Nuestros diputados en los medios nacionales #Síntesis2907

0
116

POLÍTICA

RUMBO A LAS PASO: NUEVAS ENCUESTAS: MEJORÓ MAURICIO MACRI Y LA DIFERENCIA A FAVOR DE ALBERTO FERNÁNDEZ PROMEDIA SÓLO 3 PUNTOS

Pueden entusiasmarse Alberto Fernández y Cristina Kirchner,  porque 16 de las 19 encuestas nacionales que trascendieron en los últimos días los ubican al tope. O pueden hacerlo Mauricio Macri y Miguel Pichetto, porque recortaron un punto la diferencia promedio en una semana y aparecieron dos estudios recientes que los ponen al frente. Un salto a la grieta estadística será concluir, quizá, que a dos semanas de las PASO el escenario electoral está abierto. Clarín hizo el análisis en base a 19 estudios difundidos post cierre de listas, cinco en la última semana. El origen de las consultoras es de lo más diverso. Hay firmas con larga trayectoria y otras más nuevas, cercanas al Gobierno y cercanas al kirchnerismo, algunas del interior del país, otras vinculadas a bancos de inversión y hasta una del extranjero que mide para una agencia de noticias internacional.

El promedio a favor de los Fernández es ahora de 3 puntos: 38,23 contra 35,23 del binomio oficial. En el anterior relevamiento de este diario, la semana pasada, la distancia (media) era de 3,98: 37,97 vs. 33,99. Es decir, se potenció la polarización, pero la fórmula oficialista creció más que la K y así logró descontar un punto. La distancia, tan corta, se mete en lo que se conoce como margen de error. ¿Qué significa? Que se puede estar hablando de un empate técnico, con brechas mínimas, o de una ventaja opositora de 6 o 7 puntos, según se esté sobre o sub-valorando la performance de cada uno. Clarín también contó, días atrás, sobre un fenómeno que le agrega más incertidumbre al resultado: los llamados “votos impensados”, que pueden mover la aguja para uno u otro lado. Ejemplos: cómo votarán los apolíticos, que reniegan de cualquier candidato y no suelen contestar encuestas; o cuánta participación habrá de los grupos habilitados pero no obligados a votar (los jóvenes de 16 a 18, más afines a la oposición; o los mayores de 70, más adeptos al oficialismo). En un comicio tan sensible, donde se estarán ponderando al milímetro las diferencias, cualquier corrimiento mínimo puede alterar los sensaciones al extremo.

Los 16 estudios que ponen arriba a Alberto Fernández para la primaria del 11 de agosto, lo hacen por diferencias de 0,2 a 7,6 puntos. El de dos décimas (un empate técnico) pertenece a Elypsis, una consultora vinculada al ex funcionario macrista Eduardo Levy Yeyati. Fue una de las encuestas que trascendió el último viernes y habría influido para una reacción positiva de los mercados durante esa jornada. En el otro extremo está el trabajo de Trespuntozero, una firma que trabaja para oficialistas y opositores. Con un par de matices para remarcar. Por un lado, si bien es la medición que más diferencia les da a los K (7,6 puntos), la brecha se achicó un punto en un mes. Y cuando se ven los “cortes” que viene haciendo la consultora cada dos o tres días, la distancia oscila bastante. Shila Vilker, analista de Trespuntozero, lo atribuye “al margen de error, para arriba para abajo. Puede haber influido un poco la suba del dólar de los últimos días. Pero si hacés un promedio de los cortes que hicimos en los últimos 10 días, la diferencia a favor de Alberto Fernández es de 4,2”. Las otras 14 encuestas que mantienen al Frente de Todos arriba son de Management & Fit, Synopsis, Luis Costa, Opinaia, CIGP, Universidad de San Andrés, Analogías, Opina Argentina, Gustavo Córdoba, Ricardo Rouvier, Reale Dallatorre, Oh Panel, Federico González y Tendencias.

Cinco de estas firmas ya hicieron al menos dos estudios luego del cierre de listas del 22 de junio. Y como en el caso de Trespuntozero, la mayoría muestra en el último una mejora de Macri: para Synopsis, la distancia bajó de 4,1 a 2,5; para Gustavo Córdoba, de 7,6 a 4,1; para Opina Argentina, de 5 a 4; para Federico González, de 7,3 a 5,6; para Oh Panel, en cambio, se mantiene en 5. “El dato más saliente de nuestro estudio, y que explica en parte la baja en intención de voto, es que en un mes subió 10 puntos la imagen negativa de Alberto. Evidentemente lo está afectando la mala estrategia comunicacional de su campaña. El no se halla como candidato, da mucho más su perfil como jefe de campaña”, analiza Córdoba.

El ejemplo extremo de este cambio de tendencia es el del estudio de BTG Pactual, un banco de inversión brasileño con filial en Argentina, que le encarga relevamientos a consultoras locales (como Isonomía), pero luego procesa y presentan sus sondeos como propios. A principios de mes, difundió una encuesta nacional que daba a los K 2,9 puntos por encima del macrismo. Pero este viernes trascendió un nuevo monitoreo que ubica a Macri-Pichetto 1,85 punto por arriba de Alberto-Cristina. Habría sido otro de los sondeos que “alegró” a los mercados.

El otro relevamiento que da ganador al oficialismo pertenece a una consultora brasileña (Ideia Biga Data), que hace mediciones para la agencia Bloomberg, vinculada al mundo financiero. Es la más favorable a Juntos por el Cambio: 41 a 37. Por último, sola, con un empate exacto en 37, queda el estudio de Real Time Data (RTD), una consultora dirigida por Nicolás Solari, ex Poliarquía.

CLARÍN /

LA CAMPAÑA DE JUNTOS POR EL CAMBIO: MACRI APUNTA AL SEGMENTO JOVEN Y A QUE LOS MAYORES VAYAN A VOTAR A LAS PASO

A dos semanas de las PASO, el Gobierno se prepara para iniciar la tercera y última fase de su manual, que respeta a rajatabla. “La mayoría de los votantes decide su voto los últimos días”, razonan. Las primeras dos etapas -con candidatos instalados y muchas inauguraciones- fueron más difusas que en elecciones anteriores. “La fase de propuestas fue contar qué se hizo en estos años. Las propuestas concretas llegarán en la primera vuelta”, se justifican en el Ejecutivo. El pedido de voto, en cambio, será claro, directo y explícito. Desde esta semana, los candidatos del oficialismo aparecerán en nuevos spots en televisión y redes sociales. Los máximos referentes del PRO se mostrarán juntos en pantalla: Mauricio Macri, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta saldrán a pedir el voto a los electores. Después de centrar el grueso de su campaña previa a las primarias en el centro del país y en los principales centros urbanos, el Presidente apostará en los próximos días a dos provincias gobernadas por la UCR: Corrientes y Jujuy. La semana pasada ya se había mostrado con Alfredo Cornejo en Mendoza. Para el final, quedarán los cierres de Provincia, Ciudad y Córdoba en una imagen casi calcada a 2015 y 2017. Por necesidad y por cábala.

En el medio, Peña le da juego a su red de voluntarios, ahora denominada “defensores del cambio”, protagonistas de la “campaña anárquica”.

El sábado pasado los candidatos se mostraron con los militantes en todo el país en una mecánica coordinada que compararon con los desaparecidos timbreos nacionales y que volverá a repetirse. Por ahora, el oficialismo evita comunicar con anterioridad dónde se realizarán los actos y prefiere que sean sin prensa. “El Presidente tenido pocos momentos con la militancia”, justifican.

En el oficialismo estaban exultantes con los más de 400 encuentros en 250 localidades de todo el país. “Funcionó mejor de lo que esperábamos. Era una prueba piloto y se repetirá”, aseguran. Como anticipó Clarín, el equipo de campaña PRO estrenó esta semana una App para celulares para compartir contenidos -desde stickers a videos de obras- y armar listas de “indecisos”, una porción que podría ser decisiva. En el Gobierno afirman que los tiempos y la dinámica de la campaña es casi igual a la de 2015. Sin embargo, hay matices. El apoyo de un grupo de intelectuales a la candidatura a la reelección del Presidente esta vez llegó antes de las PASO; en 2015 recién lo hicieron en la previa del balotaje. “Responde a la ansiedad del entorno; no a la nuestra”, marcan en el Ejecutivo y reconocen que podrían sumar otras adhesiones. Peña lleva siempre en su celular, a mano, los resultados electorales de 2015, su unidad de medida. Al Jefe de Gabinete no lo preocupan las derrotas provinciales ni la baja performance en centros urbanos. Macri se concentra en sumar votos en los segmentos biológicos más esquivos para el PRO: los jóvenes. El sábado pasado se mostró con gamers. Además, con las apelaciones a una “elección bisagra” pretende que acuda la mayor cantidad posible de votantes a las primarias. Hace cuatro años el registro fue de 72% en la PASO y del 81% en la general. Pretenden que no se ausenten quienes no están obligados: los adultos mayores, a quienes consideran más cerca del oficialismo. Como informó este diario, a pedido del Presidente, Martín Lousteau colaborará para dar el debate económico ante el kirchnerismo. También Miguel Angel Pichetto hará campaña para la gobernadora Vidal en la Provincia, con el objetivo de enviar un mensaje al peronismo y a sus dirigentes no contenidos por el kirchnerismo. En la captura de voto peronista el rionegrino ya fue incorporado a los afiches publicitarios gigantes junto al trío protagónico, Macri-Vidal-Larreta.

El jefe de gobierno porteño apuesta a sumarle votos a Macri entre quienes valoran su gestión, pero no lo eligen. Ese universo, cree, vale hasta 2 puntos a nivel nacional. “Una campaña es como una gira. Tenemos que componer un álbum nuevo; no tocar un greatest hits”, les dijo Peña a los suyos antes de arrancar la campaña. Más allá de las nuevas herramientas tecnológicas -los videos por WhatsApp y la microsegmentación- en la Casa Rosada reconocen que la música es casi la misma que hace 4 años: futuro versus pasado.

La estrategia oficialista

Mensaje directo al elector. Macri, Vidal y Rodríguez Larreta saldrán a pedir desde ahora el voto a la gente en forma directa y explícita. Creen que éste se decide en los últimos días antes de las elecciones.

Tecnología y segmentación. El oficialismo estrenó una App para compartir contenidos y buscar el voto de los indecisos. Macri apunta sumar entre los jóvenes, y que los adultos mayores, que no están obligados, vayan a votar en las PASO. El contraste con los años K. El eje de los mensajes seguirá siendo el mismo: plantear una elección “bisagra” entre pasado y futuro, instando a “no volver atrás”.

CLARÍN /

MAYORES DE 70: JUNTOS POR EL CAMBIO SE ENFOCA SOBRE 3000 CENTROS DE JUBILADOS

Mirta mira a cámara sin timidez. “¡Tengo 100 años!”, dice con alegría y, acto seguido, explica los motivos por los que votará a Mauricio Macri. “No se puede terminar todo en un período”, describe. Mirta es una de las 3.701.482 personas habilitadas para votar, según el registro de la Cámara Nacional Electoral, que superan los 70 años, límite que marca la obligatoriedad para sufragar.

El video, que circula en los grupos de WhatsApp de los principales funcionarios nacionales y que aún no se definió si se transformará en spot de campaña, es parte de la estrategia que puso en marcha el comando de campaña que lidera el jefe de Gabinete, Marcos Peña, para “convencer” e “incentivar” a los mayores de 70 años para que vayan a votar en las PASO.

Se trata de un universo amistoso con el Presidente (según los más optimistas, los votos se reparten 7 a 3 para el macrismo) y con un potencial inmenso: representa casi el 11% del padrón, una cifra más que atractiva en el escenario de polarización de la batalla electoral.

Desde la Casa Rosada consideran que las primarias adquirieron un sentido que no tuvieron en el pasado -“ahora más que nunca no hay que volver para atrás”, repiten los voceros- y en ese escenario los adultos mayores son una prioridad.

El trabajo de campo para difundir el mensaje incluyó a los dos organismos que tienen directa relación con los ciudadanos de ese rango etario: la Anses y el PAMI. En las últimas semanas Emilio Basavilbaso (Anses) y Sergio Cassinotti (PAMI) incrementaron su presencia en el interior y focalizaron su presencia en distritos claves. “Es un sector que nos valora mucho. Desde el día uno son una prioridad para nosotros, ahora estamos recogiendo los frutos del trabajo de casi cuatro años”, dijo a LA NACION Basavilbaso, quien calificó la promesa de campaña que realizó hace unos días Alberto Fernández -que impulsará la modificación de la actual fórmula de movilidad y una ley para entregar medicamentos gratis a los jubilados- de “manotazo de ahogado”.

El Gobierno busca en este grupo etario contrarrestar el peso que tendrá en la elección el voto joven, el más esquivo para Macri. Las encuestas que circulan por los principales despachos oficiales son unánimes en señalar que el segmento que va entre los 16 y los 35 años es en el que el Presidente tiene peor imagen. Y como sucede con los mayores de 70 años, el Código Nacional Electoral establece que los jóvenes de 16 y 17 años pueden votar si quieren; un votante que simpatiza mayoritariamente con el kirchnerismo.

Desde el búnker de campaña macrista buscan generar un “efecto contagio”. Para eso utilizan a referentes locales como punta de lanza en los 1000 centros de jubilados oficiales y los 2000 no oficiales que hay en todo el país. Pero la presencia no es algo nuevo, Basavilbaso ya estuvo al menos dos veces en cada centro en los casi cuatro años de gestión.

En las oficinas de Balcarce al 400 también prenden velas para que los acompañe el buen tiempo. La lluvia y el frío extremo podrían complotar contra el oficialismo.

En el Gobierno explican ese respaldo por el plan de reparación histórica, que les permitió a 1.300.000 jubilados y pensionados aumentar en promedio su ingreso mensual casi en 7000 pesos, además de reducir sustancialmente los juicios contra el Estado. También incluyen la pensión universal y los créditos, que ya alcanzaron a dos millones de jubilados. La mitad de los préstamos, por unos $46.000 millones, fueron destinados a la refacción de viviendas.

Una particularidad es que la mayoría de las encuestadoras dejaban a los mayores de 70 fuera de las muestras. Esto cambió en los últimos años por la participación que tuvieron en las últimas dos elecciones. Para la consultora Isonomía, seis de cada 10 adultos mayores eligen a Macri sobre Alberto Fernández.

La importancia de este sector para el Gobierno quedó de manifiesto el último jueves, en la visita sorpresa que realizó el Presidente a un centro de jubilados de barrio Alberdi, en Córdoba. Macri, junto a su esposa, Juliana Awada, y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, visitaron la ONG en el momento que 30 personas que estaban haciendo un curso de “capacitación digital”.

“Nos quedamos helados. Encima [Macri] se sentó al lado mío. Me ayudó a gestionar un turno para un crédito de la Anses”, le dijo una de las jubiladas a La Voz del Interior.

Otros puntos de reunión son las 700 agencias y Unidades de Gestión Local (UGL) que tiene el PAMI en todo el territorio. Ahí la mecánica es similar: “Buscamos referentes de los jubilados para que transmitan la importancia de ir a votar”, describieron fuentes de la obra social que tiene unos 4.500.000 de afiliados.

El trabajo hasta ahora estuvo focalizado en grandes centros urbanos, pero las últimas dos semanas los esfuerzos se focalizarán en el conurbano. En el principal distrito electoral del país son 1.292.945 las personas mayores de 70 años habilitadas para votar, lo que representa el 10%. A eso se suma la búsqueda de otro grupo que también está fuera del radar, los extranjeros, que en la provincia son unos 500.000.

LA NACIÓN /

ALBERTO FERNÁNDEZ ANUNCIÓ QUE, SI GANA, VA A DEJAR DE PAGAR LOS INTERESES DE LAS LELIQ PARA FINANCIAR EL AUMENTO DE JUBILACIONES

Alberto Fernández, el candidato a presidente de Cristina Kirchner, anunció que en caso de ganar las elecciones, el próximo 10 de diciembre va a dejar de pagar los intereses de las Leliq -las letras del Banco Central-, aumentará 20% las jubilaciones y salarios y dejará subir el dólar para ser “más competitivo y que la Argentina pueda exportar más”.  En el anuncio de las primeras medidas que implementaría en caso de ganar las elecciones e imponerse a Mauricio Macri, Alberto Fernández describió su virtual plan económico. En una entrevista difundida por Youtube, confirmó también que dejará que suba el dólar, congelará las tarifas de servicios públicos y convocará a un “acuerdo” con empresarios y trabajadores.

“Voy a dejar de pagar los intereses de las Leliq que está pagando la Argentina todos los días”, respondió el candidato, al ser consultado sobre cómo financiaría el aumento de jubilaciones del 20% a partir del 10 de diciembre. Al 25 de julio, el stock de Leliq está en el orden de 1,168 billón de pesos ($ 1.168.904 millones).

También, recordó las críticas que recibió cuando anunció que también distribuiría medicamentos gratis para la clase pasiva. “Los 19 mil millones de pesos que cuesta esa medida son 10 días de intereses de Leliq, 10 días a cambio de la tranquilidad de todo un año de los jubilados”.

Junto al anuncio del default de las Leliq y de los medicamentos gratis, Alberto Fernández advirtió que va a “sincerar” el valor del dólar que, a su juicio, está en un nivel artificialmente bajo. “Este no es el precio del dólar y el Gobierno lo sabe. Nos hacen vivir con un dólar barato y pagamos tasas exorbitantes que impiden el desarrollo”, aseguró. En tanto, afirmó que algunos empresarios que apoyan al presidente Macri –existe un grupo de WhatsApp que integran 270 jefes de compañías y CEO que apoya al Gobierno- “es por una cuestión de pertenencia social y de capricho ideológico”. “A los asalariados vamos a volver a meterlos en paritarias, que están paralizadas inexplicablemente, y vamos a pedirles a los empresarios y a los sindicatos que todos hagamos el esfuerzo de volver a recomponer el salario y las jubilaciones como condición básica para mover la economía. No hay otro modo”, afirmó, aunque aclaró que todo es “con un acuerdo concertado”.

CLARÍN / EL CRONISTA / LA NACIÓN /

EL OFICIALISMO ACUSÓ A CRISTINA DE “BANALIZAR” EL DRAMA VENEZOLANO

Los primeros en salir a responder fueron, en la tarde del sábado, varios ministros y los habituales voceros. Ayer, fueron los Defensores del Cambio, los “voluntarios digitales” del jefe de Gabinete Marcos Peña, y dirigentes nacionales y bonaerenses los que retrucaron con velocidad y a través de las redes sociales a la ex presidenta Cristina Kirchner, quien este sábado, durante una charla en Mendoza, afirmó que “con la comida estamos igual que Venezuela”.

“Hablar ahora de Venezuela es de una gran hipocresía. Gracias a su silencio miles de venezolanos fueron ejecutados y torturados. No solo aplaudió a Chávez y Maduro cuando se violaban los derechos humanos, sino que atacó a la CIDH por denunciar graves violaciones a los derechos humanos”, escribió ayer, y con inusual dureza, Santiago Cantón, secretario de Derechos Humanos de la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal.

La reacción de Cantón no solo se destacó del resto por su severidad, sino por los antecedentes del funcionario provincial, que fue secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Cantón escribió la respuesta en Twitter sin ánimo de que se perdiera en la red social: arrobó -identificó- al usuario de la ex mandataria.

“Es muy triste banalizar la tragedia humanitaria venezolana, una de las más grandes de la historia de América Latina. Estamos defendiendo nuestra República y no vamos a volver al pasado”, escribieron, por su parte, los Defensores del Cambio en la cuenta oficial del espacio, un texto rápidamente reenviado por el propio jefe de Gabinete en Twitter.

Debajo del texto podía verse un video de un minuto, que abre con la frase de Cristina en Mendoza, y continúa con testimonios -extraídos de agencias de noticias internacionales- de venezolanos obligados a exiliarse para no pasar hambre en su país. “Hemos venido caminando, hemos comido mejor que en Venezuela”, dice uno de ellos. “Con todo el dolor de mi alma he tenido que dejar a mis padres en Venezuela”, asegura una mujer joven con hijos. De inmediato, aparece la última imagen: Cristina Kirchner junto al presidente venezolano Nicolás Maduro.

Desde el comité de campaña negaron que la respuesta a la expresidenta haya sido parte de una estrategia deliberada. “El video salió de un grupo de WhatsApp donde hay un chico venezolano, que lo editó de manera espontánea. Así le llegó a Marcos, le gustó y lo retuiteó”, explicaron voceros del oficialismo.

Anteayer, el presidente Mauricio Macri (estuvo en San Isidro) y la primera plana del Gobierno participaron de las primeras reuniones presenciales de voluntarios, que se replicaron en 200 localidades de todo el país. Las comparaciones de la candidata a vicepresidenta sobre la pobreza argentina y su correlación con la dramática situación que se vive en Venezuela se colaron en varios de esos encuentros, por lo que la idea es “no dejar pasar” una comparación que consideraron por lo menos como “poco feliz”.

La frase y el video que lo acompaña en las redes sociales van, de todos modos, en línea con la respuesta que desde el Gobierno dieron luego de conocida la frase de Cristina, quien afirmó: “Si estas políticas [del Gobierno] siguen, no van a quedar ni pasas de uva. Es maltrato que no se pueda comer en un país que produce alimentos para 400 millones de personas”, dijo la ex mandataria en otra presentación de su libro Sinceramente.

En tono electoral, también la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, atacó a la ex mandataria. “Burlarse de la tragedia humanitaria por la que están sufriendo millones de venezolanos a manos del régimen asesino de Maduro (quien había sido condecorado por la señora con la Orden del General San Martín y que el presidente Macri le retiró) era lo que le faltaba. Qué horror”, escribió.

Lejos de los micrófonos, responsables de la campaña nacional adjudican a la “desorganización” opositora la catarata de frases desafortunadas de referentes kirchneristas que -aseguran- espantará a más de un votante indeciso. “Cada uno está en su campaña y además nadie te frena. ¿Quién le dice a Aníbal (Fernández) o a Cristina que no hablen o que se moderen?”, se preguntó uno de los responsables de la estrategia nacional. Y marcó las diferencias entre la campaña opositora y la del oficialismo, donde “si alguien dice una barbaridad, siempre habrá algún referente que lo va a llamar y la situación no se va a repetir”. Nadie descarta que hoy, a su paso por la localidad entrerriana de Concordia, también el Presidente le conteste a su antecesora.

LA NACIÓN /

EN EL SPRINT FINAL, MACRI Y FERNÁNDEZ ACENTÚAN SUS CONTRASTES PARA DESEQUILIBRAR LA PELEA

La comparación con el pasado y el contraste entre dos modelos de país frente a propuestas concretas y advertencias sobre lo que implicaría un nuevo mandato para la gestión macrista. Cuando faltan 13 días para las PASO, y ante un escenario de extrema polarización, los equipos de campaña de Mauricio Macri y Alberto Fernández afinan la estrategia para maximizar el mensaje y “convencer” a los que aún no definieron su voto.

La maquinaria electoral que lidera el jefe de Gabinete, Marcos Peña, aún no tomó su velocidad máxima. “Todavía hay mucho para crecer”, repiten desde el comando de campaña de Balcarce 412. La novedad para los próximos días -posiblemente desde el miércoles- será que los candidatos saldrán a pedirle el voto a la ciudadanía, algo que repitió el macrismo en cada elección.

No será la única innovación para el sprint final de la campaña. Por primera vez en 16 años, los tres principales referentes del espacio, que hoy son candidatos, compartirán un spot publicitario: Macri, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta harán hincapié en la necesidad de que la gente vaya a votar el 11 de agosto.

“Les dimos un sentido a las PASO. Ahora más que nunca, no se puede volver para atrás”, explicó uno de los hombres que se sientan a la mesa chica que coordina la campaña.

En paralelo a la campaña tradicional, que ayer tuvo un día especial, con unas 400 reuniones en todo el país con voluntarios para bajar el mensaje con que intentarán convencer a votantes apáticos, continuará la instalación del mensaje oficial y de los candidatos con la microsegmentación a través de WhastApp, una estrategia novedosa que no tiene antecedentes en el mundo. “Es un diseño propio”, aseguraron desde Balcarce 400, sede del búnker macrista.

Como sucedió en los últimos días, Macri y su compañero de fórmula, Miguel Pichetto, se dividirán tareas. Después de su paso por el centro del país -estuvo en Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y San Luis-, el Presidente visitará el norte. En el listado, que se confirmará en las próximas horas, aparecen Salta, Jujuy y Corrientes. Pero sin descuidar su presencia en la provincia de Buenos Aires, siempre de la mano de Vidal.

Pichetto, en tanto, continuará con su gira con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Los próximos días visitarán Entre Ríos, Chubut, Santiago del Estero, Salta, Tierra del Fuego y La Pampa.

A diferencia de otras fuerzas, no habrá un cierre de campaña tradicional. La última semana, Macri volverá a Córdoba y tendrá actividades en la Capital, con Rodríguez Larreta, y en el territorio bonaerense, junto a la gobernadora.

Mientras en la cúpula de la Casa Rosada siguen con atención cada paso que dan los candidatos, también hay un monitoreo constante de las variables económicas, por donde más impacta el mensaje del kirchnerismo. “Tenemos los mejores meses por delante”, se entusiasman cerca de Macri.

El objetivo es llegar a la marca que Cambiemos logró en 2017, cuando superó el 41% a nivel nacional. Los números en el centro del país generan buena expectativa, pero aún la diferencia en el conurbano bonaerense es amplia a favor del kirchnerismo. “Es el territorio más difícil y el definitivo”, admitieron fuentes oficiales.

Para el oficialismo, la distancia no es decisiva. “Alberto [Fernández] es una catástrofe como candidato. No tienen estrategia ni campaña”, aseguraron desde la Casa Rosada. Una de las encuestas que más les llaman la atención señala que para el 80% de la ciudadanía el binomio Alberto Fernández-Cristina Kirchner es un “engaño”. La mayoría de la gente, según fuentes oficiales, considera que la persona que lidera el espacio es la ex presidenta.

Fernández busca consolidar

La distribución geográfica de la campaña del Frente de Todos tiene que ver con la estrategia que marcó los pasos de Fernández en las últimas semanas. Se busca consolidar al electorado propio y, sobre todo, seducir a los que todavía no decidieron su voto. Por esa razón, el candidato repartirá sus días entre el conurbano bonaerense y la zona centro del país, mientras que su compañera de fórmula reforzará su presencia en el Gran Buenos Aires.

El cierre de campaña será en la ciudad de Rosario, el miércoles 7 o el jueves 8 de agosto. Probablemente, frente al Monumento a la Bandera. Estarán Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Sergio Massa. Será la segunda visita de campaña a Santa Fe.

Decidido a acortar la ventaja que lleva el oficialismo en la región centro, Fernández volverá también a Córdoba, el jueves 1° de agosto, en la que será su segunda visita a la provincia en solo 15 días. En otra gira de 48 horas, arrancará en Río Cuarto y pasará por Marcos Juárez y Bell Ville, entre otras localidades. El distrito es el segundo entre los de mayor cantidad de votantes del país y el lugar donde mayor diferencia sacó Cambiemos en 2015.

Antes de esa gira, el candidato a presidente encabezará hoy un acto en La Matanza, en el que estará acompañado por los integrantes de la fórmula del Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof y Verónica Magario, intendenta del municipio. Mañana, Fernández visitará por primera vez Entre Ríos, otra de las provincias donde Macri se impuso en la primera vuelta de 2015. El miércoles regresará al conurbano, para una actividad en San Martín.

Todavía no está definido si participará el sábado 3 en el acto que marcará el reencuentro entre Cristina Kirchner y Sergio Massa, en Tigre. La expresidenta tiene prevista también una actividad en la tercera sección electoral, pero aún no trascendió en qué municipio.

En cada uno de esos lugares, en los spots que se estrenarán esta semana en radio y TV y en las numerosas entrevistas que tiene en agenda, Fernández pondrá el énfasis en la crisis económica. En el comando de la calle México celebraron la polémica pública que el candidato tuvo con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. “Estamos obligando al Gobierno a discutir de lo que no quiere discutir”, dijo uno de los dirigentes que tienen oficina en la sede de operaciones de San Telmo.

Para tratar de convencer a los indecisos, Fernández formulará propuestas concretas y repetirá tres conceptos claves de su mensaje proselitista. El primero: “Macri prometió un cambio y el cambio salió mal. Ahora promete hacer lo mismo, pero más rápido. ¿Se imaginan cuatro años más de esta economía?”.

El segundo: “Pidieron más deuda para patear los problemas hasta el día después de la elección. Ahora planean subirte 10 años la edad jubilatoria, que sea más fácil echarte del trabajo, eliminarte el aguinaldo y que las tarifas cuesten el doble”.

El tercero: “Nosotros no hacemos promesas irresponsables. Nuestras prioridades son reactivar la economía, defender el trabajo, tarifas que se puedan pagar y sueldos que le ganen a la inflación”.

LA NACIÓN /

UNA ALIANZA FORZADA PARA LOGRAR LA UTOPÍA ANTIGRIETA

Uno ya cumplió 79 años. El otro se encamina a celebrar sus 50. Apenas si habían cruzado palabra cuando la siempre azarosa e impredecible política argentina los forzó a unirse para desafiar la polarización entre Mauricio Macri y Cristina Kirchner. En otras circunstancias tal vez no se hubieran elegido para semejante empresa: Roberto Lavagna desconfiaba de los coqueteos de Juan Manuel Urtubey con el macrismo y Urtubey siempre creyó que la altivez de Lavagna fue el factótum para que el “camino del medio” que encarnaba Alternativa Federal quedara trunco.

Así las cosas, tras la implosión de Alternativa Federal, Lavagna y Urtubey no tuvieron otra alternativa que unir sus destinos para encarar la utopía antigrieta. Conscientes de que pelean contra molinos de viento, casi sin recursos y frente a dos poderosos aparatos políticos, no esperan milagros. Por ello su mayor apuesta excede lo estrictamente electoral: su objetivo es sembrar la semilla del “espacio del medio” que, aseguran, devendrá en un polo de poder clave en el Congreso cualquiera que sea el futuro presidente. Una semilla que, de germinar y robustecerse, será la alternativa electoral a la actual polarización en las elecciones de 2023.

Ese es el horizonte de Urtubey: sembrar ahora para cosechar dentro de cuatro años, cuando se postule una vez más para la Casa Rosada. Dicen quienes lo conocen que, igualmente, no le resultó nada fácil a su ego declinar sus ambiciones presidenciales para competir como candidato a vicepresidente en las próximas elecciones. Pero no tenía otra alternativa, reflexionó: Lavagna, de conocido carácter tozudo y soberbio, no estaba dispuesto a deponer su postulación; enfrentarlo en octubre hubiera sido suicida para ambos y funcional para los dos polos opuestos de la grieta.

Lavagna celebró no sin cierta sorpresa la reacción de su ahora joven socio. Hasta entonces no se conocían demasiado; apenas si habían cruzado palabra en un viaje al exterior, allá por 2002, cuando Urtubey integró la comitiva del entonces ex ministro de Economía de Eduardo Duhalde. Lavagna recordará siempre el estilo medido del joven diputado peronista, quien ya se insinuaba como una voz influyente dentro de su bloque.

“Después no lo vi por muchos años. No tenía muchos datos de él; de los cuatro dirigentes que integraban Alternativa Federal (Juan Schiaretti, Urtubey, Miguel Pichetto y Sergio Massa), al que menos conocía era a Juan Manuel. Por eso siempre sospeché que él sería el primero en romper con Alternativa Federal”, confiesa Lavagna.

Se equivocó, pero no tanto: el propio Urtubey reveló que el presidente Mauricio Macri le pidió en al menos dos oportunidades que lo acompañe como candidato a vicepresidente. El gobernador salteño rehusó la oferta y Pichetto tomó la posta; Urtubey, lejos de lamentarse, sueña con que algún día la opinión pública reivindique su coherencia y, como él dice, “el respeto por la palabra empeñada”.

Esa es la bandera con que el salteño se cargó la campaña electoral al hombro, con la promesa de recorrer las 23 provincias antes de las elecciones de octubre. Desde el cierre de listas, el candidato a vice de Consenso Federal ya visitó Misiones, Entre Ríos, Chaco, Tucumán, Córdoba, Mendoza, Santa Fe, San Juan, Buenos Aires (varias veces) y la semana pasada se dedicó a la Patagonia. “Juan siempre dice que a toda campaña hay que caminarla. Todo bien con la televisión y las redes, pero a la gente le gusta que se la visite en el rancho, eso es lo que suele decir”, cuentan en su equipo de campaña.

Una última “patriada”

Su estilo hiperquinético contrasta con el ritmo tal vez más pausado de Lavagna, quien prioriza los grandes centros urbanos y los raides mediáticos. El ex ministro sabe que esta será su última “patriada” y que, después de estas elecciones, cumplirá con el tantas veces postergado retiro. Ni se le pasa por la cabeza integrar un futuro gobierno, sea cual fuese el ganador de la contienda. Alberto Fernández, del Frente de Todos, sugirió que podría integrarlo a su gabinete. Lavagna ríe ante la ocurrencia.

¿Y Urtubey? Durante el primer mandato del gobierno de Mauricio Macri fue uno de los puntales de la gobernabilidad. Su cercanía ha sido tal que en el oficialismo no descartan que, pasada la contienda y si Macri resulta reelecto, podría sumarse a un eventual gobierno de coalición nacional junto con Pichetto y otros actores del peronismo.

Lo cierto es que en diciembre próximo, el salteño finalizará su mandato como gobernador y volverá al llano. El desierto de la política suele ser ingrato con aquellos que no ocupan cargos. Urtubey no da pistas en su entorno más cercano sobre cuáles serán sus próximos pasos. Algunos, como Graciela Camaño, su flamante aliada en Consenso Federal, se atreven a darle consejos: si llegara a confluir en un gobierno macrista, el capital político que habrá acumulado durante esta campaña se dilapidará en la ambigüedad a la que quedará expuesto. Lo dice alguien que cuando se quemó con leche, ve una vaca y llora: Urtubey, como Massa, fue uno de sus alumnos dilectos en la Cámara de Diputados. Solo espera que el salteño no la defraude como lo hizo el tigrense.

LA NACIÓN /

JUAN GRABOIS: “DE VIDO FUE LO PEOR QUE LE PASÓ A LA ARGENTINA”

“De Vido fue lo peor que le pasó a la Argentina”, dijo el dirigente Juan Grabois sobre el ex ministro de Planificación del kirchnerismo Julio De Vido, detenido en Ezeiza por hechos de corrupción desde 2017. “Es un tipo al que yo lo quiero lejos”, agregó Grabois en el programa La Cornisa, que se transmite por América. También criticó al ex jefe de Gabinete kirchnerista Aníbal Fernández, que anteayer tuvo polémicas declaraciones contra la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal: “Igual que a Aníbal Fernández, (lo quiero) lejos. Aníbal no es representativo del Frente de Todos, es candidato a concejal en Pinamar”, se rió. “Fijate cómo retrocedio la vieja guardia con el avance de nuevas ideas”.

Además, el dirigente negó ser kirchnerista. “¿Somos todos kirchneristas ahora? Yo no soy kirchnerista. Cuatro años más de macrismo no se aguantan hermano. Fernández es un buen candidato, es centrado”.

LA NACIÓN /

ALBERTO FERNÁNDEZ: LEJOS DE CRISTINA Y CON FOCO EN LAS CRÍTICAS A LA ECONOMÍA

Es un optimismo mudo y cauto: casi de entrecasa. Lo administra Alberto Fernández y lo invocan, a su lado, con contundencia matemática: en un desglose provincia a provincia, el Frente de Todos aparece arriba de Mauricio Macri.

El candidato evita dar números pero fija, como norma, que la clave es no cometer errores: “Vamos bien, pero no hay que subestimarlos: saben hacer campaña y están dispuestos a todo”, dijo, serio, en un almuerzo el miércoles.

En estos días desayunó con el puntano Alberto Rodríguez Saá y almorzó con Gustavo Bordet, gobernador de Entre Rios. Ajustó la agenda de su gira por Santa Fe y mandó un operador a Córdoba para aceitar la logística.

Alberto F. prepara una foto robusta: una cumbre federal con los gobernadores del PJ y aliados. Es un despliegue para desactivar la tesis de la Casa Rosada de que los jefes provinciales juegan a media máquina.

Todo tiene un doblez: Fernández pivotea por las provincias con soporte de los gobernadores, hará algunas bajadas al conurbano -este lunes en La Matanza- pero sigue sin mostrarse con Cristina Kirchner.

No está previsto que participe del episodio tigrense de la campaña literaria de “Sinceramente”. Es decir: los compañeros de fórmula estarían juntos recién en el show de cierre de campaña.

Es premeditado: hablan varias veces al día y se ven seguido, pero la distancia pública es clave para consolidar un perfil autónomo, independiente, que el candidato potencia con sus críticas a la gestión de la ex presidenta.

En una costura fina, Fernández cuestiona los tres problemas que dejó Cristina -el cepo, la inflación y el déficit- para poner sobre la mesa la discusión económica, que será central hasta las PASO.

Anudará propuestas para reactivar el consumo y expondrá una postura de dureza contra el FMI, algo de épica nacionalista símil Braden o Perón. Felipe Solá mostró una línea:

Sobre ese corredor, zona núcleo agrario e industrial, Fernández espera achicar la brecha que Macri le sacó a Scioli en el 2015. El mapa que lee el PJ no es el de la PASO de aquel año, sino la general de octubre.

No se trata, aclara un campañólogo, un facilismo: la hiperpolarización y la ausencia de una tercera vía fuerte -que ese año encarnaron Sergio Massa y José Manuel De la Sota, con 22% nacionales-, disparan los porcentajes hacia arriba.

En aquel octubre, en Córdoba Macri le ganó 53,2 a 19,2 a Daniel Scioli; en Entre Ríos fue empate en 37%, en San Luis, Cambiemos casi duplicó 31 a 16 al FpV y en Santa Fe el luego presidente se impuso por casi 4 puntos: 35,3 a 31,7.

Las cuatro provincias, sumadas, representan casi un cuarto del padrón nacional: en todas, Macri repite o crece respecto a la general de 2015, pero Fernández mejora por varios puntos -en algún caso duplica- lo que Scioli juntó en la misma elección.

Algo parecido, según el punteo un armador del PJ, puede ocurrir en Capital, vidriera donde la campaña es de baja intensidad: cuatro años atrás, Macri le ganó a Scioli 50,6 a 15,3. En este 2019, Juntos para el Cambio (JpC) suma unos puntos -que hacen fantasear a Horacio Rodríguez Larreta con ganar sin necesidad de ir a un balotaje- pero el Frente de Todos multiplica por dos su cosecha de votos.

Fernández estuvo en Córdoba la semana pasada y volverá en estos días. Un delegado se instaló en la provincia a coordinar los circuitos de boletas para una elección donde Hacemos por Córdoba compite con su propia tira.

En público, Juan Schiaretti sobrevuela pero parte del PJ, con Carlos Caserio como fronting, respaldó a Fernández. Otra terminal, privadísima, entre el cordobés y el presidencial: Alejandra Vigo, diputada y esposa de Schiaretti.

Fernández recorrió, también, Santa Fe de la mano de Omar Perotti, que antes se vio con el gobernador de Córdoba, uno de sus sponsor en la pelea santafesina. Perotti marcó la ruta y el tono de la bajada de Fernández. Este martes, junto a Bordet, Alberto F estará en Entre Ríos. Viernes y sábado, Cristina hizo su propio raid: con perfil evitista en San Juan y junto a Anabel Fernández Sagasti, candidata a gobernadora en Mendoza. Esa es una de las provincias donde, según los datos que manejan en el staff de campaña albertista, la elección puede ser peor que la general del 2015: por entonces, Macri derrotó Scioli 41 a 31.5. La proyección pone al presidente más arriba.

CLARÍN /

APOYO DISPAR DE LOS GOBERNADORES DEL PJ A LA CAMPAÑA TERRITORIAL DE FERNÁNDEZ

Pasó casi un mes desde que Alberto Fernández recibió a los gobernadores del PJ y les dijo que si ganaba las próximas elecciones ellos serán sus principales aliados, sus socios. Que los necesita y los está aprovechando para hacer campaña está claro. Lo demuestran casi todos sus movimientos. Su agenda para los próximos días redundará en millas a su favor: sus destinos inmediatos serán Entre Ríos y Córdoba.

Pero, más allá de recibir a Fernández o de visitarlo en sus oficinas de San Telmo, ¿cuánto le ponen el cuerpo los gobernadores a la campaña presidencial del Frente de Todos en sus territorios? Los caciques provinciales enfrentan una paradoja. La mayoría de ellos ya fueron reelegidos, por lo que no tendrían grandes incentivos para hacer campaña por Alberto. Sin embargo, la mayoría también ubicaron candidatos propios en las listas de diputados y senadores nacionales. Esos legisladores serán fundamentales para el próximo Congreso: tal como contó La Nación hace dos semanas, los gobernadores tendrán un poder importante, con casi 50 diputados.  Sin embargo,  el involucramiento de los caciques en la campaña nacional es dispar: conviven los muy activos con los no tanto y los que ya resolvieron a su favor las disputas por el poder en sus territorios con los que todavía esperan la elección local. Aquí, algunos ejemplos:

Santa Fe

Omar Perotti fue de los últimos en felicitar a Alberto Fernández por su postulación. Incluso evitó la reunión de sus pares con él. Pero la semana pasada lo recibió en Santa Fe como si fuera el primer albertista. Distinta habría sido la historia si Fernández hubiera llegado a Santa Fe con Cristina. Perotti no quiere nada a la expresidenta. Sin embargo, más allá de las claras muestras de apoyo a Fernández, en Santa Fe la campaña nacional se nota poco y nada. Perotti, que fue elegido el 16 de junio, no tiene estructura propia como para jugar fuerte en el territorio. Además, el primer candidato a diputado es Marcos Cleri, hombre de La Cámpora. Su elección fue parte de la negociación con Cristina antes de la campaña por la gobernación.

Tucumán

Juan Manzur, reelegido el 9 de junio por más del 50% de los votos, trabaja decididamente en apoyo de la fórmula Fernández-Fernández. Es, entre los gobernadores, el principal operador del exjefe de Gabinete. Fue, por ejemplo, el único que visitó a Fernández en la clínica en la que estuvo internado apenas arrancó la campaña por una afección pulmonar, cuando además faltaban horas para la elección en Tucumán. También fue de los primeros en recibir la visita del candidato en su provincia, apenas una semana después de ser reelegido. Desde entonces, Manzur no faltó a ninguno de los encuentros de Fernández con gobernadores y hasta lo acompaña a reuniones bilaterales con sus pares.

Córdoba

Juan Schiaretti se declaró neutral en la competencia presidencial y es uno de los seis gobernadores que optaron por la boleta corta, sin tramo de candidato a presidente y vice. Hábil, avisó que recibiría a todos los candidatos presidenciales que “le pidieran audiencia” y así se cubrió para, al menos retóricamente, no hacer diferencias. El encuentro con Alberto Fernández generó mucha expectativa por el viejo enfrentamiento entre el cordobés y el kirchnerismo, pero pasó sin más saldo que la foto de ambos en El Panal, la Casa de Gobierno cordobesa. El exjefe de Gabinete viajará esta semana a Córdoba por tercera vez desde que está en campaña, pero no está previsto que vuelva a encontrarse con Schiaretti.

Entre Ríos

Gustavo Bordet es un hombre de perfil bajo. Y lo mantuvo desde que arrancó la campaña, hasta el punto de poner en duda cuánto estaba dispuesto a aportar a la disputa nacional. Hasta la semana pasada, cuando llegó a Buenos Aires con los candidatos a diputados y senadores nacionales por su provincia y visitó a Fernández. Hubo fotos, tuits y una invitación para repetir en el Litoral. Será mañana, cuando el candidato llegue a la provincia. Bordet estrechó su vínculo con Fernández cuando el exjefe de Gabinete estuvo al frente del acuerdo entre el PJ y el kirchnerismo locales para la elección provincial de junio, en la que el gobernador fue reelegido. Bordet logró entonces ubicar como primer candidato a senador a su jefe de Gabinete, Edgardo Kueider, y primero en la lista de diputados a Marcelo Casaretto, titular del Instituto de la Vivienda provincial. Bordet está decidido a hacer campaña por Fernández.

LA NACIÓN /

HASTA OSCAR PARRILLI CUESTIONÓ EL ATAQUE DE ANÍBAL FERNÁNDEZ A MARÍA EUGENIA VIDAL

La afirmación de Aníbal Fernández que prefería confiarle sus hijos al femicida Ricardo Barreada antes que a la gobernadora María Eugenia Vidal sigue generando repudios, hasta en el propio kirchnerismo.

Esta vez quien salió a despegarse de los dichos del actual precandidato a concejal en Pinamar fue el ex secretario general de la Presidencia Oscar Parrilli, quien señaló que “no fue afortunado” lo que dijo Fernández.

“No comparto lo que dijo Aníbal, desde ya. No fue afortunado lo que dijo, de ninguna manera”, enfatizó Parrilli este domingo en declaraciones al canal de noticias A24. Sin embargo, el ex funcionario K pegó su repudio a un “desagravio” a favor del ex jefe de Gabinete: “También quiero reivindicar a Aníbal porque fue víctima de una mentira mediática, de una difamación que pocas veces se vio, lo acusaron de narcotraficante”. En este sentido, el hombre cercano a la ex presidenta sostuvo que “hay que tener la vara para los dos, criticar a los dos casos”. Más temprano, el precandidato a gobernador de Buenos Aires por el Frente de Todos, Axel Kicillof, también había cuestionado las expresiones de Fernández, afirmar que “la comparación con un femicida” le “resultó penosa”. “Desde el primer día mi campaña se trata de proponer y discutir ideas y prioridades. No quiero una campaña sucia ni de agresiones. No es mi forma de hacer política”, expresó Kicillof.

CLARÍN /

AXEL KICILLOF SE DESPEGÓ DEL ATAQUE VERBAL DE ANÍBAL FERNÁNDEZ A VIDAL

El precandidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires del Frente de Todos, Axel Kicillof, tomó distancia del ataque verbal de Aníbal Fernándeza María Eugenia Vidal, a quien comparó con el femicida múltiple Ricardo Barreda.

“La comparación con un femicida me resultó penosa. Desde el primer día mi campaña se trata de proponer y discutir ideas y prioridades. No quiero una campaña sucia ni de agresiones. No es mi forma de hacer política”, dijo Kicillof en diálogo con Radio 10.

“Mi campaña es mucho más sencilla. Se trata de recorrer la provincia, escuchar, de tomar nota”, agregó. Con estas declaraciones, el ex ministro de Economía se suma a las posturas tomadas por el precandidato a jefe de gobierno porteño del kirchnerismo, Matías Lammens, y el diputado Facundo Moyano, que criticaron a Fernández por sus dichos. Además, se alinea a los funcionarios de Cambiemos que también repudiaron la actitud.

“Fue un espanto lo que dijo ese señor, pero bueno es lo que son ellos. A mí, desgraciadamente, no me sorprende en nada”, aseguró por su parte el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Asimismo, la diputada nacional Silvia Lospennato reflexionó que “los argentinos decidimos dejar atrás el machismo y la violencia de género, tanto la física como la simbólica. Las mujeres merecemos respeto”.

El viernes pasado, el ex candidato a la gobernación bonaerense y ahora postulante a concejal de Pinamar criticó a la gobernadora Vidal en diálogo con Futurock y recordó una frase de la campaña de 2015 de Cambiemos. “Se acuerdan que hacían una publicidad que decía: ¿A quién le confiaría a sus hijos usted, a Vidal o a (Aníbal) Fernández?”, dijo el ex ministro y continuó: “Yo, ¿sabés a quién no se los confío? A ella. Después veo con el resto, qué se yo, por ahí se los dejo a Barreda, pero a ella no, olvídate”.

Así, Fernández aludió al cuádruple femicida que el 15 de noviembre de 1992, en la vivienda familiar de La Plata, mató con disparos de escopeta a su esposa, a su suegra y a sus dos hijas.

LA NACIÓN

OFELIA FERNÁNDEZ LLAMÓ “SALAME” A ANÍBAL POR EL EXABRUPTO CONTRA VIDAL Y REFERENTES DEL KIRCHNERISMO LA CRITICARON

El exabrupto del ex Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, contra la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal sigue dividiendo aguas dentro del Frente de Todos. Luego de que varios referentes del espacio como Axel Kicillof, Matías Lammens y Facundo Moyano se distanciaran de sus polémicos dichos, la referente feminista y precandidata a legisladora porteña, Ofelia Fernández, lo llamó “salame”. Sus palabras fueron, a su vez, cuestionadas por otras dirigentes kirchneristas. “Lamentable lo de Aníbal Fernández de comparar a Vidal con un femicida”, dijo Ofelia Fernández a través de su cuenta de Twitter, luego de que Aníbal Fernández dijera que prefiere confiarle sus hijos al femicida Ricardo Barreda antes que a la gobernadora Vidal.

Ofelia Fernández cuestionó al actual precandidato a concejal en Pinamar. “Invisibiliza dos cosas. 1. Nuestra pelea por dejar en claro quiénes nos matan y cómo nos matan. 2. Que lo que en realidad le hace la gobernadora a las mujeres es hambrearlas, endeudarlas y recortar presupuestos elementales para que podamos salir de situaciones de violencia”, sostuvo. Y lanzó: “Por suerte, estamos las feministas para ubicar a estos salames y pedirles poco amablemente que nos dejen la política a nosotras”. Las críticas de la dirigente estudiantil y precandidata a legisladora contra Aníbal Fernández fueron, a su vez, eje de cuestionamientos de referentes kirchneristas. También a través de Twitter, la senadora María Teresa García le dijo: “Mire Ofelia Fernández, en el peronismo no nos tratamos de imbéciles. Si usted tiene algo que decirle a Aníbal Fernández, hágalo en persona. Nuestro enemigo es otro. El que hambrea y deja a la gente sin trabajo. Yo sé que a usted “Perón no la completa”, pero hágase un favor, milite”, lanzó la senadora.  En el mismo sentido se expidió la abogada Graciana Peñafort, abogada defensora del ex vicepresidente Amado Boudou ante la Justicia. “Propios y ajenos me tienen las bolas al plato con discutir acerca de lo que dijo Aníbal Fernández […] Lo que dijo es una pelotudez, de las que el eufemismo llamara “expresión desafortunada” […] pero Ofelia, dejame decirte, Aníbal no es ningún imbécil, solo alguien que se equivocó. Y digo esto con el afecto que le tengo a ambos”.

Las palabras de Aníbal Fernández despertaron una gran revuelo entre la dirigencia política. Primero desde el oficialismo y luego algunos políticos del Frente de Todos, salieron a condenar las expresiones.

Días atrás, otros referentes kirchneristas se distanciaron de sus palabras. El precandidato a gobernador de Buenos Aires por el Frente de Todos, Axel Kicillof, dijo: “La comparación con un femicida me resultó penosa. Desde el primer día mi campaña se trata de proponer y discutir ideas y prioridades. No quiero una campaña sucia ni de agresiones. No es mi forma de hacer política”, expresó Kicillof en declaraciones a Radio 10.

También cuestionaron a Fernández, el diputado y candidato a su reelección por el Frente de Todos Facundo Moyano y el postulante a la jefatura de gobierno porteño, Matías Lammens.

También desde el oficialismo hubo repudio, de parte de las propia Vidal como de los dirigentes macristas Laura Alonso, Horacio Rodríguez Larreta Silvia Lospennato, María Luján Rey y Fernanda Reyes, entre otras, se expresaron enérgicamente contra Fernández al asegurar que lo que había dicho era “una barbaridad”, “una comparación violenta y misógina” o “una irresponsabilidad”.

LA NACIÓN /

CON PROPUESTAS CONCRETAS, LAVAGNA Y URTUBEY BUSCARÁN “SALTAR LA GRIETA”

Con un fuerte llamado al “voto sentido”, dosis justas de federalismo y propuestas concretas, Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey encaran el tramo final de la campaña a las PASO del 11 de agosto con la misma premisa con la que se lanzaron: mostrarse como una alternativa competitiva que logre “saltar la grieta”.

A esta altura, las esperanzas del lavagnismo están puesta en los indecisos, el votante del interior del país y los desencantados con la gestión de Mauricio Macri.

“El que llega a esta instancia sin saber realmente a quién votar es porque se niega a entregarle su voto a Cambiemos o al kirchnerismo. Ese es terreno fértil para nosotros”, plantean en el equipo de campaña del ex ministro de Economía y del gobernador de Salta.

Por eso, el discurso “anti voto útil” estará más fuerte que nunca. Con el hashtag #NiMacriNiCristina como latiguillo constante apelaran al “voto sentido”.

“Que la gente entienda que no hay que convertir las primarias en un balotaje, que en agosto no se define el presidente y que este es el momento para votar sin miedo ni odio, sino con lo que realmente sienten y desean para el país”, resume un vocero del espacio. Si bien el lavagnismo asegura que, por falta de recursos, todavía no encargó números propios, las encuestas más optimistas que manejan los ubican entre el 10 % y 15 %, frente a un 8 % aproximado de indecisos. “Si bien no es un número grande puede ser importante para nosotros”, recalcan.

Desde que empezó la campaña Urtubey visitó una decena de provincias, incluidas las menos populosas de la Patagonia. En las semanas que quedan, las recorridas se intensificaran. Este lunes, el candidato a vice viajará a Jujuy, mientras que Lavagna está afinando su agenda. Lo más probable es que, juntos o separados, repitan Córdoba, Buenos Aires, Entre Ríos y Corrientes, haciendo hincapié en que son “la única fórmula presidencial federal”.

La idea es armar “actos o eventos” de lanzamiento de propuestas concretas que “no necesariamente estén destinadas a esa provincia pero sí pensadas para la región”, plantean.

El lavagnismo se ilusiona con los votos en la región norte -donde Urtubey, como gobernador de Salta, tiene mayor nivel de conocimiento y buena imagen-, en Santa Fe, donde el todavía gobierna el socialista, Miguel Lifschitz, que es parte del armado de Consenso Federal y aporta la estructura provincial; y en Córdoba, una provincia mayormente anti kirchnerista, la única donde Lavagna ganó en su aventura presidencial de 2007, aunque en ese entonces Cambiemos todavía no existía a nivel nacional. Todo destino va a estar intercalado con alguna “bajada” la provincia de Buenos Aires, donde el candidato a gobernador, Eduardo “Bali” Bucca, está haciendo inmerso en una “maratón” de visitas a localidades. Bucca es médico y runner y en algunas localidades corre, literalmente, junto a grupo de runners o bomberos voluntarios en el marco de la campaña. De hecho, planifican un cierre de campaña desdoblado, con un acto local en Provincia y uno a nivel nacional, seguramente en Capital. Tanto en Buenos Aires como en la Ciudad, donde el economista Matías Tombolini es candidato, el objetivo del lavagnismo es sostener el porcentaje que saque la fórmula presidencial. Es decir, evitar que el corte de boleta que pueda darse en favor de María Eugenia Vidal u Horacio Rodríguez Larreta los afecte.

CLARÍN /

“LOS ÁNGELES DE MACRI III”, NIDO DE DEFENSA OFICIALISTA PARA TRIFULCA ELECTORAL 2019

En pleno éxtasis por el ya clásico empoderamiento ante campañas electorales, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, profundizó hacia las provincias un modelo de defensa y choque comunicacional del oficialismo de 2017 y 2018. Tras meses de organización, y de cara a las PASO de agosto y a la trifulca presidencial de octubre próximos, se activará la versión “Los Ángeles de Macri III”.

La primera modalidad de este sistema se inició en marzo de 2017, tal como contó en su momento Ámbito Financiero. Con el objetivo de blindar al Gobierno post 2016, y con las elecciones legislativas nacionales de medio término cerca, el Gobierno coordinó a un grupo conformado por legisladores nacionales.

Para la selección, el Gobierno tomó tres parámetros: la participación de los legisladores en las comisiones de Diputados y el Senado para abarcar todos los campos, la forma de comunicar de cada uno de ellos y la interacción con los medios, y la diversidad del origen de cada uno de ellos para conformar un grupo diversificado y federal.

Entre las claves de 2017 estuvo, casi como una marca de fuego, la imposibilidad de exfoliar intolerancia de los integrantes de “Los Ángeles de Macri” ante las críticas del cristichavismo -y del periodismo-, cuya marca registrada durante gran parte de su estadía en el poder fue un fanatismo desorbitante. El resbaladizo Peña dio un guiño hacia la continuidad del grupo.

Desde marzo del año pasado, y en la previa de los meses más siniestros de 2018, el jefe de Gabinete reforzó el sistema con “Los Ángeles de Macri 2”, que tuvo tres incorporaciones formales: el intendente de Vicente López y primo presidencial, Jorge Macri; el titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos de la República Argentina, Hernán Lombardi; y la ex diputada nacional y actual directora del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), Silvana Giudici.

Entre aquellos movimientos de casilleros de poder se alejó del equipo la exsecretaria de relaciones parlamentarias de Casa Rosada, Paula Bertol, actual embajadora ante la Organización de los Estados Americanos (OEA). Su lugar fue tomado por la mano derecha de Peña, Lucía Aboud, criticada por diputados y senadores del oficialismo ante desconexiones básicas -y trabajo mal realizado- y movimientos cuestionados durante el duro debate de la ley de interrupción voluntaria del embarazo, que dejó un tendal de heridos en Cambiemos que nadie se interesó en abrazar.  Detrás de esos tironeos aparece un problema más de fondo que tiene el macrismo -ante un eventual segundo mandato-: el desprecio hacia “la política” que sobrevuela el despacho presidencial y la Jefatura de Gabinete, a pesar de las recomendaciones del ex intendente porteño Carlos Grosso. Curioso: una mano derecha durante su gestión -denostada por el kirchnerismo-fue Eduardo Valdés, cristinista papal desde hace varios años.

En los primeros meses de 2019, Peña citó al grupo de defensa comunicacional y sumó “Ángeles” de primeras y segundas líneas del macrismo, pero ya no sólo dentro de un grupo nacional, sino como nodos en cada provincia. “No sobra nada y tiene sentido incrementar algo que nos sirvió en 2017. Una elección legislativa es distinta de la presidencial, y con la polarización que hay, necesitamos cubrir todos los flancos”, reconoció un integrante a Ámbito Financiero. Para las elecciones, el oficialismo deberá desactivar un puñado de focos tóxicos dentro de su espacio -florecieron fanáticos con el pésimo 2018 y ante la andanada de críticas opositoras-, aunque el Ejecutivo disfruta la beneficiosa y lamentable grieta que le regaló el kirchnerismo tras años de una división ficticia de la sociedad. De allí la imposibilidad para frenar bravuconadas y disparates de algunos integrantes de Juntos por el Cambio. En 2015, una de las promesas de Macri fue “unir a los argentinos”.

ÁMBITO FINANCIERO /

ESPERT BUSCA IDEAS PARA LAS REDES EN UN “HACKATÓN”

El precandidato presidencial por el Frente Despertar, José Luis Espert, busca darle un fuerte impulso a su campaña en las redes sociales. Por eso, convocó a un “hackatón”, una suerte de reunión con militantes de la que saldrán ideas y propuestas para tratar de generar en las redes un “tsunami digital” con la propuesta programática del economista.

El evento, pensado para los votantes jóvenes, lleva el nombre de “Espertón 2019” y será mañana en un hotel del centro porteño, entre las 14 y las 23, bajo la consigna “Sumate a mandarle un mensaje a la política”.

“Tenemos que hacer mucho trabajo en las redes sociales para que el 11 de agosto, en las PASO, la gente vote al frente Despertar”, dijo Espert en un video que publicó en su cuenta de Twitter.

LA NACIÓN /

TENSIONES DE CAMPAÑA: EL PERIODISTA JOAQUÍN MORALES SOLÁ LO CRUZÓ A ALBERTO FERNÁNDEZ Y LO ACUSÓ DE DAR “NOTICIAS FALSAS”

El periodista Joaquín Morales Solá salió a contestarle al candidato K Alberto Fernández tras la tensa entrevista que habían tenido el lunes pasado en el programa “Desde el llano” que conduce en el canal TN. El periodista aprovechó dos de los puntos en los que consideró que Fernández cayó en “noticias falsas ” o “mentiras graves”.  La entrevista del lunes pasado tuvo varios momentos tensos. El kirchnerismo salió luego en masa a sostener que el candidato había dejado “sin palabras” al periodista y “celebró” la actuación del ex jefe de gabinete de Néstor Kirchner. En el reportaje, Fernández sostuvo que el gobierno de Mauricio Macri “puso a dueños de medios opositores presos” y además aseguró que el déficit fiscal que dejó la ex presidenta Cristina Kirchner “fue del 1,8 por ciento según el Indec”. Desde su columna dominical del diario La Nación, Morales Solá desmintió y criticó a Fernández por la falsedad de estos dos puntos.

Sobre el caso de Cristóbal López y Fabián de Sousa, los dueños del Grupo Indalo y que el ex jefe de Gabinete dio a entender que estaban presos por presión del Presidente, Morales Solá cuestionó: “La denuncia es grave, pero sería extremadamente gravísima si fuera cierta. No es cierta”, aseguró y pasó a describir los motivos que los llevaron a estar con prisión preventiva.

Morales Solá recordó que si bien ambos son dueños de medios (el canal C5N, que repitió partes de la entrevista que dejaban bien parado a Fernández), “no están presos por eso, sino por haber defraudado al Estado por 8.000 millones de pesos, que, según la AFIP, son ahora 16.000 millones. No le entregaron al Estado el dinero de los impuestos a las naftas” que cobraban a través de Oil Combustibles.

También habría que recordar que Fernández admitió que “asesoraba” a “las actuales autoridades” del grupo Indalo y que les había pasado una factura, que luego no fue pagada, por $ 435.600.

En su respuesta a Fernández, el periodista recordó que la primera denuncia contra López y De Sousa arrancó en marzo de 2016 y recayó ante el fuero Penal Económico. Luego, rememoró, fue a la justicia Federal de Comodoro Py por una denuncia de Elisa Carrió por asociación ilícita contra ambos empresarios junto al ex jefe de la AFIP Ricardo Echegaray. El juez a cargo de ese expediente fue Julián Ercolini quien en junio de 2016 ordenó la inhibición general de bienes contra López, De Sousa y el Grupo Indalo.

El 19 de diciembre de 2017, Ercolini dictó el procesamiento con prisión preventiva, recordó Morales Solá. “Esto es lo que más cuestiona Alberto: dice que podrían haber esperado la sentencia en libertad”, explicó el periodista y recordó que el falló de Ercolini está repleto de argumentos que demuestran que López y De Sousa “se valieron de la libertad para eludir la orden del juez de que no debían modificar la propiedad de sus empresas. Es evidente la intención de ellos de obstruir la acción de la Justicia”.

La obstrucción de justicia, o el intento de hacerlo, es una de las cusas que justifican la prisión preventiva, explicó Morales Solá. Entre otras maniobras para eludir a la Justicia, los empresarios intentaron vender el Grupo Indalo sin avisar a la Justicia y lo notificaron al juez cuando la operación ya estaba avanzada. Incluso ya habían vendido parte de las acciones y cambiado el directorio, algo que para Ercolini fue “un comportamiento hostil”. Por eso, decidió encarcelarlos a fines de 2017. Tres meses después, fueron liberados en un polémico fallo de la Cámara Federal con los votos a favor de Jorge Ballesteros y Eduardo Farah. “Cuarenta días más tarde, la Cámara de Casación Penal revocó la resolución de Farah y Ballestero y dispuso la inmediata prisión preventiva de López y De Sousa”, recuerda. “Ballestero renunció menos de un mes después  sin especificar razones ni causas. Farah pidió el traslado a otro fuero”.

“La prisión de López y De Sousa no tuvo nada que ver con su condición de dueños de medios de comunicación. Sus medios trabajan felizmente con normalidad y sus periodistas informan y deforman con total libertad”, dice Morales Solá. Alberto, Cristóbal y De Sousa se conocen de hace tiempo y tuvieron algún tipo de relación comercial. Así quedó al descubierto por el juez que interviene en el concurso de acreedores, Javier Cosentino, quien encontró facturas del ex jefe de Gabinete por asesoramiento legal al Grupo Indalo.  La información fue publicada por Clarín  en marzo de 2018 y en ese momento Fernández admitió que asesoraba al grupo empresarial pero dijo que la factura nunca se había pagado.

