Diputados advierten sobre el estado de abandono de Áreas Protegidas en Córdoba

Compartir:

Diputados nacionales de Juntos por el Cambio, encabezados por la radical cordobesa Brenda Austin, presentaron un proyecto de resolución en el que manifiesta “preocupación” por el estado de abandono que registran las Áreas Protegidas bajo administración de la Provincia de Córdoba.

La iniciativa fue firmada también por los diputados Mario Negri, Leonor Martínez Villada, Hugo Romero, Diego Mestre, Soher El Sukaria, María Soledad Carrizo, Luis Juez, Héctor Baldassi, Fernando Iglesias, Gustavo Menna, Virginia Cornejo y Josefina Mendoza; y toma en cuenta publicaciones de divulgación técnica que exponen el incumplimiento por parte del Gobierno de la Provincia de requisitos esenciales de implementación en materia de administración, gestión y manejo de áreas protegidas.

Puntualmente, un informe de la Asociación para la Conservación y el Estudio de la Naturaleza (ACEN) advierte que en estudios realizados en 2015 y en 2019 ninguna de las 30 Áreas Protegidas bajo administración provincial llegó a cumplir con los estándares mínimos previstos en diez indicadores principales, entre los que se encuentran los relativos a financiamiento, infraestructura, personal y plan de gestión o manejo.

De esta manera, pese a existir un instrumento legal que las reconoce como tales, en los hechos ninguna de estas Áreas Protegidas se encuentra verdaderamente implementada. Sólo las que integran la Reserva Bañados del Río Dulce y Laguna Mar Chiquita y la Reserva Tau serían las únicas que apenas alcanzarían el nivel de “Cercanas a Implementarse Mínimamente”.

“Este documento demuestra el bajo o nulo nivel de gestión ambiental que ha existido sobre estas áreas en los últimos años, lo que las convierte en meras figuras de papel. Sabemos que no basta con un simple acto jurídico de creación si detrás de ello no hay una política integral de abordaje e implementación real de las Áreas Protegidas”, advirtió Austin, vicepresidenta de la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano.

Un ejemplo de esta falta de gestión es el retraso en la creación del “Parque y Reserva Nacional Ansenuza”, en el área de Mar Chiquita y los Bañados del Río Dulce. Desde el año pasado, Austin viene buscando mecanismos para que se garantice, teniendo en cuenta que hoy constituye una Reserva Provincial de usos múltiples con escasas capacidades de control y diversos problemas de implementación. La urgencia reside en la existencia de compromisos condicionados de donación de fondos internacionales que permitirían garantizar a perpetuidad el sostenimiento de sus valores naturales y culturales, además de poner en marcha una oportunidad de desarrollo sostenible para la región del noreste cordobés.

“La crítica situación que atraviesa la provincia, con enormes pasivos ambientales, pérdida de cientos de miles de hectáreas por incendios, afectaciones de comunidades y regiones por inundaciones, desmontes, pérdida de biodiversidad y contaminación de cuencas hídricas, entre otros, ameritaría una respuesta eficaz que haga de la política ambiental una estrategia integral”, remarcó Austin.

Compartir: