala B de la Cámara en lo Penal Económico había declarado la incompetencia del fuero y remitido el expediente al juez federal Sebastián Casanello, quien tramita una causa contra Elaskar por lavado de activos.

Pero Casanello rechazó unificar la causa por supuesta evasión fiscal, que involucra 672.500 pesos correspondientes al pago de impuesto a las ganancias por el período 2009, porque sostuvo que el objeto procesal es diferente y la causa que él instruye fue elevada a juicio.

Ahora, en una decisión que se conoció la semana pasada, la Sala I de la CFCP consideró que, independientemente de si el sobreseimiento de Elaskar en el fuero penal económico debe ser o no confirmado, es en ese fuero donde debe proseguir la causa por presunta evasión del impuesto a las ganancias.

Elaskar era el dueño de la financiera SGI conocida como “La Rosadita” luego adquirida, según su propia versión, por el empresario Lázaro Báez, con prisión preventiva en la causa que tramita Casanello e involucrado en otros ilícitos vinculados a las obras públicas viales.

Semanas atrás, cuando declaró en el juicio oral por el lavado de dinero, Elaskar dijo que lo presionaron para vender la financiera SGI, criticó al contador Daniel Pérez Gadín (a quien Báez habría mandado para coaccionarlo) pero dijo que estaba “muy bien fundamentado” el fallo que dispuso la “falta de mérito” de la ex presidente Cristina Kirchner por parte de Casanello.

La resolución de la Sala I de la CFCP (que reenvió el expediente por evasión del impuesto a las ganancias por el periodo 2009) fue firmada por los camaristas Daniel Petrone, Diego Barroetaveña y Ana María Figueroa.

Por su parte, el arrepentido Leonardo Fariña afirmó que para él la empresa Austral Construcciones eran “básicamente Lázaro y él”, al aludir al fallecido ex presidente Néstor Kirchner y que el lavado de dinero comenzó diez días después de su muerte por orden del ahora preso empresario Lázaro Báez.

“El proceso de canalización de fondos del que me tocó participar y que me tiene imputado en esta causa empieza después de la muerte del señor Kirchner, una semana o diez días después, como todos saben el 27 de octubre (de 2010) murió el señor Kirchner, lo cual a mí me planteó un interrogante porque esta empresa eran básicamente Lázaro y él”, declaró la semana pasada ante el Tribunal Oral Federal 4 que lleva adelante el juicio oral por lavado de dinero.

El actual imputado colaborador -sujeto al programa de protección de testigos e imputados- dijo que “con la muerte, pensé que mi trabajo en Austral iba a mermar, cosa que no pasó”.

“Le mando mail a Martín (Martín Báez, el mayor de los cuatro hijos de Báez) con condolencias para que se las pase al padre y a los días me cita a una reunión y me dice de empezar con el proceso de expatriación de fondos, eso fue diez días después de la muerte del señor Kirchner”.

“Me consta personalmente la salida de entre 25 y 30 millones de dólares sólo en el mes de enero de 2011” como parte de las maniobras de lavado de activos que ahora se juzgan, aseguró ante el tribunal que lo juzga junto a Báez y los cuatro hijos del empresario, entre otros acusados.

Además sostuvo que la Austral Construcciones, propiedad de Báez, tenía como “ingreso principal” la obra pública con una escala de costos y un endeudamiento “muy alto” “Báez llamó por teléfono al señor Kirchner, el cual le manifiesta que habíamos llegado tarde y el negocio estaba cerrado”, contó Fariña sobre lo que él definió como una gestión suya para que el empresario comprara parte de la empresa Telecom.

“Ese fue el fin, y se cayó” la posibilidad de ese negocio multimillonario, dijo el arrepentido.

Fariña comenzó a declarar por lavado de dinero fruto de delitos con contratos en la obra pública en la provincia de Santa Cruz.

Contó cómo fue que conoció a Báez y a su hijo mayor Martín, de quienes dijo que llegó a ser “persona de confianza”, además de participar en la gestión para Austral Construcciones de un fideicomiso del Banco Nación que está cuestionado en la causa.

También aludió a estados contables con situaciones “en negro”, y dijo que por eso “hizo operaciones para el Sr. Báez” .

“Gran parte de los ingresos de la empresa se extraían del giro comercial y las obras se seguían adjudicando, había que justificar la salida del dinero blanco al circuito negro, y por eso se generaban costos que eran mentirosos”, afirmó Fariña.

“Hicieron un descalabro y el circuito seguía, entonces se hizo una bola que se aumentaba y se aumentaba”, agregó.

Además habló de “determinaciones de precio mentirosas” para las obras que se licitaban y extensiones de plazos de obra como parte de las irregularidades cometidas.

El arrepentido, ex marido de la modelo Karina Jelinek, refirió que conoció a Báez por intermedio de otro cliente, con quien viajó a Río Gallegos, cuando tenía 23 o 24 años, para comenzar a trabajar en el aspecto financiero de Austral Construcciones.

“Hasta ese momento no tenía ningún tipo de referencias de qué era Austral Construcciones, para mí no representaba ningún tipo de empresa conocida”, dijo a los jueces.

Fariña apuntó que hubo cosas que comenzaron a “llamarle la atención” en el 2010, como los “elevados costos” de la empresa y el nivel de endeudamiento, que generalmente se tenía con el Banco Nación a través de giro en descubierto.

“Báez era una persona muy amena, macanuda”, señaló sobre el momento en que lo conoció, cuando comían un asado en la estancia del empresario, en Río Gallegos.

Apuntó que Báez le manifestó necesitar “renovación de flota y compra de camiones” por “exceso de nuevos proyectos”, pero que no tenía línea de financiamiento, y que por ello necesitaba sus servicios.

En este juicio se acusa a Báez, sus cuatro hijos, Fariña, el financista Federico Elaskar, el contador Daniel Pérez Gadín y el abogado Jorge Chueco, por lavado de dinero producto de ganancias ilícitas de las empresas del grupo del empresario amigo de Néstor Kirchner con las obras en Santa Cruz.

CLARÍN /

CUARTO PROCESAMIENTO PARA EL EMPRESARIO DE MEDIOS K: PROCESARON Y EMBARGARON EN $ 5 MILLONES A SERGIO SZPOLSKI POR EVASIÓN PREVISIONAL EN MEDIOS K

El ex empresario de medios K Sergio Szpolski sumó dos nuevos procesamientos y embargos por $ 5,35 millones. En la última acción de 2018, el juez en lo Penal Económico Juan Galván Greenway lo procesó por evasión de aportes laborales en sus empresas que editaban la revista Veintitrés y el diario gratuito El Argentino.

Estos son los primeros procesamientos contra Szpolski por su manejo de los medios de comunicación del disuelto Grupo Veintitrés. Es que antes el juez Galván Greenway lo había procesado y embargado por otros $ 8,1 millones,  pero fue por “retención indebida de aportes de la seguridad social” en la imprenta Poligráfica del Plata y la empresa Milione (asesoramiento de medios).

De hecho, en las causas por evasión de aportes en el diario Tiempo Argentino (Comunidad Virtual) y la revista 7Días (Manfla), el juez le había dictado “falta de mérito”, porque no pudo probar la relación entre Szpolski y sus medios de comunicación.

Fuentes judiciales informaron a Clarín que Galván Greenway resolvió que el procesamiento del ex empresario de medios K sea, por ahora, “sin prisión efectiva”, pero con un embargo de $ 350.000, por la empresa Orleix, que editaba El Argentino fuera de la ciudad de Buenos Aires; y otro embargo de $ 5 millones por Manucorp, la empresa que era la dueña de la revista Veintitrés y que luego fue vendida al Grupo Crónica. Con estas maniobras perjudicó a decenas de periodistas y otros de sus empleados a los que no les hizo los aportes jubilatorios.

Estas son cuatro de las 18 causas judiciales en que se dividió la denuncia original contra el disuelto Grupo Veintitrés, que realizó el ex titular de la AFIP, Alberto Abad, en julio de 2016, y las continúa impulsando el actual titular Leandro Cuccioli.

El organismo reclama $ 163 millones, que habría evadido Szpolski en aportes de la seguridad social de más de 800 empleados, cuando estaba a cargo del Grupo Veintitrés (Tiempo Argentino, CN23, El Argentino, revista Veintitrés y Poligráfica del Plata, entre otros). Pero hasta ahora la Justicia lo embargó en $ 13,45 millones.

En su declaración ante la Justicia, Szpolski sostuvo que todas las deudas impositivas y previsionales, cuando estaba a cargo del Grupo Veintitrés, fueron “canjeadas por publicidad oficial”, en base a decretos presidenciales de Cristina Fernández de Kirchner..

Szpolski deslindó responsabilidades en cuanto a su implementación, ya que aseguró que esos canjes estaban en manos del área contable y administrativa de cada una de esas empresas, en las cuales Szpolski dijo que “no tenía participación”.

Según fuentes con acceso a la causa judicial, esa fue la parte más endeble de su defensa, ya que Szpolski tomaba “todas las decisiones” en su grupo de medios, “más allá de que había puesto a testaferros como supuestos responsables de cada una de sus empresas”, dijeron fuentes oficiales.

La evasión de aportes, que perjudicó a gran parte de los empleados del ya disuelto grupo de medios ultra K, tuvo dos metodologías: por un lado, las empresas presentaban la declaración jurada de sus empleados en relación de dependencia y retenían los aportes previsionales, pero luego no los depositaban. La segunda variante era que las sumas eran “ingresadas y/o regularizadas en un plan de facilidades de pago superado el plazo legal para ello”, según figuran en la denuncia de la AFIP.

Pese a ello, la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) le destinaba a sus medios de comunicación cientos de millones de pesos en publicidad oficial. Por ejemplo, sólo durante el año 2015, la ANSeS le puso avisos por 105 millones de pesos a los diarios Tiempo Argentino y El Argentino, Radio América, FM Rock & Pop y cadena de noticias CN23, entre otros medios del Grupo Veintitrés; mientras que la Secretaría de Comunicación Pública le adjudicó otros 307 millones en publicidad oficial, convirtiéndose en el grupo que más publicidad oficial recibió en 2015, año en que Szpolski fue candidato a intendente de Tigre por el Frente para la Victoria.

Además de a Szpolski, el juez en lo Penal Económico también procesó a Roberto Flores por su participación en Manucorp (Veintitrés) y a José Alberto Angerossa por Orleix (El Argentino).

Roberto Flores es uno de los directivos que están más comprometidos en la evasión impositiva, ya que era una de las principales personas que firmaba los cheques de varias empresas del Grupo Veintitrés. Flores llegó a acumular con su firma 307 cheques impagos, en noviembre de 2014, por $ 10.319.000.

El juez Galván Greenway ya había procesado a Flores y Angerossa, junto a otras cinco personas que figuran en los directorios de empresas del Grupo Veintitrés: Juan Domínguez, Marcelo Orlandini, Ignacio Alejandro Conde, María Isabel Miralles y Facundo Romano, por su participación en la evasión impositiva de Comunidad Virtual (diario Tiempo Argentino), imprenta Poligráfica del Plata, Soluciones Logísticas (canal CN23), Orleix (El Argentino), Milke (revistas Newsweek, Forbes, Lonely Planet y Gallery) y Manfla (revista 7Días).

Desde abril de 2012, ya se alertaba que las empresas de Szpolski estaban a nombre de parientes y empleados, como su chofer y su secretaria Patricia Prinos, para evadir futuras responsabilidades penales. Por ejemplo, ya en ese entonces se informaba que el presidente del semanario Miradas al Sur era Ricardo Pace, el chofer de Szpolski que cobraba $ 4.500 en febrero de 2010, pese a que figuraba en los papeles como creador y presidente de Perio Mundo (Miradas al Sur), director suplente de Balkbrug (El Argentino) y presidente de Soluciones Logísticas (CN23). La secretaria de Szpolski, Patricia Prinos, también era directora en varias sociedades.

CLARÍN /

EL GOBIERNO FRENA EL INICIO DE NUEVAS OBRAS Y APUESTA A INAUGURAR LAS YA COMENZADAS

El Gobierno apelará al “corte de cinta”, pero no iniciará grandes obras públicas en el año electoral que comienza. La gestión de Mauricio Macri no podrá excederse en el gasto para respetar la promesa de “déficit cero” ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) Con los proyectos de pariticpación público-privada (PPP) caídos hasta nuevo aviso por la subida del riesgo país, Cambiemos no llamará a licitaciones de magnitud durante 2019. Por lo menos “hasta que cambie la macroeconomía”, señalan fuentes oficiales.

Con la obra pública nueva prácticamente congelada, en el Gobierno tienen en carpeta una serie de inauguraciones de proyectos licitados en años anteriores. “El llamado a licitación es un anuncio, lo que vamos a mostrar es la concreción de obras finalizadas, es algo mucho más tangible”, analizó un colaborador de la Casa Rosada que comenzó a trabajar en la ingeniería del año electoral.

Así, se espera que los ministros multipliquen sus viajes al interior para tomar las fotos inaugurales, en muchos casos junto a Macri. Según los números que circularon los últimos días por los pasillos oficiales, para 2019 el Gobierno tiene un presupuesto para obra pública de $184.217 millones que le servirá para continuar con la ejecución de los proyectos ya adjudicados y para cumplir sus obligaciones con las empresas constructoras. El Gobierno cerró 2018 devengando $171.766 millones sobre un presupuesto total de $197.000 millones en obra pública, según una planilla del 21 de diciembre a la que accedió LA NACIÓN.

Para comparar los números es necesario tomar algunos recaudos. El presupuesto 2019 incluye los “Programas de Inversión Prioritarios (PIP)” que antes no se computaban por encima de la línea como gasto público y a partir de ahora sí, por el compromiso de sincerar los números ante el FMI. Además, las cifras no tienen en cuenta la inflación, que siempre impacta de lleno en el rubro de la construcción, por lo que, en términos reales, la reducción del año próximo será sustantiva.

El Gobierno reposará en el financiamiento que tiene apalabrado con organismos como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y el Banco Mundial. Son unos US$5600 millones de libre disponibilidad que llegarán con desembolsos mensuales.

El financiamiento del BID, por ejemplo, le permitirá al Gobierno inaugurar parques industriales en Añelo (Neuquén), donde está Vaca Muerta.

La suspensión de los nuevos proyectos de infraestructura, por caso, impactó de lleno en el mentado Plan Belgrano, la promesa de Cambiemos para revitalizar la infraestructura y las economías de las provincias del NOA y NEA. Días atrás los funcionarios anunciaron que se suspendió la construcción del puente Chaco-Corrientes, una obra de envergadura muy esperada en la zona. También quedaron en stand-by dos corredores viales que estaban previstos con modalidad PPP.

Desde la Unidad Belgrano destacaron en diálogo con LA NACIÓN que “en el norte están en ejecución 6000 kilómetros de caminos” y que se continuarán las obras en el Belgrano Cargas y las de saneamiento en el Impenetrable chaqueño y en Tucumán, Salta y Catamarca.

Desde esa área, que depende de la Jefatura de Gabinete, pujarán para conseguir los fondos para terminar el corredor bioceánico vial -que va de Chile a Brasil-, al que le faltan 150 kilómetros de pavimento en Salta.

Con el ajuste sobre los hombros, en el Gobierno ya agendaron una batería de actos inaugurales en obras. Durante los primeros días del año, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, tiene previsto exhibir los primeros movimientos de máquinas en las rutas nacionales 3 y 7, dos corredores viales que se harán con modalidad PPP y cuyos contratos se habían firmado en una primera etapa, antes de que se suspendiera esa iniciativa por la suba del riesgo país.

Para 2019, está previsto exhibir avances en rutas nacionales en Misiones, Córdoba, Río Negro y Entre Ríos, y la finalización de un tramo de la ruta 40 entre Mendoza y Malargüe. Dietrich también llegará a exhibir buena parte de las refacciones realizadas en la terminal de Ezeiza y en otra veintena de aeropuertos del interior antes del fin del mandato de Macri. Un abanico de anuncios en distintas provincias que le permitirán al Gobierno mostrarse en época electoral.

En el listado de “obras a inaugurar” del Ministerio el Interior, en tanto, figuran trabajos urbanos financiados por Nación para las ciudades de Salta, Paraná (Entre Ríos), Mendoza, La Quiaca (Jujuy), Corrientes, Concepción (Tucumán), Posadas (Misiones), Córdoba y Ushuaia (Tierra del Fuego). El año electoral incluso dará para inaugurar obras en 15 comunidades mapuches de Neuquén.

Desde Transporte, en tanto, aseguran que no discontinuarán los trámites preliminares de los proyectos PPP para mejorar los corredores viales y para la realización del tren norpatagónico, a la espera de que cambien los vientos de la economía. “Estamos haciendo los pasos previos; es posible que la macro mejore con el avance del año”, señalan. Una llama de ilusión en un año en el que, en palabras del Gobierno, “la campaña será la gestión”.

LA NACIÓN /

UNA TRISTE NOTICIA PARA EL DIPUTADO NEGRI Y EL BLOQUE DE LA UCR

El último día del año falleció la jefa de prensa de Mario Negri y del bloque de la UCR en Diputados

Hace un año Sandra Muratore viajaba sola para recorrer Europa. Pero en los últimos meses aguantó varias operaciones, estaba en la lista de trasplantes y a pesar de la pelea que dio, perdió la batalla contra el cáncer el último día del 2018.