Sobre el otro punto de tensión durante la entrevista, el déficit fiscal que dejó Cristina, el periodista habló de “mentira grave”. “La alusión de Fernández a un estado de censura extrema quedó opacada por afirmaciones tan disparatadas como que Cristina Kirchner había dejado un déficit fiscal de 1,8%, según el Indec de Macri, aseguró, campante. La unanimidad de economistas fija entre el 7 y el 8 por ciento del PBI el monumental déficit que dejó Cristina. Alberto no es un analfabeto en esas cuestiones; sabe de qué habla. No es, por lo tanto, un error; es otra noticia falsa. Voceros oficiales del Indec señalaron que ese organismo no mide déficit fiscal y que nunca lo hizo”, cerró el periodista.

CLARÍN /

RUMBO A LAS PASO; CAMPAÑA PORTEÑA: ALBERTO FERNÁNDEZ SE MOSTRÓ POR PRIMERA VEZ CON MATÍAS LAMMENS Y CRITICARON MÁS A MAURICIO MACRI QUE A HORACIO RODRÍGUEZ LARRETA

Alberto Fernández se mostró por primera vez con Matías Lammens en una acción de campaña. Son los candidatos a presidente y jefe de gobierno porteño, respectivamente, por el Frente de Todos. Lo hicieron a través de un FB Live desde la casa del ex jefe de Gabinete de Néstor Kirchner donde, si bien hicieron señalamientos críticos contra la gestión de Larreta y Vidal,  le apuntaron fundamentalmente a la economía de Mauricio Macri, nacionalizando la campaña.

En los poco más de 20 minutos las críticas hacia el macrismo fueron numerosas, pero tuvieron como base la crisis económica. Para Alberto F., compañero de fórmula de Cristina Kirchner,  Macri “no ha entendido cómo funciona la economía argentina”. Explicó: “El 70% de lo que produce el país lo consumen los argentinos; cuando dejás de consumir afectás la producción y cuando dejás de producir afectás los empleos. Con Macri cierran 43 empresas por día y ha dejado un tendal de gente en la calle”.

Alberto Fernández apuntó: “Qué preferimos ¿pagarle diez días de intereses de Lelics a los bancos o dárselo a los jubilados que lo necesitan?”. Siguió: “Macri celebra que tiene 2 puntos y medio de inflación; ¿sabés por qué? Porque suspendió el aumento de tarifas; si las aumentara la inflación sería por arriba del 3% y hay que decirle a la gente que se prepare porque cuando todo este aumento venga junto no sé cómo lo van a pagar”. Los cuestionamientos siguieron al señalar la situación de los científicos en el país: “Tenemos recursos humanos y económicos que podríamos dejar de romper veredas y arreglarlas y dedicarla a nuestros científicos”. Fue una crítica por elevación, sin nombrarlo, a Horacio Rodríguez Larreta, actual jefe de gobierno porteño.

​En esa tónica le apuntó también a María Eugenia Vidal:”Ahora la gobernadora piensa que no tiene sentido abrir universidades porque los pobres no acceden a ella, estuve en Villa María, Córdoba, donde el 90% de los alumnos son primera generación de universitarios de familias trabajadores”. Fernández le dijo a Lammens —actual presidente de San Lorenzo— quien ocupó el rol de ‘entrevistador’ en el Fb live: “Tenés que convertir a Buenos Aires en la Boston de América Latina”. La referencia es a la ciudad estadounidense que es un centro de enseñanza superior en tecnología. Concluyó: “La gente está pidiendo terminar con este presente, que es un muy muy injusto”.

CLARÍN / PERFIL/

PROPIEDADES BAJO SOSPECHA: DENUNCIAN QUE CRISTINA KIRCHNER TENDRÍA MÁS DEPARTAMENTOS EN MADERO CENTER

Una nueva denuncia contra Cristina Kirchner la complica en el rubro inmobiliario. Según difundió el programa La Cornisa, la ex presidenta sería la dueña de otros tres departamentos en Puerto Madero, más allá de los dos que ya tiene declarados en el edificio Madero Center y que les alquiló a Cristóbal López y Fabián de Sousa. Por esas transacciones están todos procesados en la causa denominada Los Sauces.

La información difundida en el programa de Luis Majul, fue parte de una investigación de la dirigente Margarita Stolbizer y su abogada Silvina Martínez.

Los cinco departamentos -los dos que figuran como propiedad de la familia Kirchner, y otros tres que están a nombre de otras personas pero que serían de Cristina- se encuentran en el Madero Center, donde funcionó la Rosadita y vivió, durante un tiempo, el ex vicepresidente Amado Boudou, ahora detenido tras la condena en la causa Ciccone.

Hasta ahora se sabía que la familia Kirchner había comprado, en abril de 2008, dos unidades: la “4 L” por casi US$ 1.000.000 y la “8 D” por un US$ 1.400.000.

El juez Claudio Bonadio, en la causa Los Sauces, determinó que los pagos de los alquileres de Cristóbal López y Fabián De Sousa por ambos departamentos podían ser considerados retornos a cambio de haber recibido de Néstor Kichner y Cristina Fernández varios negocios como concesiones petroleras, viales, de obra pública y hasta del juego.

Pero ahora, según Stolbizer y Martínez, también las Unidades “1C”, “2 D” y “3D” a las que se ingresa por la calle Trinidad Guevara, tendrían como verdadera dueña a la ex presidenta, a pesar de que figura participando de la operación, Osvaldo “Bochi” Sanfelice y como propietarios de dos de los tres departamentos, el hermano de Fabián, Osvaldo de Sousa, y del restante, la constructora CPC, del grupo Indalo.

Stolbizer y Martínez basan la sospecha en que, tal como sucedió con el hotel Waldorf, Sanfelice es el hombre que alternativamente usaron Néstor y Cristina Kirchner, como prestanombres para adquirir propiedades y sociedades, por la imposibilidad de colocarlas directamente a nombre de ellos. Y también sostienen que Osvaldo De Sousa, hermano de Fabián, ya había sido utilizado como prestanombre en la compra de uno de los departamentos que Cristina tiene en el edificio de Juncal y Uruguay, donde Daniel Muñoz recibía los bolsos con dinero que registró el chofer Oscar Centeno en la causa de los cuadernos.

Silvina Martínez, la ex integrante de la IGJ que trabaja junto a Stolbizer, detalló la investigación. “En todos los lugares donde los Kirchner tienen departamentos o propiedades, Osvaldo De Sousa aparece comprando años después una propiedad lindera o abajo o cercana a la de la familia Kirchner”. Y agregó: “Sucedió en la propiedad de Juncal y Uruguay y también lo detectamos en Puerto Madero, en el Madero Center. Allí en el año 2011 nuevamente Sanfelice se presenta con la misma inmobiliaria que había tramitado la compra de los departamentos de Cristina Kirchner con la misma escribana y allí adquieren tres unidades nuevas”.

Sanfelice es un personaje clave en la estructura de negocios de los Kirchner. Fue socio en la inmobiliaria familiar junto a Máximo Kirchner y hombre de total confianza del ex presidente. Su crecimiento patrimonial fue en aumento a la par de que los Kirchner sumaban poder. Y está implicado en varios expedientes judiciales como testaferro K.

CLARÍN / LA NACIÓN /

AVANT PREMIERE: DISIDENCIAS DE CAMPAÑA K, LA BATALLA DEL PETRÓLEO Y TUNELEROS EN ACCIÓN

Los últimos movimientos a dos semanas de las PASO. Las internas, a pleno. Las campañas se concentran en un 20% del electorado. Los últimos partes de batalla indican las condiciones del tramo final de la campaña:

1) El 80% del electorado de los grandes conglomerados urbanos, los siete que deciden las elecciones por la cantidad de votos -Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, CABA, Mendoza, Entre Ríos y Tucumán-, tienen decidido el voto en un 80%.

2) Esto concentra el esfuerzo de los mensajes en un porcentaje mínimo, en donde puede estar la diferencia en una elección tan empatada como la de 2015, que se zanjó en una segunda vuelta, por una diferencia de poco más del 2% del total de sufragio.

3) La hipótesis del oficialismo es que una mayor concurrencia a las urnas los beneficia. Suponen que ese 20% de público, que puede tomar la decisión del voto en los últimos días antes de ir a las urnas, está más dispuesto a inclinarse hacia la fórmula de Juntos por el Cambio que por la del Frente por Todos.

Como faltan tan pocos días para las PASO, es una pérdida de tiempo especular sobre el acierto de esos mensajes de campaña, ante los cuales la mayoría del público es indiferente. De ahí que el oficialismo goce las astracanadas de algunos mensajes de la oposición, a los que les pone relieve porque la alejan del objetivo principal: capturar al sector del centro moderado, el mismo que podía horrorizarse con Cristina candidata. Por eso se la reemplazó por Alberto Fernández, que sufre las consecuencias del descontrol del discurso dentro de su propia fuerza.

¿Para qué mencionó Cristina a Venezuela?, si su comparación con la Argentina desbarata uno de los ejes del discurso opositor, que es halagar el tercerismo chavista de su electorado y a los residuos de la izquierda que conserva entre sus filas. Más desconcierto genera en la oposición la salida dialéctica de Aníbal Fernández (equiparar a Vidal con Barreda). Una de las pruebas del liderazgo partidario es el control sobre la lengua de los librepensadores. Aníbal es uno de ellos, con más que larga experiencia en cargos de poder. Hasta escribió -o se hizo escribir- libros con caramelizadas zonceras juaretchianas que ilustraban su visión del mundo. No puede ignorar la fuerza de estos pronunciamientos. O no lo controlan, o él no se controla, o busca alguna represalia por haber quedado relegado a una precandidatura a concejal por Pinamar, cuando quizá creyó que podía figurar en las listas de diputados nacionales de su distrito. Lo merecía por sus servicios al cristinismo, al que ahora hiere con sus frases sobre el filicida Barreda, y aleja a los moderados del voto a Alberto o a Kicillof, que desmarcan tarde, cuando el daño ya está hecho. La suerte política de Aníbal en 2015 no se jugó con la trama del símil morsa, sino en el apoyo que le retiró la Iglesia a su candidatura, por haber respaldado programas de despenalización del uso privado de drogas. Es decir que sabe del efecto de los pronunciamientos públicos.

Disidencias fatales en el peronismo

La oposición lucha, en realidad, con las disidencias que siempre han acompañado al peronismo. La más notable es la pelea dialéctica entre Alberto y Kicillof. El ex ministro compite para la gobernación pero transpira economía. No le gusta a Alberto, quien dice tener reservas sobre cómo actuó Axel en el Gobierno. Esta diferencia intercepta el eje de campaña de la oposición, que busca poner en la superficie la agenda económica, algo que el oficialismo dice querer ocultar, aunque lo hace a desgano. Como no hay un monitor económico -Alberto se nutre de varios equipos de economía-, esa disidencia recorta el objetivo de la campaña que es advertir al público sobre las consecuencias de que gobiernen ellos, o Macri durante cuatro más.

Los ayudan desde el oficialismo, víctima de la funesta manía de hablar de economía, cuando es más probable que el público espere de ellos consignas políticas, que trasmitan confianza en el futuro. Es un lugar común de los político creer: 1) que los dirigentes manejan el voto; 2) que los círculos de poder –rojo o el color que te guste– deciden las elecciones. La oposición maximaliza el discurso y promete un cambio drástico del plan económico -en los mismos términos del documento de campaña de la CGT para las elecciones de 2017-. Ese impulso lo expresa mejor el eslogan de Myriam Bregman, del FIT: “Hay que dar vuelta todo” –que digan cómo, y en todo caso que avisen cuando estén por hacerlo–. Es un problema, cuando el peronismo busca votos acercándose al centro moderado: es lo que significa la opción por Alberto. Las herramientas de unos y otros también son diferentes. Se le atribuye a Miguel Angel Pichetto haber dicho al salir del comando de campaña de Juntos por Cambio la primera vez que lo llevaron: “Es como estar en NASA”. Estaba sorprendido por la sofisticación de los sistemas de sondeo que alimentan los predictivos electorales, que cruzan los big data de las bases oficiales e informales con encuestas de intención de voto, y el producto de las conversaciones por las redes sociales.

El oficialismo disfraza por ahora sus contradicciones

Más ordenadito, el oficialismo procura superar las disidencias que surgen del nuevo formato de la coalición, por la suma de Pichetto a la fórmula. Uno de los temas más interesantes, aunque acallado por ahora para amortiguar contradicciones, es la política energética. El jueves, Pichetto y Dante Sica visitaron en Mar del Plata una planta metalmecánica que fabrica equipos petroleros para las firmas que trabajan en zonas estrella, como Vaca Muerta. Los acompañaron los candidatos del oficialismo local a la intendencia, Guillermo Montenegro y Vilma Baragiola. Les propinaron un suculento asado que derivó en un debate sobre la protección de la industria nacional, a la que adhirió Pichetto.

El punto de discordia son las desgravaciones que sostiene el Gobierno, con la firma de Sica –que estaba presente–, a la importación de equipos petroleros usados, que compiten en precio con los que se fabrican en el país, como en esa planta en donde estaban. Los anfitriones se entusiasmaron con el apoyo de Pichetto a la defensa de sus productos. Pero reabrió una brecha la política del Gobierno, que hasta ahora sigue los reclamos de las grandes petroleras, que prefieren equipos usados que son más baratos. Quedó abierto el debate, con rispideces, porque los industriales de Mar del Plata han creado una cámara de proveedores a la industria del petróleo para desembarcar en Vaca Muerta, y tienen el apoyo de María Eugenia Vidal. La gobernadora los alienta con un mensaje por audio que se viralizó, en el cual exclama: “Vayamos todos por Vaca Muerta”. Esta cámara ya tiene 22 adherentes, a quienes Vidal recibirá el jueves próximo en un acto en la Capital.

La batalla del petróleo puede enfrentar a todos

La confrontación entre globales y patriotas en la industria del petróleo no es nueva. Sí es nuevo que en la fórmula haya un Pichetto que habla de capitalismo racional y de defensa de la industria nacional desde los micrófonos de Cambiemos. También es nuevo que la provincia de Buenos Aires arme una avanzada sobre Vaca Muerta, yacimiento que Neuquén tiene como propio –aunque lo comparte con Río Negro y Mendoza–. La administración de Omar Gutiérrez, apoyada por el sindicato de petroleros del senador Guillermo Pereyra, compañeros de ruta de la fórmula Macri-Pichetto, intenta defenderse de esas invasiones de otras provincias, e intentan imponer normas de protección de las empresas locales, para resguardarlas de la que vengan de afuera.

También advierten que hay sectores de Nación que buscan convertir las regalías de Vaca Muerta en materia coparticipable. Sin mencionar a sus adversarios, Pereyra ya advirtió que no es lo mismo el petróleo y el gas que la soja, que tuvo un Fondo Sojero coparticipable, porque se trata de un impuesto y no de una regalía. Por ahora estos entuertos dentro del propio gobierno, nacidos de la novedad de la ampliación pichettista de la fórmula, se mantienen en la mayor discreción. Si el oficialismo gana la elecciones, serán motivo de debates tan agrios como los que tuvo el oficialismo sobre la política de tarifas.

El mapa electoral: una loca geografía

En el lapso breve que queda de campaña, con el voto ya resuelto, los candidatos concentran fuerzas en donde va a estar la diferencia. El dúo Macri-Pichetto se reparte el mapa para barrer el eje del centro, donde siempre tuvo mejores resultados lo que fue Cambiemos –Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, la región de Cuyo–. El Norte les preocupa por Tucumán, en donde el peronismo manda con llave en mano, y pone a Juan Manzur como compañero de giras de Alberto en esa región. Salta es otro drama porque ahí está Juan Manuel Urtubey, compañero de fórmula de Roberto Lavagna. Los dos esperan tener allí su mejor elección junto con Santa Fe, en donde sus aliados del socialismo tienen también poder territorial. En el conurbano la fórmula F&F tiene sus mejores pronósticos, y la campaña del oficialismo, manzana por manzana, les ha permitido acortar la diferencia desde la caída del último año. Aporta mucho humo, como en todo el país, la especulación por el corte de boletas, que inducen gobernadores e intendentes, en atención a sus propósitos territoriales. Hoy pueden detectar mejor nunca, por los mecanismos de sondeo sobre los big data, qué preferencias tienen sus vecinos en las elecciones nacionales, y reparten el voto que les sirve a ellos la categoría presidencial, junto a la propuesta propia. Estos movimientos hacen sombra aunque sean imperceptibles.

Un ejemplo lo da la aclaración de la diputada Alejandra Vigo, esposa de Juan Schiaretti, a la noticia de que podía estar apoyando la fórmula F&F. En las últimas horas se ocupó de desmarcar, y se alineó con su marido en la estrategia de la boleta corta. Córdoba es el destino principal de los esfuerzos de las dos fórmulas. En la última semana de campaña, Pichetto estará allí dos veces. El martes 6 irá a inaugurar locales partidarios, después de la postergación por superposición de fechas con Alberto Fernández en esa provincia. Vuelve el jueves 8 al cierre nacional de la fórmula junto a Macri. El interés de ese eje explica la incursión de Pichetto a San Juan, a pocas horas de la presencia allí de Cristina de Kirchner. Participó de actos con el candidato a diputado Marcelo Orrego, que sacó 35% en su disputa por la gobernación, contra el reelecto Sergio Uñac. El dominio del peronismo de San Juan por parte de Uñac es indiscutible y por eso también fue por allí Cristina. Pero el 35% de Orrego refuerza las chances de Juntos por el Cambio en la región, que le llegan por el acuerdo con Adolfo Rodríguez Saá en San Luis –siempre fuerte en el oeste de Córdoba y las provincias de Cuyo– y hasta en Mendoza, en donde gobierna Alfredo Cornejo, presidente del Comité Nacional de la UCR.

Los tuneleros en acción

En Córdoba y en otros distritos se cruzan los tuneleros de los dos peronismos, el de Pichetto y el del Instituto Patria, para armar los controles y también para reclutar apoyos a una y otra fórmula. Entre la lista corta de los gobernadores y la reticencia de la CGT a promover a alguno de los candidatos, el peronismo muestra una división inédita, lo que es mucho, porque hace rato que el peronismo se puede definir como “todo lo que se divide por dos”. En estos cruces, los tuneleros refrescan viejas relaciones y prueban circuitos que pueden estar sulfatados por el paso del tiempo, o la falta de uso. Un banco de pruebas es Mendoza, por donde pasó el operador principal del pichettismo, Jorge Franco, una semana antes de la visita de la fórmula hace 10 días.

Franco, ex diputado nacional y sigiloso lugarteniente del senador, operó en Mendoza recomponiendo relaciones con el tinglado que en su tiempo armó el “Chueco” Juan Carlos Mazzón, una red de intendentes y punteros, que fue la base de su poder en el distrito de adopción del “Chueco”–había nacido en Santa Fe y se fue a estudiar a Mendoza, donde hizo su carrera política–, y es comprensible que su mejor producto como operador del peronismo, bajo todos los gobiernos, lo lograse en esas dos provincias. La travesía sigilosa de Franco por Mendoza lo mostró como mucho más que un tunelero. La historia reciente de la provincia se entrecruza mucho por las operaciones de Mazzón, de quien Franco fue principal lugarteniente mientras era asesor presidencial de Néstor y de Cristina de Kirchner.

La aventura de Cobos con Cristina en 2007, de la cual fue parte Alfredo Cornejo, hoy gobernador, no se entiende sin el acuerdo que logró entre las partes el “Chueco”. En esto, Franco conoce más de radicalismo mendocino que muchos dirigentes nacionales del PRO. Esa relación se extiende a otros protagonistas de las elecciones, como Luis Rosales, candidato a vicepresidente de José Luis Espert. Fue candidato a gobernador por el partido Demócrata en 2011 en una alianza del PRO, que algunos adversarios también atribuyen a la imaginación del “Chueco”, para dividir el voto opositor al peronismo.

CLARÍN /

MOYANO DEBATE CON ALIADOS UN “LUDISMO” SIGLO XXI

El sindicalismo opositor que rodea a Hugo Moyano lanzará esta semana una proclama al próximo Gobierno que apuntará a demandar la implementación de un proyecto productivo y no especulativo o financiero, y a rechazar cualquier modalidad de flexibilización laboral, en particular las formas precarias asociadas a las nuevas tecnologías. Será durante un plenario en el gremio de mecánicos Smata, en el que se explorará una suerte de “nuevo ludismo” que, a diferencia del surgido en el siglo XIX con la revolución industrial, no apuntará a destruir maquinarias, sino a impulsar la aplicación de “tecnologías convenientes” para los trabajadores. Desde mañana a las 10 y hasta entrada la tarde el Frente Sindical por el Modelo Nacional debatirá en varios paneles sobre el modelo económico de Cambiemos y las propuestas del sector gremial, que respalda casi en su totalidad la fórmula de Alberto Fernández y Cristina de Kirchner, para una futura administración. Además de los camioneros y los mecánicos del Smata participarán los gremios que integran la Corriente Federal de Trabajadores (bancarios, gráficos, pilotos, entre otros) y las dos versiones de la CTA.

Según el programa, los dirigentes discutirán bajo ejes como “industria 2030”, “El trabajo en la era digital y la financiación de la economía”, “Energía y recursos naturales para todos”, “El sistema de salud de los trabajadores y la sociedad”, “Comunicación popular y medios públicos” y “Educación y Formación para un modelo productivo nacional y popular”. El plenario no dejará, como se imaginó en un principio, una medida de acción directa a implementar por parte de los sindicatos opositores sino una suerte de hoja de ruta para el sector frente a las alternativas que plantea el escenario electoral. Los organizadores le explicaron a este diario que uno de los ejes será tomar distancia de los conceptos “tecnología de avanzada” o “de punta” que suelen guiar los debates sobre el futuro del mercado laboral, para pasar al de “tecnología conveniente” con una mirada humanista de los procesos productivos y no expulsiva de los trabajadores. En esa línea se pondrá en cuestión la proliferación de aplicaciones y las formas laborales precarias que dieron origen.

El debate no estará disociado de la avanzada de la administración de Mauricio Macri contra los sindicatos, que tuvo en Moyano, el bancario Sergio Palazzo y el piloto aeronáutico Pablo Biró a sus principales objetivos. El Frente Sindical nació como iniciativa del camionero para accionar contra el Gobierno por fuera del corset de la CGT e incluso rivalizar por el control de la central obrera el año que viene frente al recambio obligado de autoridades.

ÁMBITO FINANCIERO /

ECONOMÍA

PAZ CAMBIARIA: MÁXIMA OFICIAL RUMBO A LAS PASO

Continúa la cuenta regresiva de cara a la primera gran encuesta nacional acerca de cómo viene la imagen de los principales candidatos a presidente, las PASO, y desde el Ejecutivo piden al Banco Central que haga lo posible para mantener un objetivo: la calma cambiaria. Sólo quedan diez días hábiles hasta el 11 de agosto y desde el oficialismo quieren evitar cualquier elemento que pueda jugar en contra de una potencial elección, y por ello ha pedido al organismo que dirige Guido Sandleris que tome las medidas necesarias para que persista la estabilidad del dólar.

Durante la semana pasada, si bien no hubo un salto cambiario brusco, como los registrados entre febrero y abril, el dólar mantuvo una marcada tendencia ascendente, al menos hasta el viernes, cuando finalizó con una ligera baja. En los últimos cinco días hábiles, el billete registró un avance del 2,1%. En medio de la mayor incertidumbre política, el BCRA debió recurrir a distintos mecanismos para contener el avance del tipo de cambio, como son las intervenciones en el segmento de futuros, o convalidar aumentos en la tasa de referencia de la economía (Leliq), que el viernes cerró en 59,587%. En esta línea, desde el Ejecutivo se mostraron conformes con el desempeño del organismo del viernes y celebraron el hecho de que el riesgo país volvió a ubicarse por debajo de los 800 puntos básicos. La semana pasada, el Banco Central, a través del Comité de Política Monetaria (COPOM), resolvió pasar el cálculo de la meta de la base monetaria a bimestral, con el fin de tener un mayor margen para cumplir con su objetivo, decidió mantener el piso del 58% de la tasa de las Leliq en 58% hasta que se conozca el próximo dato de inflación y decidió elevar en 3 puntos porcentuales la tasa de encajes para fomentar las tasas en pesos y evitar la salida de los depósitos a plazo fijo. Todo esto con el objetivo de darle cierto respiro, al menos temporal, a la economía.

Desde Consultatio señalaron que “el resultado de las PASO será clave por dos razones: revelará las preferencias de la sociedad de una manera mucho más precisa que las encuestas, pero fundamentalmente porque gatillará un círculo virtuoso o vicioso que influirá materialmente en los resultados de la primera vuelta (octubre)”. “Concretamente, un ‘buen’ resultado para el gobierno extiende la pax cambiaria y estabilidad financiera, mejorando sus chances de cara octubre, y viceversa: un ‘mal’ resultado para el gobierno altera este sendero y refuerza las chances de la fórmula Fernández-Fernández”, explicó. “En nuestro último reporte sostuvimos que en este corto camino a las primarias es posible que los precios de los activos se muevan alrededor de una suerte de ‘equilibrio momentáneo’ del que sólo se saldrá después del 11 de agosto”, agregó. Utilizar al tipo de cambio como ancla nominal de la economía suele ser una de las herramientas predilectas de los gobiernos en Argentina, ya que este permite un descenso en la tasa de inflación sin tomar demasiadas medidas adicionales. El problema es que se termina generando una apreciación del tipo de cambio real, que conlleva a un déficit en las cuentas externas y no suele ser sostenible. De todas formas, tras la devaluación del año pasado, el tipo de cambio sigue ubicándose en niveles competitivos, de modo que por el momento no hay un riesgo en este sentido, pero es necesario evitar que esta excepción termine siendo la norma, como la historia argentina indica.