La triste noticia de su fallecimiento la dio el diputado Mario Negri, jefe del bloque radical y del interbloque de Cambiemos con quien trabajó los últimos años. Fue también asesora de prensa del bloque radical durante mucho tiempo, trabajó con Ricardo Gil Lavedra y antes con Margarita Stolbizer.

“Con una enorme tristeza despido a Sandra Muratore. Con ella trabajamos juntos estos últimos años. Era una excelente profesional, la mejor jefa de prensa posible. Echaré de menos su apoyo y lealtad. Quienes la conocimos jamás la olvidaremos. Abrazo a su familia y amigos. QEPD” anunció Negri.

Similares palabras le dedicó Gil Lavedra: “Lamento mucho la partida de Sandra Muratore, gran profesional de la comunicación y de la prensa, además de excelente persona. Trabajamos juntos varios años y siempre actuó con dedicación, rigor y compromiso”.

“Vamos a extrañarla por siempre. Una gran compañera de trabajo y una excelente amiga nos ha dejado”, escribieron sus compañeros del bloque de la UCR.

Reconocida por su profesionalismo y su respuesta inmediata a los periodistas que la consultaban casi en forma permanente, legisladores y asesores se mostraron consternados ante Infobae por su partida.

Sandra Muratore pidió que no hubiera velorio, que sus restos sean cremados y sus cenizas esparcidas en el Tigre donde solía pasar los fines de semana.

INFOBAE /

LA CORTE, ANTE UN AÑO QUE AVIZORA VARIAS DECISIONES DE PESO
En 2019, además de jugar un rol especial como cada año electoral, la Corte debe resolver sobre varias causas clave, como ponerle límites a la prisión preventiva en casos de corrupción y a las penas domiciliarias aplicadas para casos de delitos de lesa humanidad.
Si bien ya es tiempo de feria judicial y el año formalmente empieza en la primera semana de marzo, cuando la Corte lo inaugura con un acto en el cuarto piso de los tribunales de Talcahuano, en el máximo tribunal ya delinean qué temas de relieve se tocarán en 2019.
Entre los casos a discutir, según adelantó La Nación, se encuentra el debate sobre los límites a la prisión preventiva para los casos de corrupción y las penas a represores.
Como sucedió en el final del año pasado, cuando establecieron un cronograma sobre Ganancias, Ley de Lemas, Jubilados y 2×1, los cinco jueces definirán una lista de causas sobre las que tienen que resolver en el primer semestre. Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz y Elena Highton de Nolasco serán los ministros que cubran la feria de verano.
La denominada doctrina “Irurzun”, que permitió encarcelar a ex funcionarios durante el año pasado, en el marco de la investigación denominada “los cuadernos de las coimas”, será revisada por el alto tribunal, que deberá definir si la respalda o no. El argumento del camarista de Casación, Martín Irurzun, es que por el poder que tenían esos ex funcionarios para influenciar testigos y entorpecer la investigación, podían tener recursos económicos para darse a la fuga.
A partir de esa decisión de la Justicia, fue que quedaron detenidos hombres clave de la gestión kirchnerista, como el ex secretario de Obras Públicas José López, el ex ministro de Planificación Julio De Vido, su ex segundo Roberto Baratta y hombres cercanos a la gestión como José María Olazagasti o Rafael Llorens, entre otros.
Luego de dictar un fallo en diciembre que desactivó el beneficio “2×1” para ex represores, que la misma Corte había avalado el año anterior y que derivó en su tratamiento legislativo, el máximo tribunal deberá definir acerca de la prisión domiciliaria en los casos de crímenes de lesa humanidad, un beneficio que se les negó a condenados por delitos de la última dictadura militar, y que se les concedió a acusados por cargos comunes.
Además, en el primer semestre podría salir la sentencia por el caso Farmacity para autorizar o denegar la apertura de locales en la provincia de Buenos Aires. El caso ya tuvo audiencias públicas.
Será 2019 el primer año completo en la gestión de Rosenkrantz, que asumió el 1° de octubre en reemplazo de Lorenzetti. A partir de ese cambio de funciones, la Corte entró en una fuerte interna política. Los últimos cuatro fallos resonantes que salieron desde Talcahuano se produjeron a partir de la mayoría conseguida por el terceto que componen Lorenzetti con Rosatti y Maqueda, definido en el sector como “la pata peronista” dentro del máximo tribunal.

EL CRONISTA /

2019 PERSPECTIVAS
LAS MUJERES GANARÁN PROTAGONISMO EN CAMBIEMOS
Acorde a los tiempos en los que el movimiento de mujeres quedó como protagonista en el terreno social y político, desde la alianza Cambiemos buscarán que las principales referentes de ese espacio ocupen un rol de mayor preponderancia en la contienda electoral. Las ministras Carolina Stanley, de Salud y Desarrollo Social; y Patricia Bullrich, de Seguridad, suenan como posibles candidatas a vice en la fórmula presidencial de 2019, sin embargo no está descartado que Gabriela Michetti termine una vez más en ese lugar. Con mandato hasta 2021 y la intención de jubilarse, resta saber qué papel jugará la dirigente de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, que se debate entre las críticas y el apoyo a sus socios de PRO. Sin duda, las mayores expectativas están puestas en la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, quien será clave para asegurarle al presidente Mauricio Macri un segundo mandato.
Como en muchas fuerzas políticas, en el ofi cialismo surgieron voces que acompañaron uno de los históricos reclamos del feminismo: la legalización del aborto.
La diputada nacional Silvia Lospennato se destacó tanto por ser una de las impulsoras del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo como por su discurso en el recinto el día de la votación.
La senadora Gladys González hizo lo propio cuando decidió cambiar su voto en favor de la iniciativa que contaba con media sanción de la Cámara Baja.
Si se tiene en cuenta que cuatro años atrás Macri aseveró que “a las mujeres les gustan los piropos aunque les digan ‘qué lindo culo que tenés’”, las posturas de Lospennato y González adquieren una mayor relevancia. Aún tras el pedido de disculpas por esos dichos, en 2017 el mandatario recortó el presupuesto destinado a los programas de prevención de violencia de género y asistencia a las víctimas.
Rápidamente, en 2018, empujados por los debates públicos anclados en la agenda de género, los principales asesores del mandatario vieron en las mujeres del Gabinete y Vidal el potencial para profundizar el cambio, en el terreno cultural, prometido a sus electores en 2015.
Desde la Casa Rosada aseguran que sí o sí el presidente buscará la reelección de la mano de una mujer. “Siempre eligió mujeres, en 2007 y 2011, como jefe de Gobierno porteño, y en 2015 a presidente. Ahora más que nunca va a ir por ese mismo camino”, apuntó un funcionario nacional. La gran duda es quién será esa mujer. Michetti no cuenta con demasiado apoyo dentro de Cambiemos, luego de varios desatinos, no obstante dentro de PRO algunos destacan su “fi delidad” como vice.
En caso de que Michetti no sea la elegida, las candidatas a integrar la fórmula presidencial son Stanley y Bullrich. La primera tiene más respaldo que la segunda.
Su llegada a los sectores más vulnerables y el vínculo que desarrolló en estos años con los movimientos sociales resultan imprescindibles para atraer votantes que históricamente se inclinaron por el peronismo. Sin embargo, en el Poder Ejecutivo nacional admiten que si el escenario económico es igual o peor que 2018, “será necesario poner el eje en otro tema, como el de la seguridad”. La ministra que propugna una mayor libertad en el uso de armas de las fuerzas policiales surge como una buena opción, según analizan en Balcarce 50.
Con un perfi l muy distinto y votos propios, Carrió es otra de las mujeres que en el entorno más cercano de Macri consideran fundamental para la campaña electoral. Aunque en principio no se postulará para ningún cargo, en el macrismo están quienes sostienen que es necesario contenerla dentro de Cambiemos para evitar que sus actuales críticas se potencien desde afuera. Otros, más agotados de los enojos de la diputada de la Coalición Cívica, afi rman que “si se va, no se pierde nada”.
Por el momento, Carrió se encargó de exhibir su malestar con PRO, incluido con Macri ûcon quien no habla hace tiempo-, pero también dejó en claro que no abandonará la alianza que tejió en 2015 con el macrismo y la UCR. En las últimas semanas, escogió mostrarse más cerca de Vidal y Stanley, más allá de algún encuentro o llamado telefónico con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien ya está planifi cando encuentros con la chaqueña a partir de febrero para discutir la estrategia electoral. Fuentes cercanas a la legisladora sostienen que entre sus proyectos está jubilarse y ponen en duda que vaya a avocarse a la campaña de Cambiemos.
Sin llegar a los niveles alcanzados con Carrió, en los últimos tiempos surgieron algunos cortocircuitos entre Vidal y el Gobierno nacional por las medidas económicas y los recortes en el Presupuesto 2019. Ambas decisiones perjudicaron a la gobernadora bonaerense, según evalúan sus asesores. “Bajó en las encuestas por la crisis económica y le quitaron recursos en un año electoral”, se queja un funcionario provincial. A su vez, su presencia resulta vital para asegurar un triunfo a Macri.
Desde ambos lados aseguran que recién entre febrero y marzo se defi nirá la ingeniería electoral de Cambiemos y se resolverá si se desdoblan las elecciones provinciales de las nacionales, algo que cada vez tiene menos apoyo dentro del gobierno de Macri.
Cada vez son más los que creen que la suerte del mandatario está atada a la de la gobernadora bonaerense y viceversa.

BAE /

LA MUERTE DEL EX CANCILLER: HABLÓ EL HERMANO DE TIMERMAN Y CONTÓ QUE “NUNCA SE ARREPINTIÓ” DEL PACTO CON IRÁN

El hermano del ex canciller Héctor Timerman –recientemente fallecido a la causa de un cáncer- dijo sentir “bronca” y estar “triste” por lo ocurrido en torno al caso AMIA y el Memorándum con Irán. “El estaba muy convencido de lo que había hecho, y que lo había hecho por la patria”, aseguró Javier Timerman.

“Más allá de la bronca, estoy muy triste por cómo se dio todo”, aseguró el hermano del ex funcionario del kirchnerismo en diálogo con El Destape Radio.

Al igual que la ex presidenta Cristina Kirchner, adjudicó su enfermedad a la causa por “traidor a la patria que enfrentaba ante la Justicia” por la firma del Memorándum con Irán. “Las injusticias tienen consecuencias muy grandes”, aseguró Timerman.

De todas maneras, contó que su hermano estaba seguro de lo que había hecho. “El estaba muy convencido de lo que había hecho, y que lo había hecho por la patria. Se sentía identificado con mi padre, que nunca se arrepintió de luchar contra la dictadura, y mi hermano tampoco se arrepintió”.

Además, aseguró que el ex funcionario “logró sus objetivos, que fueron conocer a su nieta y poder testificar en la causa”. “Murió en paz”, concluyó.

En una carta difundida por redes sociales, la familia Timerman había asegurado que “las falsas acusaciones en su contra le hirieron en el alma y en el cuerpo”, lo que acortó su “vida y le imposibilitó ver prevalecer a la Justicia”.

“No soy médico pero todos creemos que la angustia y todo lo que significó la infundada acusación tuvieron que ver con esto”, concluyó Javier Timerman y se refirió a la causa sobre encubrimiento de la AMIA como una “causa infame”.

En esa línea, la ex presidenta Cristina Kirchner había considerado que “la persecución judicial posterior, dirigida por el actual Gobierno y la insólita, aunque no inédita, calificación de traidores a la patria lo acabaron de demoler” a Héctor Timerman.

CLARÍN /

 

ECONOMÍA

GOBIERNO APUESTA A FUERO CONTENCIOSO PARA EVITAR LA RESTITUCIÓN DE FONDO SOJERO

El Gobierno intenta conjurar cualquier intento judicial que pueda revertir la quita del fondo sojero a través de los tribunales. Nucleados en la Federación Argentina de Municipios (FAM), un nutrido grupo de intendentes pejotistas habían reclamado a través de un amparo la restitución del Fondo Federal Solidario (FFS), que implicaba el giro a las provincias del 30% de la recaudación por los derechos de exportación a la soja. Emulando la estrategia de centralizar los reclamos que había implementado con éxito en el caso de los aumentos tarifarios, la Casa Rosada volvió a apostar a centralizar las acciones judiciales en el estratégico fuero Contencioso Administrativo Federal. Ya tuvo un guiño: a las demandas se les dio tratamiento de proceso ordinario, lo que extiende los tiempos de resolución y evita medidas cautelares que frenen la vigencia de la disposición. Horizonte de tranquilidad para la administración Macri en 2019.

La causa madre que aglutina a un centenar de municipios ante la exigencia de restituir el FFS es la que planteó la FAM directamente ante el fuero Contencioso Administrativo Federal. Encabezados por la intendenta de La Matanza Verónica Magario, sumaron adhesiones de municipios de todo el país pertenecientes a las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, San Luis, Santa Fe, Santiago del Estero, San Juan, Misiones, Corrientes, Formosa, Chaco, La Pampa, Buenos Aires, Río Negro, y Tierra del Fuego. Materializaron un hecho político, una foto en la puerta de Balcarce 50 y una acción judicial. Pero tras ese expediente hubo múltiples presentaciones de otros municipios ante los juzgados federales según su competencia territorial. Antes de que esos casos prosperen, el Gobierno se presentó en cada uno de esos juzgados a pedir la inhibitoria de los magistrados. No con un llamado para que se agrupen detrás de la FAM, sino para que realicen los planteos ante el fuero Contencioso Administrativo Federal de la Capital Federal. La modalidad es idéntica a la estrategia de “escudo anticautelares” que diseñó la Procuración Nacional del Tesoro para los litigios por los aumentos del gas. Hasta ahora, la táctica escogida por Bernardo Saravia Frías se comprobó exitosa: más allá del revés de la Corte en 2016, las acciones colectivas surgidas de los subsiguientes aumentos no tuvieron consecuencias. Y hasta logró evitar medidas impuestas directamente a las empresas por los cortes de servicio con la orden de centralizar todo en tribunales metropolitanos. A nadie escapa que el Gobierno tiene en sus manos la renovación del 50% de los tribunales contenciosos de primera instancia, como reveló Ámbito Financiero, donde ya logró completar cuatro de las seis sillas en juego.

La FAM había solicitado un amparo pero la Justicia (en conformidad con el fiscal) decidió que sea un proceso ordinario “teniendo en cuenta la naturaleza de la cuestión planteada”. Se trata ahora de un “proceso de conocimiento” en lugar de un amparo, con tiempos más exiguos. El Estado se presentó en el caso que intentó la municipalidad de Villa Gesell contra el Decreto N°756/2018 y solicitó la “conexidad” con la causa principal. Los tiempos ya son laxos: la mayoría comenzó a mediados de septiembre, apenas el DNU fue publicado en el Boletín Oficial y registran magros avances. Las municipalidades de Villarino, Zárate, Mercedes, El Carmen, Merlo, Resistencia son algunos de los distritos que de manera silvestre fueron por fuera de la presentación de la FAM y que por ahora están en el limbo de unificarse o terminar diversificados pero en los tribunales contenciosos de la Capital.

La municipalidad de Villa Gesell apostó a los tribunales federales de Dolores pero se encontró con un revés de orden técnico: el juez Alejo Ramos Padilla denegó la medida porque adujo que los beneficiarios del fondo de la soja eran las provincias y no los municipios, y que sólo las primeras estaban legitimadas para reclamar su restitución. Parte del FFS creado durante el kirchnerismo dividía los fondos destinados a obras en provincias y municipios. Por eso el Gobierno se apuró en decretar que compensaría con $4125 millones el cese del Fondo Sojero. El conflicto de fondo, según la demanda, significó una pérdida de $ 10 mil millones para 2018 y de $41 mil millones para este año. Con lo que la compensación no alcanzaría a cubrir el 10% de esa cifra. El Gobierno estimó la cifra en $26 mil millones antes de la devaluación.

La presentación original solicitaba “la remoción de la norma inválida por contradecir prescripciones constitucionales a fin de que no se afecten los recursos de las municipalidades, declarando la vigencia de las normas creadas por el Decreto N° 206/2009 y las obligaciones asumidas en esa norma de rango legal por el Gobierno y en la ley 27.431 de Presupuesto para el año 2018” y que el Estado sea condenado a girar los fondos comprometidos. Al no tramitarse como amparo la declaración de inconstitucionalidad quedó en un limbo. “La decisión del Congreso expresada hace escasos ocho meses fue la de mantener el Fondo Solidario”, indicó la demanda que encabezó Magario, en referencia a la ley presupuestaria del año pasado. Y calificó al decreto como “un acto antidemocrático, antifederal y autoritario”, además de inconstitucional por no haber motivos “ni de necesidad ni de urgencia” para su dictado.

Obviamente, todas las actuaciones sufrirán el parate de la feria judicial de enero, por lo que la definición se estirará entrado el año que comienza.

ÁMBITO FINANCIERO /

MALESTAR ENTRE LOS INDUSTRIALES POR LA FALTA DE RESPUESTA OFICIAL

Si bien nunca fue buena, la relación entre el gobierno de Mauricio Macri y la la Unión Industrial Argentina (UIA), que preside Miguel Acevedo, comenzó a enrarecerse en las últimas semanas por la falta de respuesta de la Casa Rosada a un plan de 35 medidas que pidieron los industriales para reactivar a la industria y especialmente a las pymes. Eso profundizó el fuerte malestar del sector manufacturero.