ÁMBITO FINANCIERO /

JUBILACIONES: GOBERNADORES EN GUERRA POR LAS DEUDAS DE ANSES CON CAJAS PREVISIONALES 
Quizás no fue el más adecuado, pero era el momento para hacerlo. El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, aprovechó la comida que compartió la semana pasada con el presidente Mauricio Macri para reclamarle por una deuda que mantiene la AnSeS con la caja previsional de la provincia.
“Las normas nacionales fijan la responsabilidad de la ANSeS de transferir lo que le hubiera costado si absorbían las cajas provinciales; a partir de eso paga un adelanto y se simula el saldo. En este esquema quedó pendiente el saldo de 2018 y la provincia aportó toda la información que nos pidieron para hacer la simulación. Nosotros adelantamos un cálculo utilizando la metodología que estableció ANSeS y nos arrojó una deuda de $ 2300 millones, que es la que está sujeta a verificación por la ANSeS y que esperamos tener certidumbre y de pago y de qué forma lo van a hacer”, explicó el ministro de Economía de Córdoba, Osvaldo Giordano.
El “gringo” Schiaretti aprovechó la buena relación que mantiene con Macri para reclamarle, en medio de la gira de campaña que realizó el Presidente en la provincia, para que se aceleren los pagos necesarios en este contexto de baja de recaudación en el que la provincia asegura que el último año se llevó un mes de recaudación. Pero Córdoba no es la única provincia que tiene reclamos. Allá lejos quedó la idea de Macri de “desterrar” la “cajita feliz” de los gobernadores -como le decían en su momento- y hay otras doce provincias reclamando deudas.
En ese esquema también se encuentra Santa Fe, en la cual la deuda es aún mayor y alcanza lo $ 4500 millones. “Siempre nos piden un dato nuevo”, señalaron a El Cronista desde la administración de Miguel Lifschitz.
Estas dos son las provincias de deudas más abultadas, pero también están en una situación similar Chaco, Chubut, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, La Pampa, Misiones, Neuquén. Santa Cruz y Tierra del Fuego. En total los reclamos ascienden a unos $10.000 millones. Pero la deuda no es el único problema que enfrentan los distritos del interior. Además de que si se hiciera todo en tiempo y forma cobrarían después de haber pagado, ahora se le suma que la caída en la recaudación está secando las arcas provinciales. “La situación se vuelve difícil de cumplir con los pagos en este escenario”, señaló un ministro provincial. “Mirá lo de Arcioni”, agregó. El gobernador de Chubut está pagando salarios en forma escalonada y la semana pasada le pidió públicamente “disculpas a cada uno de los jubilados” por esto. Mientras unos esperan la comprensión de sus jubilados y otros aprovechan cenas íntimas para destrabar las pagos, hay un grupo que empezó a mirar a Tribunales.
Ese es el caso de Chaco, a la que la Nación asegura que no le debe nada porque las cuentas son “superavitarias”. Ante la consulta de este diario, desde el entorno del peronista Domingo Peppo respondieron que según los cálculos de la Nación “el sistema chaqueño es superavitario, solamente nos debe rían algo si no pagamos nada. Esto no es real, lamentablemente se va judicializar”, advirtieron.

EL CRONISTA /

POCO ANTES DE LAS PASO, AMPLÍAN EL PLAN AHORA 12 PARA IMPULSAR EL CONSUMO

Con las elecciones presidenciales cada vez más cerca, el Gobierno apuesta a dar batalla para imprimirle dinamismo al golpeado consumo masivo. Con ese objetivo en mente, anunciará en las próximas horas una ampliación de los productos que pueden financiarse en cuotas a través del programa Ahora 12.

Según pudo saber LA NACION de diversas fuentes del mercado, el Ministerio de Producción y Trabajo publicará mañana el decreto que sumará nuevos productos al plan que ofrece facilidades para comprar en cuotas, que busca servir de remedio a la elevada inflación que tiene la Argentina y a la caída del poder adquisitivo en tiempos de tasas elevadas.

Compra de muebles, pasajes en avión y en ómnibus, productos regionales, equipos de climatización, entre otros rubros, formarán parte del anuncio.

Como primera novedad, el equipo del secretario de Comercio Interior, Ignacio Werner, planea incorporar al plan la venta de muebles financiada a través de Ahora 12 en supermercados y tiendas generales. Claro que toda la gama de productos será puramente nacional, como sucede con todos los bienes y servicios del programa. Esto responde, contaron a LA NACION, a pedidos del sector fabricante.

Además se podrán financiar viajes en ómnibus de larga distancia y en avión a destinos dentro del territorio nacional en tres o seis cuotas. Hasta ahora, solo se podía contratar el pago en plazos de 12 y 18 meses.

Por otro lado, también dentro del rubro turístico, se incorporarán al programa productos regionales. Esta medida se instrumentará como respuesta a los pedidos de varios gobernadores de provincia (ahí podrían aparecer alfajores o chocolates, entre otros productos).

Hay más rubros que se sumarán al plan. Según supo LA NACION, se planea incorporar equipos de climatización y de ventilación, productos que habían quedado fuera de previas revisiones del programa oficial de crédito. Sin embargo, los servicios más innovadores que se sumarán al programa que nació con el kirchnerismo, pero que el actual Gobierno sostuvo, serán el pago de las cuotas de gimnasios y el de la abultada factura por la transformación del automóvil a GNC (gas natural comprimido).

La idea de agregar financiamiento barato a estos nuevos productos tiene un objetivo claro. A pesar de la mejora heterogénea en los números de la actividad económica a nivel macro, ni el empleo ni el consumo masivo muestran claros avances por el momento. Por caso, la semana pasada se conocieron los datos de ventas en los supermercados y en los centros de compras, que mostraron bajas en mayo de 13,5% y 18,7% interanual, respectivamente, según informó el Indec. Tampoco los datos de consultoras privadas son buenos, por lo menos en lo que tiene que ver con las mediciones interanuales. Kantar y Nielsen coincidieron al reflejar en sus mediciones caídas del consumo masivo del 9% y 8%, respectivamente, el mes pasado. Sin embargo, los programas oficiales para mejorar el bolsillo de la clase media (Ahora 12 con tasa 0%, Productos Esenciales, plan de beneficios para autos y créditos subsidiados de la Anses, entre otros) recién comenzaron a implementarse en junio.

La semana pasada se conoció un dato que aviva buenas perspectivas, por lo menos en la Casa Rosada: el Índice de Confianza del Consumidor que elabora la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT) mejoró un 8,9% en julio (un alza de 21,9% con relación a julio de 2018, con una base muy baja).

El 25 de junio pasado, el Gobierno había tomado la decisión de extender el programa Ahora 12 -y sus variantes- a todos los días de la semana, con la intención de impulsar el consumo en las más de 200 cadenas comerciales que ya ofrecían cuotas sin interés.

A comienzos de ese mes, el Gobierno había anunciado -tras un acuerdo con los bancos- una baja de 25 puntos en la tasa de interés del programa. Una semana después informó que más de 200 cadenas ya se habían sumado a una idea optativa, mencionada en el primer anuncio, de ofrecer cuotas sin interés. En este último caso, el costo de financiación lo absorberían los comercios en negociación con la industria proveedora.

Con la extensión temporal, también se habían sumado al programa nuevos rubros. Entonces fueron los pequeños electrodomésticos (pavas eléctricas, licuadoras, procesadoras, batidoras y tostadoras, entre otros). Además, colchones, televisores y pequeños electrodomésticos en las tiendas de rubros generales adheridas (grandes supermercados). En esos comercios solo se podían adquirir hasta la actualidad celulares, computadoras y productos de línea blanca.

Por otro lado, informaron entonces que se duplicaba el tope de venta para el rubro de anteojos (de $5000 a $10.000) y en la venta para motos (de $80.000 a $120.000) y que se sumaba el rubro perfumería (productos de cosmética, cuidado personal, y perfumes nacionales).

LA NACIÓN /

EL GOBIERNO APUESTA TAMBIÉN A BECAS Y SUBSIDIOS PARA REACTIVAR LA ECONOMÍA

Subsidios en los servicios públicos para los clubes. Becas para alumnos de las escuelas. Créditos y facilidades para jubilados. La batería de medidas se despliega, desde hace semanas y en la previa de las PASO, en los distritos calientes del territorio nacional, allí donde la clase media baja sufre los coletazos de una crisis que obliga a postergar gastos y a ajustarse el cinturón.

Con epicentro en el conurbano bonaerense, pero con ramificaciones hacia otros territorios claves, el gobierno de Mauricio Macri y el de María Eugenia Vidal pusieron la mira en mejorar la situación de aquellos que, como reza una publicidad del opositor Frente de Todos, dejaron de “hacer el asado” tradicional por obra y gracia del combo de inflación con recesión.

En las reuniones con los intendentes que van por su reelección y candidatos a jefes comunales donde gobierna el kirchnerismo hay conciencia sobre la necesidad de apuntar hacia los perjudicados por la economía para mejorar las chances de retener la provincia (y con ella, la Nación). “Sabemos que hay un porcentaje de desencantados de clase media baja, desilusionados de nosotros porque nos equivocamos y también del kirchnerismo”, afirmó uno de los participantes de esas reuniones, que agrupan a las 40 intendencias más importantes de la provincia y que coordina el intendente de Vicente López, Jorge Macri. Trabajadores estatales, entre ellos docentes y judiciales, y los jubilados forman parte de ese universo al que se intenta seducir para que tengan “más plata en el bolsillo” a la hora de votar.

Desde el comando electoral nacional coinciden en que esos desencantados “son más en los territorios que gobierna la oposición”, como varios de los que componen la tercera sección electoral. Pero de todos modos, y como ningún voto sobra, la estrategia ya se puso en marcha en las intendencias Pro del conurbano. Macri, por ejemplo, congeló el costo de las patentes de automóviles y repartió más de $180 millones entre becas para alumnos de escuelas (que reparte cada institución), subsidios para jubilados y otros planes en los barrios desfavorecidos de su municipio. Ramiro Tagliaferro, de Morón, puso en marcha una aplicación para incentivar compras en almacenes barriales a precios más bajos. Además, con los impuestos especiales que cobra a bancos y bingos ayudó a solventar gastos de mantenimiento a clubes barriales. Y Néstor Grindetti, de Lanús, implementó un sistema para compras en centros comerciales y acentuó la promoción de ferias barriales. “Hasta pusimos payasos para los chicos en los shoppings, así la gente se siente mejor en la calle”, se sinceró otro jefe comunal con pragmatismo militante.

La estrategia “micro” se complementa con la oleada de créditos que desde abril otorga la Anses a jubilados y beneficiarios de planes sociales de todo el país. Hasta la semana pasada, según informaron en la entidad a LA NACION, se habían entregado 2.678.913 créditos, de los cuales casi la mitad se reparte entre jubilados (674.000) y beneficiarios de asignaciones familiares (más de 500.000). La otra mitad llegó a beneficiarios de planes sociales, integrantes de los sectores menos favorecidos de la sociedad.

Obra pública

En la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta cree que la oleada de obras públicas inauguradas en el último mes “es lo mejor que podemos hacer” para conquistar a los enojados, más allá de que en sus recorridas y charlas el jefe de gobierno porteño pondrá énfasis en los todavía postergados barrios del sur de la ciudad, como Lugano, Pompeya, Barracas o Villa Soldati.

Dos de los responsables del armado del oficialismo afirman que este grupo está incluido en varios de los 30 segmentos a los que se dirige la campaña vía redes sociales y WhatsApp, lanzado desde la sede partidaria de Balcarce al 400 y con alcance nacional. “La campaña de ellos [por el kirchnerismo] es muy de nicho, no sé qué tan efectiva puede llegar a ser”, se sinceró uno de los integrantes de la cúpula de Pro. “A lo mejor a aquel que le cuesta hacer asado todos los domingos le llegaste con la cloaca y el asfalto, le mejoraste la escuela de los pibes. Nadie vota solamente por si come más o menos asado”, relativizan en el búnker nacional de Pro, esperanzados en que la batería de medidas (las pasadas y las actuales) alcancen para orientar el voto hacia las orillas de Juntos por el Cambio.

LA NACIÓN /

NOTAS DE OPINIÓN

EL “NIÑERO” DE ANÍBAL, LA HIPOCRESÍA Y LA GRIETA

Por Silvia Fesquet

CLARÍN /

https://www.clarin.com/opinion/ninero-anibal-hipocresia-grieta_0_oX282Dyij.html?utm_medium=Social&utm_source=Twitter#Echobox=1564360202

AVANT PREMIERE: DISIDENCIAS DE CAMPAÑA K, LA BATALLA DEL PETRÓLEO Y TUNELEROS EN ACCIÓN

Por Ignacio Zuleta

https://www.clarin.com/politica/disidencias-campana-batalla-petroleo-tuneleros-accion_0_5ZU-KIIqx.html

LA POLARIZACIÓN PUEDE SER EXTREMA, PERO SI APELA AL DEFAULT ES SUICIDA

Por Hernán De Goñi

EL CRONISTA /

https://www.cronista.com/columnistas/La-polarizacion-puede-ser-extrema-pero-si-apela-al-default-es-suicida-20190729-0003.html