Según altas fuentes de la UIA, el ministro de Producción, Dante Sica, tiene intenciones de tomar medidas paliativas para frenar el retroceso del sector, pero no puede vencer las resistencias del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

En la Casa Rosada confiaron a LA NACIÓN que el paquete de 35 medidas propuestas por la UIA fue girado a distintas áreas para ser estudiado, con las restricciones que impone el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Los industriales esperan un llamado y Sica no respondió a este diario sobre ese plan.

“Seguimos muy pesimistas. El Gobierno, después de 3 años, sigue pensando que la inflación es solo un tema monetario”, dijo un directivo de la central fabril. El sector enfrenta una alta presión tributaria, tasas de interés del 60% y riesgo país por encima de 800 puntos.

Además de esas pésimas condiciones macroeconómicas para invertir, la polarización fogoneada por el Gobierno para que crezcan Mauricio Macri y la expresidenta Cristina Kirchner con miras a las elecciones presidenciales de 2019 también desalienta nuevos negocios.

“La polarización le puede servir a Jaime Duran Barba, pero no nos sirve a nosotros”, dijo un directivo de diálogo fluido con Miguel Acevedo. El titular de la UIA les recrimina a los funcionarios de Macri, en diálogos tensos, que son “voluntaristas”, que están “sentados en los escritorios y no conocen la calle ni tienen un panorama de la realidad”.

La recesión fue de 4% en octubre interanual, con siete meses consecutivos de caída, según el Indec. Y en lo que va del año, acumuló una retracción del 1,7% por la corrida cambiaria, la devaluación y la inflación, con caída del consumo y de las inversiones.

Según un informe de la UIA, la producción industrial en 2018 se contraerá 2,3% en el país, pese a que a nivel mundial crecerá 3,9%. Para buscar la reactivación, la UIA trabajó en seis ejes de propuestas con modificaciones en la reglamentación actual de la ley pyme, aspectos financieros, tributarios, potenciación del mercado interno, exportaciones y el costo de la energía.

Según fuentes industriales, Acevedo tuvo diálogos infructuosos con el jefe de Gabinete, que le aseguró que los bancos le garantizaron el financiamiento a las pymes, y con el ministro Dujovne, que desestimó la importancia de las economías regionales cuando el titular de la UIA le pidió revocar la suspensión del decreto 814/01 que beneficia a las pymes del interior en el pago de las cargas laborales.

“Hay voluntarismo, pero falta instrumentar medidas para conseguir los objetivos que se plantean”, aseguró un miembro de la UIA, quien consideró que “Macri no entiende a la industria”, y ponderó el “excelente diálogo” con el ministro Dante Sica, aunque lamentó que “no lo escuchan”.

“Ellos creen que todo se resume en contraer la base monetaria y lo atacan por el lado de la tasa de interés. Qué diferencia hay entre Guido Sandleris y Federico Sturzenegger en el Banco Central… No vemos ninguna diferencia”, señalaron otros directivos industriales.

En la UIA, sostienen que la caída de 70.000 empleos en octubre frente al mismo mes de 2017 revela que las inversiones y la actividad económica se resienten con la actual tasa de interés y presión tributaria. El gobierno de Macri decidió combatir la inflación con una contracción monetaria, pero aun así no la contiene. “En algún momento vas a tener tanto impuesto que ya no vas a tener recaudación. La industria formal compite con el otro tercio en negro”, se quejó un directivo de una gran empresa exportadora.

“Esa presión la tenés en los que están en blanco. El acuerdo con el FMI significó más presión tributaria sobre el mismo sector que tributa, ajuste sobre ingresos y no sobre gastos”, agregó en su catarsis.

“Todos los funcionarios están sentados en su escritorio sin ver la realidad del día a día. Cómo un país deudor que necesita fondos pudo hacer el disparate de haber puesto impuesto a la renta financiera. Necesitás plata y le pones impuestos”, se indignó otro ejecutivo.

Sica les adelantó a los industriales que en el segundo trimestre de 2019 la economía comenzará a revertir su caída. Pero en la UIA consideran que el pronóstico es “voluntarismo puro”, porque no visualizan los motores de ese crecimiento, más allá de una buena cosecha o el turismo.

“No están siguiendo la calle, sino más en el escritorio y toman medidas que agravan la recesión”, se sinceró un dirigente industrial. “Quién te va a poner un peso si en la política la tenés a Cristina”, agregó en referencia a las encuestas. “Hay que bajar algunos impuestos para nuevos emprendimientos. Dar algún incentivo a lo que hoy no existe, hacia adelante”, señalan, sin demasiada esperanza en la recepción del mensaje.

LA NACIÓN /

EN EL PRIMER SEMESTRE SE CONCENTRAN LAS SUBAS EN LOS SERVICIOS DE ENTRE 35% Y 55%

El año no tendrá un comienzo tranquilo en materia de subas de servicios. Arrancará con aumentos en las tarifas de agua (48,6%), transporte (40%), luz (55%) y gas (35%), concentrados en el primer semestre. También se sumarán los incrementos en prepagas, peajes, ABL y otros servicios que tendrán un impacto en el bolsillo.

El primer aumento comenzó a regir desde ayer, con una suba del 17% en el servicio de agua y cloacas, en compensación por la disparada de la inflación del año pasado. Pero no se trata de la última alza. En mayo, se le sumará un segundo aumento del 27% que, según las estimaciones de AySA, será el único hasta mayo de 2020. Por lo tanto, el incremento acumulado del servicio de agua en 2019 será del 48,6%, mayor a la inflación estimada por el Gobierno, del 23%.

En apenas 10 días también será el turno de los aumentos en el transporte público. Según lo anunciado por la cartera que conduce Guillermo Dietrich la semana pasada, el colectivo subirá $2 para la tarifa mínima, que pasará de los actuales $13 a $15 el sábado 12. Luego habrá dos aumentos más de $1,50 en febrero y en marzo, hasta llegar a los $18 para el trayecto mínimo de tres kilómetros.

El mes comenzó con el alza en la tarifa de agua; en los próximos días seguirán los incrementos en el transporte, los peajes y el ABL Fuente: Archivo

El boleto con tarifa social, que implica un descuento del 55% para los beneficiarios, pasará de los actuales $5,85 a $8,10, también de manera gradual, para el trayecto más corto; mientras que el tramo más largo (de 27 kilómetros o más) pasará de valer los actuales $7,43 a $10,35 en marzo.

El subte, por otra parte, subirá $1 en enero y otro en febrero. Luego tendrá nuevos aumentos de $2,50 en marzo y de $2 en abril. Por lo que el pasaje que hoy vale $14,50 pasará a costar: $15,50 este mes; $16,50 el próximo; $19 en marzo, y $21 en abril.

Los incrementos en los boletos de los trenes serán distintos según el ramal. Mitre, Sarmiento y San Martín mostrarán alzas este mes y el próximo de $1,25 y de $1 en marzo. En cuanto a los trenes Roca, Belgrano Sur y Urquiza, los incrementos en los siguientes tres meses serán de $0,75. El Belgrano Norte, asimismo, aumentará $1 este mes y $0,50 en febrero y marzo.

En el segundo mes del año llegará el turno también del aumento fuerte en la tarifa de luz, que subirá un 26%. Luego, en marzo, las boletas de Edenor y Edesur subirán otro 14%, mientras que en mayo y agosto habrá dos aumentos más del 4%. En total, las tarifas de electricidad tendrán un incremento promedio del 55% en el año.

La boleta de gas, por otro lado, sufrirá una variación de aproximadamente 35% a partir de abril, según cálculos oficiales. Para confirmar el incremento faltará saber qué precio de gas saldrá de las licitaciones a las que convocará la Secretaría de Energía el próximo mes.

En el caso de las naftas, la variación de precios depende principalmente de dos variables: el tipo de cambio y la cotización internacional del barril del petróleo. Por el lado del dólar, la divisa se mantuvo estable en los último tres meses. El precio internacional del barril del petróleo, en tanto, se derrumbó casi 30 dólares en el mismo período, por lo que el Gobierno prevé que podría haber otra baja en el precio de las naftas.

Si bien mañana habrá una audiencia pública para determinar las nuevas tarifas en los peajes de las autopistas 25 de Mayo, Perito Moreno e Illia, los nuevos cuadros tarifarios ya están publicados y los aumentos son del 35%.

En la 25 de Mayo y Perito Moreno, los automovilistas pasarán a pagar $60 en horario no pico y $85 en las horas de mayor congestión. En la Illia, por otro lado, el peaje pasará de $19 a $25 (31,5%) en las horas no pico y de $28 a $35 (25%) en horario pico. Las subas más fuertes, sin embargo, la tendrán los motociclistas, que deberán abonar un alza del 66,6%: en la 25 de Mayo y Perito Moreno, las tarifas pasarán de $17 a $25 (47%) y de $28 a $40 (42%), dependiendo de la franja horaria; en la Illia, los valores subirán de $9 a $15 (66,6%) y de $11 a $18 (63%).

En el caso del Acceso Norte (Autopistas del Sol), las tarifas en hora de mayor congestión para los vehículos livianos pasarán de $45 a $60 en el primer peaje (Debenedetti y Márquez), de $50 a $65 en el segundo (Tigre) y de $55 a $75 en el tercero (Campana y Pilar). El horario comprendido por estas tarifas es de lunes a viernes de 6 a 10 y de 16 a 20 horas.

En tanto, para el Acceso Oeste (Grupo Concesionario del Oeste), las tarifas en todas las estaciones de peaje subirán un 30% y pasarán de $50 a $65 en la hora pico.

Por otro lado, quienes residen en la ciudad de Buenos Aires recibirán las facturas correspondientes al impuesto residencial con ajustes por inflación. Según lo definió el gobierno porteño, la suba promedio del ABL será del 34%, con un techo del 38%.

Asimismo, el parquímetro en la ciudad aumentará también un 50%. De esta manera, estacionar los días hábiles de 8 a 20 horas y los sábados de 8 a 13 horas pasará de costar $10 a $15 la hora de estacionamiento.

En febrero será el turno también de una nueva suba del 5% en las empresas de medicina privada, que corresponde al período de 12 meses que se inició en marzo de 2017. El ciclo finalizará con cinco aumentos (en junio, del 7,5%; agosto, del 7,5%; en octubre, del 8%, y en diciembre, del 8,5%). Por lo tanto, acumularán un incremento interanual del 42,2%.

Finalmente, mirar los partidos del fútbol argentino también será más caro. El precio del abono mensual sube un 20%, y pasa de $375 a $450. Con este incremento, el alza acumulada en 2018 fue del 50%. El pack había sido lanzado a fines de 2017 con un precio de $300. Luego subió a $330 en marzo y a $375 en agosto pasado.

LA NACIÓN /

 

NOTAS DE OPINIÓN:

EL USO POLÍTICO DE UNA MUERTE

Por Joaquín Morales Solá

LA NACIÓN /

En medio de la tragedia que significa el fin de una vida, la muerte del ex canciller Héctor Timerman desnudó al cristinismo tal como es. Casi todas sus expresiones descuidaron la estrategia nueva, que consiste en mostrar a una Cristina Kirchner buena y tolerante, para mostrar un espacio político dedicado a odiar y con hambre de venganza. Ninguno de los cristinistas que se manifestaron en público dejaron de señalar que Timerman había muerto como consecuencia de la persecución judicial y política por el memorándum con Irán.

La primera en hacerlo fue la propia Cristina, que luego fue seguida por dirigentes importantes de su partido, por periodistas militantes o por simples simpatizantes. Aníbal Fernández fue, como de costumbre, el más explícito: “Los h… de p… que te lastimaron sin razón pagarán por ello”, amenazó, dirigiéndose a un Timerman que ya no estaba. No faltó entre los muchos tuits cristinistas la implacable advertencia de que no habrá “ni olvido ni perdón” para los supuestos culpables de la enfermedad de Timerman.

Timerman se enfermó de cáncer de hígado (uno de los más letales) durante la presidencia de Cristina Kirchner. Tuvo una efímera recuperación en los últimos meses del mandato de la expresidenta, pero recayó un mes después de dejar el gobierno, en enero de 2016. Cristina Kirchner dijo en su página en Facebook que el excanciller “se enfermó por el ataque que sufrimos por el memorándum con Irán” y descartó de plano que su vida haya terminado “por los infortunios de la vida misma y sus enfermedades terribles”.

Autorreferencial como siempre, no se privó de señalar a la comunidad judía argentina por esos ataques contra ella y Timerman. La comunidad judía fue, en efecto, la que mantuvo vivo ante la Justicia el planteo de inconstitucionalidad del acuerdo con Irán, hasta que finalmente fue declarado inconstitucional.

Pero ¿por qué atribuir a la comunidad judía o a los políticos y la prensa crítica de ese memorándum la culpa de una muerte? ¿Qué pruebas existen, más allá de la conjetura revanchista o de la inferencia pseudocientífica? ¿O todos debían callar ante una de las decisiones más disruptivas que tomó Cristina Kirchner, para que nadie se enferme eventualmente?

¿No se estaba hablando, acaso, de qué hacer con el atentado más criminal que se perpetró en territorio argentino y que dejó 85 muertos (86, si se cuenta la muerte violenta del fiscal Alberto Nisman)? ¿No es esa inculpación arbitraria otro intento de censura del pensamiento crítico?

La firma de ese acuerdo fue una decisión política: ¿es, como tal, justiciable o no? La respuesta la tendrá en su momento la Corte Suprema de Justicia, la última instancia judicial con facultades para establecer si una decisión política fue un delito penal o solo una decisión del Poder Ejecutivo, que, aunque mala, no debe ser juzgada por los jueces.

Si Timerman defendió con pasión sus posiciones, que lo hizo, también los otros tienen derecho a poner el mismo entusiasmo en la defensa de sus criterios. No puede ser que la opción sea la verdad del cristinismo o el silencio, sobre todo en un asunto que hiere la sensibilidad de muchos argentinos. La diferencia que marcó Timerman, no menor en el ámbito en que desplegó su función pública, es que no tuvo ninguna causa judicial por corrupción. No apareció en los cuadernos de Oscar Centeno ni en los papeles de ningún juez que investiga hechos de corrupción.

Cristina Kirchner debería explicar, en todo caso, por qué descuidó tanto a quien fue su canciller durante cinco años. Una sola vez se interesó por su salud, pero nunca fue a visitarlo a su casa o en los sanatorios donde estuvo internado. Una carta en Facebook cuando ya la muerte ha sucedido no enmienda el olvido anterior. Esas reflexiones en Facebook se parecen más a una rendición de cuentas con su oposición, con la prensa crítica y con la comunidad judía; es decir, con los críticos de su decisión de acordar con Irán. La muerte de Timerman fue solo una excusa, un vector de palabras que se refieren a ella más que a Timerman.

Timerman le fue ciegamente leal. Cambió mucho por eso. Cuando en 2007 se fue como embajador a Washington, poco después de que Cristina Kirchner cargara públicamente contra el gobierno de Barack Obama por la valija de Antonini Wilson (que ella adjudicó a una operación de la CIA), Timerman le dijo a quien esto escribe que él era un “constructor de puentes” y que su prioridad sería restablecer la normalidad en las relaciones entre los dos países.

Esos conceptos se los había dicho antes al entonces embajador norteamericano Earl Wayne, según contó. Varios años después terminaría, ya como canciller, decomisando un avión norteamericano que había llegado por un acuerdo de cooperación policial con la entonces ministra de Seguridad, Nilda Garré. Semejante salto lo había dado cautivado por el liderazgo y la retórica de Cristina, lealtad que esta no recordó en los años de la cruel y larga agonía de Timerman.

La acusación de que se trató de una persecución de Macri ignora alguna información sobre las relaciones humanas. Típico de Cristina: a ella le importan solo sus hiperbólicas deducciones sobre los grandes acontecimientos y jamás se detiene en las personas concretas.

Los Macri y los Timerman fueron vecinos en los años 70. Vivieron en el mismo edificio porteño de Posadas y Ayacucho. Si bien los padres, Jacobo y Franco, no tuvieron relación entre ellos, los hijos sí la tuvieron. Tal vez por eso Mauricio Macri se ocupó personalmente de que la cancillería argentina tramitara una visa humanitaria en los Estados Unidos para Timerman cuando este decidió hacerse un tratamiento experimental en Nueva York.

Los Estados Unidos le habían retirado la visa a Timerman porque estaba sometido a un proceso penal en su país. Macri ha intercambiado también algunos mensajes con el único hermano vivo que le queda a Timerman, Javier, un ejecutivo de fondos de inversión que vivió casi toda su vida en Nueva York. Javier Timerman se instaló en Buenos Aires recientemente para acompañar a su hermano en los últimos meses de vida y se hizo cargo de la oficina local de un fondo de inversión. El tercer hijo de Jacobo Timerman, Daniel, murió también en 2018, en Israel.

La conclusión de lo que pasó con una muerte, injusta como toda muerte temprana, es que el cristinismo no ha cambiado. Esa mujer consensual, dialoguista, pacífica y hasta receptiva a las críticas que dibujan sus viejos o nuevos voceros no es Cristina. Cristina es la misma Cristina de siempre. Nadie cambia a los 65 años. Ella sigue siendo la misma persona rencorosa y vengativa, capaz de imponer el miedo a su alrededor y también más allá. Todo lo demás es estrategia electoral.

Sucedió en 2007, cuando también el gobierno del propio Néstor Kirchner prometió una presidenta mucho mejor que él. Abierta a las relaciones exteriores y a la comprensión de los problemas de la economía real. Un año después de asumir, les declaró una guerra interminable a los productores agropecuarios, que ella perdió. Finalizó sus dos mandatos abrazada a Hugo Chávez y al régimen teocrático de Irán.

En las vísperas de las elecciones de 2011, cuando la reeligieron, también la estrategia oficial describió a una persona buena y pacífica. Semanas después de ganar, le colocó un cepo al dólar, decisión que nunca había anunciado en la campaña electoral, y le declaró la guerra a la independencia de la Justicia y de la prensa. La Cristina que se presentaría como candidata a la presidencia el año que comenzó no será mejor que la que conocemos. Será ella, otra vez, cavando una fisura incurable entre sus seguidores y sus detractores.

LA NACIÓN /

MACRI, AUSENTE POR VACACIONES

Por Ricardo Roa

CLARÍN /

Pocas veces tan cercana para nosotros la asunción de un presidente extranjero. Y no por geografía sino más bien por las expectativas y por los interrogantes  que junto con el año abre Bolsonaro en Brasil. Macri, de vacaciones, decidió no asistir aunque encabeza desde diciembre el debilitado Mercosur.

Sólo él sabe por qué prefirió seguir descansando este primero de enero, la incómoda fecha que fija la constitución brasileña para que asuman los presidentes. Fue un error: Brasil es la mayor economía de América Latina y nuestro socio principal. Llegaron a Brasilia los jefes de la mayoría de los países de la región, ninguno temeroso de aparecer contagiado del derechismo de Bolsonaro. Macri, en año electoral, tal vez lo tema.

Asistencias, faltazos y no invitados mandaron una señal. Dijeron presente los de izquierda como el boliviano Morales, principal proveedor del gas natural que abastece al complejo industrial de San Pablo y el uruguayo Vázquez. También Duque, de Colombia, el chileno Piñera, el paraguayo Benítez y el peruano Vizcarra. La presencia de los ultras, Cuba y Venezuela, estuvo vetada. Para esos gobiernos Bolsonaro no ahorró delicadeza diplomática alguna en su campaña.

Además del propio capitán retirado y de sus tres hijos políticos, una de las estrellas de la ceremonia fue el primer ministro israelí Netanyahu, quien ensaya con Bolsonaro una amplia alianza que incluiría llevar tecnología israelí al árido nordeste, la región más pobre de Brasil, para irrigarla con agua de mar desalinizada. Ya sobran conflictos por esa relación: siguiendo los pasos de Trump, Bolsonaro anticipó llevar a Jerusalén su embajada y Netanyahu se lo recordó horas atrás. Ahora tiene que aguantar a los árabes que son grandes compradores de carne brasileña y a la industria frigorífica, un sostén de Bolsonaro. Un hijo de Bolsonaro es amigo del yerno de Trump con negocios y vínculos con Israel y otro anda flojo de papeles: su chofer está sospechado de ilícitos en la legislatura de Río.

Más inusual fue la presencia del premier de Hungría, Viktor Orban, lejano de Brasil por mapa y por volumen de contactos. Es primer ministro de un gobierno que hizo de la palabra inmigrante un insulto. Aplasta libertades democráticas con bastante beneplácito interno y declara que otro xenófobo como el italiano Salvini es su héroe. Un progre.

Bolsonaro representa el nacionalismo que también representan Trump, Netanyahu y Orban en sus países. Hay un cambio radical de rumbo en Brasil. Por lo que Bolsonaro promete y porque ese cambio fue decidido por un balotaje arrasador. Bolsonaro no ganó por sí solo: galopó sobre una ola de repudio popular a la política y especialmente al populismo de izquierda que gobernó entre 2003 y 2016 y terminó envuelto en un gigantesco escándalo de corrupción como acá el kirchnerismo.

El cambio de rumbo incluye el rechazo a la globalización, que capitanea Trump. Con esa visión proamericana, Bolsonaro enfrenta a China, el gran cliente de Brasil. En el calor de la campaña, se le fue la boca. Dijo: “China no quiere comprar productos, quiere comprar Brasil”. Eso fue con Trump en alza. El Global Times, que habla por Beijing, le contestó: “Si no se corrige, pagará caro”.

Los discursos inaugurales son siempre burocráticos. Casi siempre, habría que decir. En el primero que dio, Bolsonaro nombró seis veces a Dios y siete veces lo nombró en el segundo, al recibir la banda presidencial. Un Bolsonaro auténtico. Reivindicó la libertad de defenderse con armas, exaltó a la Policía y a las Fuerzas Armadas y dijo que “la bandera de Brasil nunca será roja” y que está dispuesto a “derramar sangre si fuera necesario para que siga siendo verde y amarilla”. Que combatirá la ideología de género y que su mandato es “el inicio de la liberación de Brasil del socialismo y de lo políticamente correcto”.

El espíritu de lo que empieza en Brasil ya tiene características definidas. El nuevo canciller, Ernesto Araújo, dice que fue la divina providencia la que alineó las ideas del gurú del nuevo presidente y astrólogo Olavo de Carvalho con “la determinación y el patriotismo de Jair Bolsonaro” para acabar con el régimen “corrupto y ateo” que caracterizó a Brasil desde el fin de la dictadura y que tuvo su auge con las gestiones del PT. “Dios está de vuelta y la Nación está de vuelta: una Nación con Dios”, escribió Araújo, diplomático de carrera y uno de los más polémicos del Gabinete.

Otro es Ricardo Vélez Rodríguez, filósofo colombiano naturalizado brasileño que asumió en Educación luego de enseñar en la escuela del Estado Mayor del Ejército. Es un enemigo de discutir cuestiones de género en las aulas y cree que las universidades públicas son rehenes de un adoctrinamiento de cuño marxista. Otro avanzado.

El gabinete es un mosaico de 22 ministros que tendrá que mostrar que no se le aflojan las baldosas más rápido que pronto. Una de ellas es la pastora y abogada Damares Alves, predicadora que declaró haber sido violada en su infancia y que se salvó de los abusos a los que era sometida tras ver a Jesús en un árbol de guayabas. Damares asumió como ministra de Mujeres, Familia y Derechos Humanos y, obvio, se declaró en contra de la educación sexual en las escuelas.

Los superpoderosos de ese elenco serán el ex juez Sergio Moro, ministro de Justicia que comandará la Policía Federal y el ministro de Economía Paulo Guedes, un Chicago Boy con Chicago Boys amigos de los que asesoraron a Pinochet. En síntesis: un amigo de los mercados. Para la izquierda Guedes es simplemente un neoliberal, que es el peor insulto. Pero el liberalismo antiglobalización es una contradicción. Súper ministro, súper interrogante.

Otro súper interrogante: cómo se dará o no se dará la convivencia entre Guedes y el grupo de generales que rodea a Bolsonaro, de orientación nacionalista y desarrollista. Las Fuerzas Armadas son uno de los tres soportes corporativos del presidente. Los otros: el mundo rural y el mundo de las iglesias cristianas. No hay huellas del Brasil moderno ahí: el mundo de la burguesía industrial. Tampoco hay alianzas de clase. Existe una transversalidad que suma a sectores bajos y medios y donde la seguridad es el adhesivo. Brasil votó fuerte contra la corrupción y votó fuerte contra la inseguridad.

En condiciones normales se abriría una ventana de oportunidades para una buena diplomacia argentina. Una región populista de derecha más izquierda y una región moderada. Si a Bolsonaro se le va la mano como habla, Brasil puede dejar vacante un espacio de racionalidad y de vínculos con todos. Macri debió haber ido. Aunque haya hecho compromiso para viajar en unos días, la imagen es de ninguneo porque refleja la idea de no interrumpir sus vacaciones en el sur.

CLARÍN /

GANARÁ QUIEN LOGRE SUPERAR LA LÓGICA DE LOS DOS BANDOS

Por Julio Bárbaro – dirigente histórico del peronismo

CLARÍN /

Los augurios se transforman en un ritual complejo cuando la crisis ocupa el lugar de la bonanza y a veces necesitan justificaciones. Para el que sufre no alcanza con el deseo de un buen mañana, corre el riesgo de convertirse en una muletilla, y hasta una posible afrenta que, al ignorar su situación, puede volverse agresión.

Nos toca vivir tiempos difíciles y hasta el momento no logramos estar a la altura del desafío, al menos la dirigencia, aquellos que ocupan la sala de mandos enfrentando la dura tormenta. Y la mar no calma sus furias mientras demasiados ciudadanos transitan entre el miedo y la desesperanza.

En ese escenario ¿qué podemos esperar del año que se inicia? Sin hacer obligatorio al optimismo, es un año que puede albergar esperanzas fundadas o, al menos compartiendo cartel con las opciones de fracaso.

La idea que concibe el esfuerzo del ajuste como imprescindible no es compartida por la mayoría de la población. Por el contrario, se soporta la crisis sólo como expresión del error y el fracaso gubernamental. El salto del dólar dividió las aguas y mostró que la estabilidad de la moneda había quedado fuera el control del Gobierno. De allí en más, las propuestas económicas tomaron un valor relativo, la pobreza y la deuda desarrollaron su camino en paralelo.

Hay una política para el espacio de los fanáticos; esos no necesitan de los datos de la realidad, viven en la ceguera que engendra el sectarismo. También existe un lugar decisivo que marca la adhesión del votante libre, aquel que juzga las decisiones por sus resultados.

El gobierno anterior y el actual centran sus objetivos en confrontar. En rigor, parasitan la grieta como principal sostén de sus propuestas. Por ahora, nuestra sociedad no llega a ser nación en la misma medida que no logramos instalar la pertenencia colectiva por encima de las diferencias. El patriotismo es una pasión ausente, el amor a la identidad compartida es débil frente a las diferencias, y los gobiernos viven como éxitos la imposición de nuevas razones para dividir.

El año que se inicia puede profundizar esa grieta y continuar nuestra decadencia, o romper el maleficio incorporando un candidato dialoguista en cada uno de los sectores. No soy un utópico soñador, hay datos que permiten ilusionarse, es posible que en ambos bandos la cordura termine derrocando a la demencia.

Dos bandos que confrontan sabiendo que todo triunfo es circunstancial, que pueden ganar batallas pero no la guerra y que sólo el encuentro nos devolvería al lugar de nación, de esa razón de ser que poseen los países hermanos y que mientras no arribemos a ella seguiremos envidiando sus logros.

Los que se fueron luchaban por diferenciarse con veleidades progresistas; los actuales lo hacen a favor de la desigualdad.

Las encuestas se convirtieron en oscuros manejos del colectivo social; todo para demostrar que hasta el empobrecimiento puede ser disimulado por las tecnologías de los expertos en comunicación. Populismo y neoliberalismo son las etiquetas que imponemos al enemigo, definen nuestros prejuicios sin imaginar nuestras propuestas.

Somos dos grandes bandos, ambos conducidos por sus halcones, lo cual no nos permite salir de la decadencia. Ni Cristina puede contener al peronismo ni Macri expresar la nueva política. Ambos eligieron la simplicidad de ser “Jefes de bandos”, necesitamos que ambos salgan de escena.

Aquel sector de la grieta que primero imponga un pacificador será el seguro ganador de la elección y el elegido para construir el nuevo proyecto de sociedad. Sabemos qué es lo que necesitamos superar pero todavía ignoramos quién nos sacará de la crisis. Necesitamos que la paz se imponga en las próximas elecciones; de lo contrario será inmenso el daño que debamos sufrir. Apostemos al triunfo de la cordura en ambos bandos, ya es hora de que así sea.

CLARÍN /

UN AÑO ELECTORAL, CON LA ECONOMÍA SUJETA A LAS FLUCTUACIONES FINANCIERAS

Por Fernando R. Marengo – economista – .

CLARÍN

El 2018 quedará en los libros de historia como un año más entre tantos otros de deterioro económico. El PBI habrá caído algo más que 2%, y la tasa de inflación superará el 45% (la más alta luego de la hiperinflación de comienzos de los noventa). Así, el país quedará nuevamente al límite de acumular una segunda “década perdida”.

Posiblemente pasen más desapercibidas las perspectivas positivas que había cuando arrancó ese año. A fines del 2017 Argentina crecía a un ritmo superior al 4 %, y gracias a ello en el segundo trimestre del 2018 se alcanzó el nivel de producción total más alto en toda la historia (aunque en términos per cápita todavía estaba lejos del máximo alcanzado en 2011).

¿Qué fue lo que nos llevó una vez más de la “ilusión al desencanto”, parafraseando a un muy buen libro de historia económica?

A pesar de las buenas perspectivas, el gran desafío del año 2018 era el sector externo. Como la demanda doméstica crecía a un ritmo superior al de la producción, el déficit de la cuenta corriente se acrecentaba. Esta dinámica se vio profundizada por el fuerte impacto de la sequía sobre el sector agropecuario que lastimó la producción y el ingreso de divisas. A igual nivel de gasto, el menor ingreso requería un mayor financiamiento externo.

A este contexto se le sumaron factores externos y domésticos que terminaron de conjugar la actual crisis. Desde fines de 2017 la suba de la tasa de interés internacional, la apreciación del dólar y la caída del precio de las materias primas, endurecieron el contexto internacional y redujeron la capacidad de endeudamiento de Argentina.

En el plano doméstico también hemos cometido errores severos: se despertaron dudas sobre la gobernabilidad y la independencia del BCRA cuando se implementaron cambios en la fórmula del ajuste previsional y en las metas de inflación; las peleas dentro de la coalición gobernante dejaron en evidencia que no había un consenso generalizado sobre la política tarifaria y ni siquiera sobre la necesidad de reducir los subsidios; se impuso un impuesto a la renta financiera que en la práctica representaba un cambio en las reglas de juego; y el BCRA, que primero había llevado su balance a un frágil equilibrio entre activos y pasivos, luego tuvo un comportamiento errático de intervención en el mercado de cambios cuando comenzó la corrida.

Concretamente, todos estos factores terminaron modificando la tasa de retorno necesaria para invertir en Argentina: nos volvimos más riesgosos. La consecuencia inmediata fue la reversión de flujo de capitales, y el fuerte ajuste en la demanda agregada doméstica que esto generaba. Fue la caída de la demanda lo que ayudó finalmente a comprimir el desequilibrio externo (cayó la demanda de productos importados y se generaron tibios excedentes exportables), a costa de una significativa recesión económica.

Quizás el mayor error de política económica de la actual administración fue suponer que habría acceso ilimitado a los mercados de capitales internacionales, y que el crecimiento económico evitaría los costos del proceso de ajuste de los desequilibrios macroeconómicos. El tiempo terminó demostrando que la corrección gradual de los enormes desbarajustes heredados puso en riesgo todo el programa económico cuando se cortó el financiamiento, no evitó el ajuste – que hubo que hacerlo de todas formas, pero de una manera más desordenada–, y para peor, hacerlo 3 años después de haber asumido, generó un elevado costo político. Quedará siempre la duda sobre cuál era la viabilidad política de hacer lo correcto al momento de asumir.

El año 2019 encontrará a la economía argentina con gran parte de sus desequilibrios macroeconómicos corregidos, quizás más por falta de financiamiento que por convicción.

El desequilibrio externo, y por ende la necesidad de financiamiento neto del país, será sustancialmente menor, y el gobierno nacional habrá avanzado en la reducción de su desequilibrio. A su vez, los costos laborales ajustados por productividad se habrán reducido, permitiendo una ganancia de competitividad a los sectores exportadores (sin olvidar que la competitividad de una empresa depende de diversas variables además del tipo de cambio). A su vez se puede esperar un mejor saldo de la cuenta corriente, gracias a la recuperación del sector agropecuario (ya sin sequía), la dinámica de la economía brasilera y el impacto que está teniendo en la balanza comercial la evolución del sector energético producto del incipiente desarrollo de Vaca Muerta.

Si bien las expectativas lucen favorables, lo que termine ocurriendo estará sujeto al comportamiento de los capitales, en un año signado por las elecciones presidenciales. Generalmente estos años se caracterizan por la dolarización de portafolios de los argentinos, pero es posible que parte de este proceso se haya adelantado al 2018.

La otra variable determinante será la capacidad de refinanciar los vencimientos de deuda durante el 2019. Los desembolsos del FMI garantizan gran parte de estas necesidades, pero el Gobierno deberá recurrir al mercado para refinanciar un porcentaje menor de sus letras. Es esperable que en un año electoral la aceptación del mercado evolucione al ritmo de las encuestas. Esperemos que la sociedad argentina esté a la altura de las circunstancias para comenzar de una vez a resolver los problemas estructurales que sufre el país.

CLARÍN /  

HACIA UNA JUSTICIA MENOS HERMÉTICA Y MÁS TRANSPARENTE

Por Oszlak – Investigador titular de Cedes, área política y gestión publica

https://www.lanacion.com.ar/2207096-hacia-una-justicia-menos-hermetica-y-mas-transparente